Sábado, 07.12.2019 - 03:07 h
No acude a la presentación de su single

Isabel Pantoja, no puede más con su hija: plantón, lágrimas falsas y guerra familiar

La tonadillera está cansada de los desplantes y las disputas con su hija Chabelita, la cual rentabiliza la guerra familiar en los medios.

Isabel Pantoja e hijos en Supervivientes
Isabel Pantoja ha dicho basta ante el comportamiento de su hija

Ya no se llama Chabelita, se llama Isa P y es cantante. O al menos, ha sacado una canción la cual se ha convertido en viral en redes sociales, pero no por que al público le haya entusiasmado, sino más bien por lo contrario. La hija de Isabel Pantoja ha querido seguir al tradición familiar y se ha lanzado al mundo de la música con un tema de estilo urbano y reguetón, lo más escuchado en estos momentos entre los jóvenes, llamada 'Ahora estoy mejor'

El videoclip lo lanzó hace un par de semanas y la pasada hizo la presentación oficial de la canción a los medios en la discoteca Kapital de Madrid. Por supuesto, su familia estaba invitada, bueno, realmente su madre, a la que incluso reservó un palco en la citada sala. Pero Isabel nunca llegó, lo que hizo que su hija se derrumbara ante los presentes cuando acabó su actuación en directo. 

Sus lágrimas han protagonizado los programas del corazón en los últimos días, pero también sus declaraciones posteriores a los medios. Porque el disgusto pronto se convirtió en rabia y la ahora cantante dejó una pullita a su madre y su hermano con sus palabras. Isa aseguró que no entiende porque su madre estaba enfadada con ella y que si era porque estaba preocupada por su estilo de vida, "ella sabe de sobre que ni tengo vicios ni problemas con la Justicia".

Unas palabras que eran un claro dardo hacia su hermano Kiko, que sí ha tenido problemas con las autoridades y también con las drogas, de los que ya está recuperado. La familia se ha tomado muy mal estas declaraciones, sobre todo el Dj y su mujer, Irene Rosales, que llegó a llamar a su cuñada "sinvergüenza" en el programa 'Viva la vida' el pasado domingo. Y es que Isa P no mantiene ahora mismo ninguna relación con el matrimonio, pues ambos se han cansado de los recados que las he ido dejando en los medios, sobre todo en lo referente a las adicciones de Kiko.

Pero, ¿qué pasa con Isabel? Hasta ahora, había intentado mediar para que sus hijos se llevaran bien y había intentado de todo por acercase a su hija, que tampoco se habla con su hermano Agustín ni con su madre, doña Ana. Pero parece ser que ahora la tonadillera ha dicho basta y no piensa perdonar a su hija tan fácilmente por las cosas que han pasado últimamente en la familia. Por ello, no fue a la presentación de su canción. Eso sí, avisando previamente, por lo que nadie entiende el 'numerito' de Isa P llorando cuando sabía que su familia no iba a acudir.

Omar Montes, ¿culpable?

Parece ser que este distanciamiento está motivado por la presencia de Omar Montes, el mayor apoyo de la tonadillera en 'Supervivientes' y exnovio de su hija, en el cumpleaños de la cantante, el pasado agosto en 'Cantora'. Isa fue con su actual pareja, Asraf, y la presencia de Omar ni tan siquiera le fue comunicada, se enteró cuando llegó. Ella ya había dejado claro a su madre que no quería coincidir con él por respeto a su nuevo novio, pero su hermano y su madre no le hicieron caso, lo que a ella le pareció una gran falta de respeto en su propia casa. 

A punto estuvo de irse de la fiesta de cumpleaños, pero al final se quedó, con discusión mediante con Asraf. Y desde entonces, supuestamente habría cortado lazos con su madre, evitando sus llamadas y mensajes. De hecho, en 'Sálvame' se comentó que una de las veces que Pantoja la llamó se puso Asraf y ambos discutieron. Además, la tonadillera solo vería a su nieto Alberto, hijo de Isa, por su padre, Alberto Isla, quien se ocupa casi todo el tiempo del pequeño. Por eso, harta de estos desplantes y de su rebeldía, Isabel habría desistido ya y no habría querido participar en el circo mediático de su hija.

Por lo tanto, las lágrimas de Isa en Kapital serían "falsas", según su cuñada, y lo único que estaría haciendo es sacar rentabilidad al conflicto familiar. A la tonadillera se le ha agotado la paciencia con su hija y sus afines, como Luis Rollán o Raquel Bollo, han confesado que ya no puede más. Así, la guerra familiar está en su máximo apogeo, aunque con la Navidad a la vuelta de la esquina es probable que las diferencias se vayan limando, aunque con Kiko e Irene será muy difícil.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING