Jitka Hanzlová busca la esencia de personas y objetos en sus fotografías

  • La búsqueda de la esencia de las personas, la naturaleza y los objetos marca la trayectoria de Jitka Hanzlová, una de las más reconocidas fotógrafas del panorama internacional actual, a la que la Fundación Mapfre dedica una retrospectiva.

Mila Trenas

Madrid, 30 may.- La búsqueda de la esencia de las personas, la naturaleza y los objetos marca la trayectoria de Jitka Hanzlová, una de las más reconocidas fotógrafas del panorama internacional actual, a la que la Fundación Mapfre dedica una retrospectiva.

Se trata de la mayor exposición que hasta ahora se ha organizado sobre la fotógrafa checa y en ella se exhibe una selección de las series más representativas en las que ha trabajado durante los últimos veintidós años junto a tres proyectos inéditos: "Horses", "Flowers" y "There is Something I Don't Know".

Durante la presentación de la muestra, que permanecerá abierta hasta el 2 de septiembre, Jitka Hanzlová (República Checa, 1958) ha reconocido que le resulta "extraño" que a sus años se le haga una retrospectiva y ha recordado que se "enamoró" de la fotografía "a una edad no muy temprana".

La artista ha querido dar las gracias a todos aquellos que durante este tiempo le han permitido fotografiarles, "lo que supone una cierta confianza y valor" y ha indicado que preparando esta exposición ha podido visitar el Museo del Prado: "Esta visita me ha cambiado mucho, me ha motivado y me ha confirmado en mi proyecto".

Con imágenes directas que condensan la fuerza presencial de los objetos y de los seres representados, su condición de exiliada ha marcado profundamente su trayectoria artística, convirtiendo "lo emotivo" en algo "esencial en su trabajo", en opinión de Isabel Tejeda, comisaria de la exposición.

En su selección de obras, Tejeda ha ligado sus primeros trabajos con los últimos. "En ocasiones sus series duran varios años y se pueden entrecruzar", ha comentado la comisaria, quien apunta que solo tres de estas series escapan del retrato: "Forest", "Horses" y "Flowers", aunque en realidad "todas ellas son retratos porque se enfrenta a la naturaleza y a los objetos como si fueran personas".

En "There is something I Don't know (2000-2012), está presente la la historia del retrato europeo. "Sus fotografías tienen incluso un acercamiento formal a piezas de la historia del arte desde el Renacimiento", ha considerado la comisaria, para quien la fotógrafa no ha buscado intencionadamente estas similitudes "sino una cierta genealogía de los rostros".

Esta serie, que culmina el interés de la artista por el retrato, está compuesta de imágenes con poses estudiadas cuyo efecto es la representación individualizada del ser humano.

La última parte de la serie ha sido producida por la Fundación Mapfre y varias de las fotografías que la componen se han tomado durante los viajes que Hanzlová realizó a Madrid para preparar la exposición.

El recorrido de la muestra, compuesta por 142 fotografías, se inicia con "Rokytník" (1990-1994), una de sus series más famosas y que le ha valido el reconocimiento internacional. En ella retrata el pequeño pueblo checo en el que creció y al que volvió tras la caída del régimen comunista en 1989.

Como contrapunto a "Rokytník", en "Bewohner" (1994-1996) se enfrenta a la gran ciudad con fotografías tomadas, en su mayoría, en Essen, en las que aparecen personajes aislados, solos y desarraigados, dentro de la muchedumbre de la gran comunidad.

"Brixton" (2002) es el resultado de un encargo para trabajar sobre este distrito londinense, uno de los barrios más pobres y peligrosos de la ciudad. En esta serie retrata a tres generaciones de mujeres afrocaribeñas, a las que se acerca en la calle para pedirles que posen para ella.

Después de trabajar largo tiempo en la figura humana, en "Forest" (2000-2005) vuelve a recorrer los lugares de su infancia a través del bosque checo junto al que creció, mientras que en "Here" (1998, 2003-2010) reflexiona sobre la sensación de no pertenencia a un contexto con personajes pasivos ante la cámara y paisajes afectados por el desarrollo humano.

Tras "Cotton Rose" (2004-2006), trabajo en el que plasma su visión de las gentes y lugares de Japón, el recorrido finaliza con "Horses", trabajo inédito que inició en 2007 en el que se refleja la fascinación de Hanzlová por los caballos.

Mostrar comentarios