Sábado, 07.12.2019 - 17:45 h
Tras su fuga del emirato

Comienza el decisivo juicio entre el emir de Dubái y la princesa Haya por sus hijos

La hermana del rey Abdalá de Jordania se enfrenta a su marido para intentar mantener la custodia de sus dos hijos y quedarse en Londres.

Haya de Jordania
La princesa Haya ha pedido una orden de alejamiento para el emir de Dubái / EFE

La Princesa Haya y el emir de Dubái se vuelven a ver las caras meses después de la fuga de ésta del emirato con sus dos hijos para esconderse en Londres. Una desaparición casi de película que dio lugar a un culebrón que destapó los supuestos abusos de Mohammed bin Rashid al-Maktoum a sus hijas. Ahora su situación se dirime en los juzgados para que la Justicia británica decida quién de los dos se queda la custodia de Jalila, de 11 años, y Zayed, de 7.

Este martes ha dado inicio el juicio que durará toda la semana y será a puerta cerrada en el Alto Tribunal de Londres, ciudad que acogió a la princesa tras su huida de Dubái. Haya se instaló en el palacete que tiene cerca del Palacio de Kensington con los dos niños, una casa que le costó hace unos años cerca de 90 millones de euros. Su buena relación con la familia real británica fue uno de los motivos por los que recaló en la capital inglesa. 

Además, ahora, con el objetivo de que no la puedan echar, ha sido nombrada por su hermano Abdalá de Jordania como secretaria de la embajada del país en Londres. Una forma del monarca de ayudarla sin complicar sus relaciones con Dubái, pues el equilibrio en Oriente Medio estaba en juego con esta marcha.

La princesa huyó del emirato, supuestamente, cuando supo la verdad sobre lo que había ocurrido con Latifa, una de las hijas mayores de Mohammed bin Rashid, la cual intentó escapar a Estados Unidos pero fue atrapada por su padre, el cual la habría hecho prisionera en su propia casa y la habría sometido a maltratos físicos. Esto horrorizó a su esposa, quien decidió marcharse con sus hijos ante el temor de que su hija Jalila pudiera ser objeto de algo similar.

De hecho, en la primera vista de este juicio, el pasado verano, Haya solicitó una orden de alejamiento de su marido y de protección ante matrimonios forzosos para que no pudiera llevarse a la niña a Dubái para obligarla a que se casara. Y ese sigue siendo el objetivo de la princesa jordana, evitar que sus hijos tengan el mismo futuro que sus hermanos mayores, fruto de matrimonios anteriores del emir, que tiene 70 años por los 45 de su mujer.

El contencioso no será sencillo, pues hay mucho en juego. Por ello, Haya contrató a una de las mejores abogadas de familia de Reino Unido, Fiona Shackleton, a la que llaman la 'magnolia de acero'. Esta mujer se encargó del divorcio del príncipe Carlos de Lady Di, entre otros muy mediáticos. Al emir lo representa Helen Ward, quien defendió a Guy Ritchie en su divorcio con Madonna o a Bernie Ecclestone en sus millonarias separaciones.

Así, este juicio se celebrará a puerta cerrada por petición del emir, quien intentó llevar el caso a Dubái -donde los tribunales habrían sido mucho más favorables para él- sin éxito. Este contencioso solo trata la custodia de los niños, no su situación sentimental. Si bien permitirá que se conozcan secretos de la corte de este emirato, sobre todo lo tiene que ver con el motivo de la huida de Haya.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING