La escritora Monica Ali desvela otra cara del arte culinario "En la cocina"

  • Madrid.- La escritora bangladeshí Monica Ali se adentra "En la cocina" de un hotel imaginario de Londres con su tercera novela, en la que muestra otra cara del arte culinario y en la que convergen todas las nacionalidades, porque una cocina es "como una reunión de Naciones Unidas".

La escritora Monica Ali desvela otra cara del arte culinario "En la cocina"
La escritora Monica Ali desvela otra cara del arte culinario "En la cocina"

Madrid.- La escritora bangladeshí Monica Ali se adentra "En la cocina" de un hotel imaginario de Londres con su tercera novela, en la que muestra otra cara del arte culinario y en la que convergen todas las nacionalidades, porque una cocina es "como una reunión de Naciones Unidas".

Esa fue la primera percepción de Monica Ali cuando decidió investigar sobre "lo que ocurría realmente en las cocinas", convencida de que los programas de televisión ofrecen una versión "edulcorada" de la cultura culinaria, "convertida en pornografía de la comida", ha confesado la autora en una entrevista con Efe.

El protagonista de esta novela, publicada por Duomo Ediciones, es Gabriel, un chef que se debate entre el éxito y la decadencia y cuyas metas se tambalean tras la muerte de un ucraniano en el sótano de su cocina, un encuentro con una prostituta y el anuncio de que su padre está enfermo de cáncer.

Así, sometido a grandes presiones laborales y con el sueño de abrir su propio restaurante, Gabriel empieza a "mirar hacia sí mismo y a cuestionarse todo", a replantearse los lazos familiares y su lugar en una sociedad multicultural y metropolitana.

Y, de esa sociedad, Londres es un gran exponente. Una ciudad que según la autora, que reside en la capital desde su infancia, "es el intestino del país, porque siempre absorbe nuevas ideas y nuevas influencias" y de la que se sirve para recordar "la importancia de tener un sentido del lugar", como ya hizo en sus anteriores novelas, "Siete mares, trece ríos" y "Azul alentejo".

Aunque el libro se sumerge en la fragilidad humana, la autora cree que es una novela sobre "fe, esperanza y amor", porque Gabriel, una persona que no confía en nada ni en nadie, "desarrolla poco a poco su fe de cara al mundo".

Con largos pasajes descriptivos, flashbacks y monólogo interior de los protagonistas, Ali elabora minuciosamente el carácter de cada uno de sus personajes y emprende con ellos un doble viaje que abarca la transformación de su identidad personal y "la crisis de identidad nacional".

Las conversaciones que Gabriel mantiene con uno de sus socios, un diputado laborista, son el vehículo con el que Ali se adentra -poco antes del escándalo parlamentario del Reino Unido- en la corrupción, la regulación de la prostitución o el fenómeno de trata de blancas, temas "hacia los que nadie quiere mirar, porque son incómodos", afirma.

"Por eso para mí son interesantes, -añade Ali- porque la novela tiene que contar la verdad de las cosas y explorar por qué en esta sociedad globalizada no queremos que nos cuenten cosas desagradables".

Antes de escribir "En la cocina", Monica Ali, que protagonizará mañana un encuentro con David Trueba en el Hay Festival de Segovia, disfrutaba en los restaurantes, saboreaba la comida y admiraba a los creadores del arte culinario, algo que -asegura- "no ha cambiado".

"Pero ahora, antes de salir, echo un vistazo a la cocina", añade. Y estos días en Madrid se ha encontrado con lo que esperaba: "encargados autóctonos y empleados de aspecto norteafricano".

Mostrar comentarios