La nonagenaria Carmen Herrera revela su arte en Alemania

  • Berlín.- La nonagenaria cubano-estadounidense Carmen Herrera, considerada en el mundo del arte el descubrimiento de la década, presenta desde hoy y por primera vez en Alemania y el continente europeo su obra pictórica, desconocida hasta hace poco pese a su incesante producción desde hace mas de medio siglo.

La nonagenaria Carmen Herrera revela su arte en Alemania
La nonagenaria Carmen Herrera revela su arte en Alemania

Berlín.- La nonagenaria cubano-estadounidense Carmen Herrera, considerada en el mundo del arte el descubrimiento de la década, presenta desde hoy y por primera vez en Alemania y el continente europeo su obra pictórica, desconocida hasta hace poco pese a su incesante producción desde hace mas de medio siglo.

El Museum Pfalzgalerie de Kaiserslautern acoge una amplia muestra de la anciana artista de 94 años de edad, que tras ser sacada del ostracismo por el "New York Times", ha conseguido que su obra sea reconocida y se cotice apreciablemente en los mercados artísticos.

Sus cuadros, que hasta hace pocos años se amontonaban en el sótano de su residencia en Nueva York, cuelgan ya en el MoMA de la ciudad de los rascacielos, el Hirshhorn Museum de Washington y en la londinense Tate Galerie, mientras alcanzan ya precios de siete dígitos en galerías y subastas.

Su estilo se centra desde comienzos de los años 50 del siglo pasado en el minimalismo de la abstracción geométrica, con imágenes que presentan líneas, cuadrados, rectángulos y, rara vez, curvas o segmentos curvos, siempre en dos, a lo sumo tres colores.

"Cada cuadro es una aventura", afirma Carmen Herrera, quien se muestra "divertida" por el hecho de que su obra haya sido descubierta a tan tardía edad, cuando superaba con creces los 80 años y no esperaba a esas alturas reconocimiento artístico alguno.

Carmen Herrera, que lleva pintando prácticamente toda su vida, nació en 1915 en La Habana como hija del editor del diario El Mundo y de una reportera y estudió inicialmente en la capital cubana en la facultad de arquitectura.

Tras contraer matrimonio con Jesse Loewenthal, un profesor de inglés estadounidense, se trasladó en 1939 a vivir a Nueva York, donde se inscribió en la Art Students League.

Al término de la II Guerra Mundial, la pareja se trasladó a vivir durante casi una década a París, para regresar a Manhattan a mediados de los años 50 y ocupar un "loft" en la ciudad, en el que todavía reside tras la muerte de su marido después de 61 años de matrimonio.

Pese a que ha pasado desapercibida durante tantas décadas, Carmen Herrera ya expuso durante su estancia en París junto a Josef Albers, Sonja Delaunay y Hans Arp, mientras en Nueva York participó en algunas muestras de El Museo del Barrio, la galería hispana de Manhattan. EFE

Mostrar comentarios