La veteranía chilena y el delirio argentino cierran el Festival de Trieste

  • Trieste (Italia).- La veteranía de los protagonistas de la película chilena "El regalo" y el delirio de la historia que plantea la argentina "Desplazamientos" cerraron hoy las presentaciones de la competición oficial del XXIV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste.

La sórdida España del espionaje franquista sale a la luz en Trieste
La sórdida España del espionaje franquista sale a la luz en Trieste

Trieste (Italia).- La veteranía de los protagonistas de la película chilena "El regalo" y el delirio de la historia que plantea la argentina "Desplazamientos" cerraron hoy las presentaciones de la competición oficial del XXIV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste.

Después de siete jornadas de proyecciones, el certamen de la norteña ciudad italiana dejó para la tarde de este viernes dos propuestas muy diferentes, a la espera de que el jurado del festival, compuesto, entre otros, por el productor español Jaime Boix y el brasileño Antonio Urano, entreguen los premios mañana.

Esas dos apuestas sirven como ejemplo de la variada oferta de títulos que el festival, que concluye el próximo domingo con la proyección de las producciones ganadoras, ha planteado, con una competición oficial compuesta por doce filmes de Latinoamérica y uno de España, todos en lengua hispana.

Este viernes la entretenida comedia romántica "El regalo", de los cineastas Cristián Galaz y Andrea Ugalde, puso una sonrisa en los rostros de los asistentes a un certamen cinematográfico en el que se han podido ver crudos relatos históricos como el que hoy mismo presentó el español Francisco Avizanda en su "Hoy no se fía, mañana sí".

La película de Galaz y Ugalde narra la historia de un divertido grupo de chilenos de la tercera edad que intentan disfrutar de la vida con los viajes que su tiempo libre les permite hacer y que pretenden contagiar de esas mismas ganas de vivir al protagonista de la historia, Francisco.

Este septuagenario profesor de astrofísica no puede soportar el desolador y aburrido futuro que se cierne sobre él tras su jubilación y por ello busca la manera más rápida de poner fin a su vida, algo que no consigue, en un principio, por un cúmulo de disparatadas circunstancias que parecen jugar en su contra.

Esta entretenida película, obra de unos directores con amplia experiencia en otros ámbitos de las artes audiovisuales, supone todo un canto a la juventud que se encierra dentro de los mayores y a la esperanza de vida más allá de la jubilación.

Toda la luz que ofrece "El regalo" es la que quita "Desplazamientos", la obra del argentino Pedro Stocki que este viernes fue también proyectada en el Teatro Miela de Trieste y que está basada en el cuento homónimo del literato uruguayo Mario Levrero (1940-2004).

Stocki plantea una onírica historia del delirio de un joven que deambula y se desplaza por un laberinto de mujeres y habitaciones dentro de un mismo espacio, un movimiento surrealista que convierte a la película en una complicada travesía en blanco y negro por la mente del protagonista.

Las escenas de sexo, en ocasiones violento, se convierten en el hilo conductor de una trama que comienza con la vuelta del protagonista a la casa donde transcurrió su infancia tras la muerte de su padre.

El actor Jorge Vázquez da vida a ese muchacho atormentado y sin nombre, a cuyo pensamiento pone palabras una voz "en off" y que será objeto de un delirio transitorio de ochenta minutos de duración en el que pesadilla y sueño se confunden.

Estos dos títulos, comedia romántica y atrevida apuesta por lo onírico, cierran la competición oficial de la XXIV edición de un festival de cine que pretende ser, según sus organizadores, el mayor escaparate cinematográfico latinoamericano en Europa.

A la espera de que mañana se entreguen los premios, el director del festival, Rodrigo Díaz, expresó hoy en una entrevista con Efe su satisfacción por "la calidad de las obras que se han podido programar" en esta edición.

"Estoy muy satisfecho del público que hemos tenido, de las innovaciones que hemos podido realizar y de haber conseguido lo que hemos conseguido una vez más", indicó Díaz.

El responsable del certamen confía en que el ya consolidado Festival de Cine Latinoamericano de Trieste pueda prorrogarse durante muchos años más con el apoyo de las autoridades italianas, pues es el único de este tipo, dijo, que se celebra en Italia.

"Es una ocasión única, un puente muy importante entre Italia y Latinoamérica. Es un festival que se ocupa de cine, pero que narra la realidad de ayer y de hoy de la región, que cuenta sus anhelos", comentó.

Mostrar comentarios