Las revueltas árabes, pretexto para demostrar la vigencia de "Los persas"

  • Madrid.- El director de teatro Francisco Suárez tenía claro desde hace años que quería llevar a escena la tragedia griega de "Los persas", primer texto que se conoce de la historia del teatro, y encontró en las revueltas árabes de esta primavera el "pretexto" perfecto para hacer realidad este deseo.

Las revueltas árabes, pretexto para demostrar la vigencia de "Los persas"
Las revueltas árabes, pretexto para demostrar la vigencia de "Los persas"

Madrid.- El director de teatro Francisco Suárez tenía claro desde hace años que quería llevar a escena la tragedia griega de "Los persas", primer texto que se conoce de la historia del teatro, y encontró en las revueltas árabes de esta primavera el "pretexto" perfecto para hacer realidad este deseo.

"Los persas", escrita en el 472 a.C. por Esquilo, uno de los tres autores trágicos griegos más antiguos junto con Sófocles y Eurípides, se representará, en versión de Jaime Siles, en la Sala Pequeña del Teatro Español de Madrid, desde el próximo 23 de junio hasta el 24 de julio.

Francisco Suárez presenta la obra como "un alegato antibelicista en contra de los imperialismos expansionistas", en el que se denuncian los "perversos intereses políticos" que están detrás de todos los conflictos y en el que su autor, Esquilo, muestra "misericordia y piedad" por los perdedores, los soldados rasos enviados a las guerras como "carne de cañón".

Las recientes revueltas en Túnez, Egipto o Libia en demanda de más libertad y contra las "tiranías" del poder están, según el director teatral, en la esencia misma de "Los persas", lo que demuestra que la obra está "plenamente vigente" en 2011.

Suárez ha reconocido que tenía "ganas" a "Los persas" desde que un profesor de griego le hizo traducir la obra cuando tenía 14 años, y ha desvelado que, como director del Festival de Teatro Clásico de Mérida durante un trienio, propuso esta representación y la rechazaron por considerarla "demasiado complicada" para llenar un recinto de tres mil espectadores.

"Ahora la voy a hacer aquí con 150 espectadores", ha señalado el director teatral, quien ha revelado que "era una espinita que tenía clavada" y que "para eso están los amigos, para que te las quiten", ha dicho en la presentación de la función.

La representación de "Los persas" se llevará a cabo en la Sala Pequeña del Teatro Español, en la que el público, situado en dos gradas a ambos lados del escenario, casi puede tocar a los seis actores que trabajan en la función.

Alicia Sánchez (consejera), Miguel Palenzuela ( consejero), Inés Morales (La Reina), Jesús Noguero (mensajero), Albert Vidal (La sombra de Darío) y Críspulo Cabezas (Jerjes) se ponen a las órdenes de Francisco Suárez, quien también ha contado con la colaboración de su hijo, Juan de Pura, autor de la banda sonora grabada en las instalaciones del Teatro Español con cinco músicos.

Mientras que la vida real no suele dar la posibilidad de juzgar a los poderosos, en la obra se permitirá al público juzgar al tirano "Jerjes", personaje que se aprovecha para hablar "de lo que el hombre todavía no ha sido capaz de solucionar: las guerras" y llevar a la reflexión sobre "lo que está ocurriendo".

Alberto Arcos ha ayudado en toda la parte coreográfica, porque aunque Francisco Suárez reconoce que, como gitano, tiene "un buen sentido del ritmo", necesitaba algunos retoques para un espectáculo "austero", en el que sólo hay "texto y actores; nada más".

Al inicio de la representación y entre actos, dos pantallas proyectarán vídeos sobre las recientes revueltas árabes, como forma de contextualizar la obra.

Entre los intérpretes, Alicia Sánchez ha destacado "el reto" que supone llevar una tragedia clásica a un espacio tan reducido como la Sala Pequeña del Teatro Español, mientras que Jesús Noguero ha admitido que sus dudas iniciales por la puesta en escena de un texto "antiteatral", en el que prácticamente "no hay acción", se tornaron en una grata sorpresa al ver el resultado.

La metáfora de la obra hace que sobre las cenizas del desastre surjan cerezas, una forma de preguntarse si es posible "sembrar esperanza sobre el desastre".

Mostrar comentarios