Miércoles, 18.10.2017 - 17:23 h

El Área Sur de Córdoba forma a sus profesionales en lenguaje de signos

El Área Sur de Córdoba ha buscado mejorar la accesibilidad para las personas sordas y la atención que se presta a las mismas formando a sus profesionales en lenguaje de signos mediante un curso en el que se ha usado una metodología abierta, gradual y secuenciada, partiendo de la expresión facial y corporal, como sistema natural de las personas oyentes y sordas para la transmisión de un mensaje Según ha informado la Junta de Andalucía, esta actividad se enmarcada dentro del Acuerdo de Formación para el Empleo de las Administraciones Públicas y ya ha permitido ofrecer este servicio a algún usuario.

El Área Sur de Córdoba ha buscado mejorar la accesibilidad para las personas sordas y la atención que se presta a las mismas formando a sus profesionales en lenguaje de signos mediante un curso en el que se ha usado una metodología abierta, gradual y secuenciada, partiendo de la expresión facial y corporal, como sistema natural de las personas oyentes y sordas para la transmisión de un mensaje

Según ha informado la Junta de Andalucía, esta actividad se enmarcada dentro del Acuerdo de Formación para el Empleo de las Administraciones Públicas y ya ha permitido ofrecer este servicio a algún usuario.

Por el momento, once profesionales de diferentes especialidades y categorías (tres técnicos especialistas, dos fisioterapeutas y seis auxiliares de Enfermería) han recibido la formación, aunque próximamente se ofertará una nueva edición, destacando la gerente del Área, Silvia Calzón, que "la formación ha permitido establecer un circuito de atención más personalizada y que garantice que las necesidades de todos los usuarios sean atendidas".

En este sentido, la enfermera de enlace o trabajadora social solicitará la intervención de alguno de los profesionales formados en lenguaje de signos, llegado el caso, para que las personas sordas puedan expresarse con normalidad y vean cubiertas sus expectativas.

Las personas sordas necesitan ayuda vital para realizar gestiones de la vida diaria, todo en un lenguaje que todavía es minoritario, por ello, según ha explicado Calzón, se pretende, "a través de la formación impartida, colaborar en conseguir que mejore la accesibilidad a este grupo de personas".

Durante la formación se usó una metodología abierta, gradual y secuenciada. Partiendo de la expresión facial y corporal como sistema natural de las personas oyentes y sordas para la transmisión de un mensaje. Para ello se analizó el perfil de los alumnos usando la comunicación y el teatro como medio de transmisión de mensajes no verbales.

Los asistentes al curso han podido aclarar conceptos erróneos sobre las personas sordas y la lengua de signos. Se hizo un análisis sobre el papel del intérprete de lengua de signos, información sobre las personas sordo-ciegas, sistemas de comunicación, abecedario dactilológico, saludo, aplicación práctica de la presentación expresión facial y corporal, vocabulario específico del ámbito sanitario, síntomas, dolencias, partes del cuerpo, signos de enfermedades, etcétera.

Asimismo, se hizo especial hincapié en el papel del intérprete en el ámbito sanitario, en la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos, en la Guía de Personas Ciegas, Braille y otros sistemas de comunicación de personas sordo-ciegas.

El curso, impartido por la diplomada en Magisterio de Educación Primaria y Técnico Superior en Interpretación de Lengua de Signos Española, María Dolores Serrano, ha sido acreditado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía con 3,56 créditos.

El Área Sur de Córdoba ha buscado mejorar la accesibilidad para las personas sordas y la atención que se presta a las mismas formando a sus profesionales en lenguaje de signos mediante un curso en el que se ha usado una metodología abierta, gradual y secuenciada, partiendo de la expresión facial y corporal, como sistema natural de las personas oyentes y sordas para la transmisión de un mensaje

Según ha informado la Junta de Andalucía, esta actividad se enmarcada dentro del Acuerdo de Formación para el Empleo de las Administraciones Públicas y ya ha permitido ofrecer este servicio a algún usuario.

Por el momento, once profesionales de diferentes especialidades y categorías (tres técnicos especialistas, dos fisioterapeutas y seis auxiliares de Enfermería) han recibido la formación, aunque próximamente se ofertará una nueva edición, destacando la gerente del Área, Silvia Calzón, que "la formación ha permitido establecer un circuito de atención más personalizada y que garantice que las necesidades de todos los usuarios sean atendidas".

En este sentido, la enfermera de enlace o trabajadora social solicitará la intervención de alguno de los profesionales formados en lenguaje de signos, llegado el caso, para que las personas sordas puedan expresarse con normalidad y vean cubiertas sus expectativas.

Las personas sordas necesitan ayuda vital para realizar gestiones de la vida diaria, todo en un lenguaje que todavía es minoritario, por ello, según ha explicado Calzón, se pretende, "a través de la formación impartida, colaborar en conseguir que mejore la accesibilidad a este grupo de personas".

Durante la formación se usó una metodología abierta, gradual y secuenciada. Partiendo de la expresión facial y corporal como sistema natural de las personas oyentes y sordas para la transmisión de un mensaje. Para ello se analizó el perfil de los alumnos usando la comunicación y el teatro como medio de transmisión de mensajes no verbales.

Los asistentes al curso han podido aclarar conceptos erróneos sobre las personas sordas y la lengua de signos. Se hizo un análisis sobre el papel del intérprete de lengua de signos, información sobre las personas sordo-ciegas, sistemas de comunicación, abecedario dactilológico, saludo, aplicación práctica de la presentación expresión facial y corporal, vocabulario específico del ámbito sanitario, síntomas, dolencias, partes del cuerpo, signos de enfermedades, etcétera.

Asimismo, se hizo especial hincapié en el papel del intérprete en el ámbito sanitario, en la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos, en la Guía de Personas Ciegas, Braille y otros sistemas de comunicación de personas sordo-ciegas.

El curso, impartido por la diplomada en Magisterio de Educación Primaria y Técnico Superior en Interpretación de Lengua de Signos Española, María Dolores Serrano, ha sido acreditado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía con 3,56 créditos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios