Domingo, 21.01.2018 - 17:56 h

Cuatro de cada diez matriculaciones en escuelas de las cárceles son de idiomas

Cuatro de cada diez matriculaciones en escuelas de las cárceles son de idiomas

Durante el curso 2015-2016, hubo una media de unas 4.800 matrículas en las enseñanzas de los diez centros de formación en prisiones, con una población reclusa de 8.800 internos, teniendo en cuenta la 'matrícula viva', con altas y bajas dada la movilidad de alumnado.

La directora general de ESO y Bachillerato de la Generalitat, Montserrat Llobet, ha asegurado a Europa Press que ese número de matriculaciones es "bastante estable" en los últimos años, pero que hay mucha movilidad, y que el perfil de los matriculados es muy variado.

Un 28% de las matrículas del curso 2015-2016 fueron en el Ciclo de Formación Instrumental (CFI) --formación general de nivel básico--, seguido de los de lengua catalana, con un 17%; los destinados a conseguir el graduado de la ESO, con un 16%; los de lengua inglesa, con un 12%, y los que aportan competencias básicas en tecnologías de la información y comunicación (Competic).

Teniendo en cuenta los diferentes idiomas que se cursan en los centros engloban el 40%: un 17% catalán; un 12% inglés; un 8% lengua castellano, y un 3% francés.

Llobet ha remarcado que de los estudios de lengua inglesa hay "cierta demanda", con alrededor de 600 matriculaciones de media por curso en los últimos años, y que en el resto de lenguas se mantienen estables los porcentajes.

40% SIN ESTUDIOS PRIMARIOS

Con datos de mayo de 2015, un 40% de la población penitenciaria no tenía certificado de estudios primarios, un 39% no disponía del graduado en Secundaria, un 12% sin título de Bachillerato o ciclos formativos y un 7% estaba en disposición de iniciar estudios universitarios.

La directora general de ESO y Bachillerato ha sostenido que existe un "perfil variado" del alumnado en estas escuelas, por lo que ha considerado clave la acogida y tutoría que se realiza por parte de los educadores para hacer el seguimiento.

Llobet ha resaltado el buen trabajo de los educadores en la atención al recluso antes de que se inicie el curso, y ha subrayado que muchos de ellos cuentan con un plan individualizado que permite realizar un mejor seguimiento.

Ha explicado que las enseñanzas que se impartan en los diez centros de adultos en prisiones son los mismos que en el exterior, pero que la normativa no permite el acceso libre a Internet, sino que está limitado.

En los diez centros de adultos en prisiones trabajan 150 profesores, de los que 119 son de Primaria y 31 de Secundaria.

Ahora en portada

Comentarios