Liberto Rabal llega al teatro con su abuela, en una obra de intriga y verdad

  • El actor Liberto Rabal pisa por primera vez las tablas de un teatro con "La mala memoria", una obra en la que coincide con su abuela Asunción Balaguer y cuya intriga conocerá hoy y mañana el público de Santander, ya que sus actores solo han desvelado que es un drama policiaco sobre la verdad.

Santander, 13 dic.- El actor Liberto Rabal pisa por primera vez las tablas de un teatro con "La mala memoria", una obra en la que coincide con su abuela Asunción Balaguer y cuya intriga conocerá hoy y mañana el público de Santander, ya que sus actores solo han desvelado que es un drama policiaco sobre la verdad.

Asunción Balaguer, Liberto Rabal, Carlos Álvarez-Novoa y Ruth Gabriel ponen en escena esta obra, que se estrena el 11 de enero en el Teatro Fernán Gómez, de Madrid, con el título "Una vida robada" y que su productor, el cántabro Juanjo Seoane, define como la historia de una realidad: la de que "en todas las familias se oculta un gran secreto".

En el Palacio de Festivales, cuya Sala Pereda acoge hoy y mañana este "casi preestreno", Balaguer ha asegurado sentirse feliz de que su nieto llegue al teatro, después de lo "mucho" que le ha animado a ello, y resume que el público podrá ver en Liberto Rabal el "temperamento dramático" de su abuelo. "Me recuerda mucho a mi Paco", afirma Asunción Balaguer.

La actriz dice que está "muy feliz" de trabajar también por primera vez con Carlos Álvarez-Novoa, Goya en 1999 por "Solas", a quien ha definido como un actor "entregado e inteligente" y que considera que "merece un premio" por la interpretación que hace en esta obra.

Juanjo Seoane ha sido más contundente, porque cree que sería "una injusticia" que Álvarez-Novoa no se llevara el premio a la interpretación el próximo año por su personaje en esta obra, escrita y codirigida por el joven Antonio Muñoz de Mesa.

El suegro de Muñoz de Mesa, el actor Juan Margallo, fue quien entregó esta obra a Seoane, que recibió la fuerza para llevarla a las tablas de Nuria Espert, quien en una viaje en tren no pudo parar hasta acabarla y, al final, le aseguró que era "buenísima".

Esa misma percepción tuvo Ruth Gabriel cuando Seoane la entregó el libreto de esta obra, que ha asegurado en rueda de prensa que es "un regalo" para un actor.

La joven actriz, Goya en 1995 con "Días contados", destaca la "intriga", la "emoción", la "vibración" y los "descubrimientos" que el público va a hacer en esta obra, pero también afirma que hay "bastante momentos de humor", eso sí, "dramático".

"Entiendo que Nuria Espert no pudiera soltar el libreto", ha afirmado Gabriel, a quien Muñoz de Mesa ha agradecido sus palabras, así como a todos los actores protagonistas de esta obra.

Y, entre ellos, un entusiasmado Liberto Rabal por su primera experiencia teatral, en la que asegura que no hay un momento en el que se rompa el suspense y la emoción y, por ello -con una sonrisa-, pide al público que no cuente a nadie su final.

Liberto Rabal reconoce que "La mala memoria" es también para él un desafío, por ser la primera vez que sube a un escenario de teatro, y ha agradecido a Juanjo Seoane que le haya dado la oportunidad de comenzar lo que confía en que será "una larga carrera teatral".

Además cree que iniciarse en el teatro con su abuela, con Álvarez-Novoa y con Ruth Gabriel es "muchísima" escuela y también con un personaje que comienza diciendo hola y acaba con un adiós, pero que en el transcurso de la obra tiene "tantos cambios vitales" que son todo "un desafío" para Liberto Rabal.

Mostrar comentarios