Jueves, 21.02.2019 - 17:50 h

Riera apuesta por la novela negra porque asegura que le motivan los retos, pero no repetirá

Barcelona.- La escritora Carme Riera, que hoy ha presentado su última obra, "Natura quasi morta" (Naturaleza casi muerta), su primera incursión en el género policíaco, ha explicado que ha apostado por la novela negra porque le motivan los retos y probarse a sí misma, pero que no repetirá tras esta experiencia.

Riera apuesta por la novela negra porque asegura que le motivan los retos, pero no repetirá

Barcelona.- La escritora Carme Riera, que hoy ha presentado su última obra, "Natura quasi morta" (Naturaleza casi muerta), su primera incursión en el género policíaco, ha explicado que ha apostado por la novela negra porque le motivan los retos y probarse a sí misma, pero que no repetirá tras esta experiencia.

Apadrinada por el experimentado Andreu Martín, quien ha alabado el texto de la mallorquina por considerar que demuestra un "hondo conocimiento de la ortodoxia del género", Riera ha señalado que es lectora de este tipo de novelas desde muy joven, aunque ha sido en estos dos últimos años cuando más ha incidido en ellas para poder armar este artefacto literario, a partir de dos casos reales, ambientado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Profesora desde hace décadas de la Facultad de Filosofía y Letras de este campus, la espoleta que la llevó ante el ordenador fue la desaparición en el año 2007 del estudiante de Erasmus Romain Lannuzel, de quien todavía se ignora el paradero, y que una joven rumana que la ayudaba en las tareas domésticas, muy lista y a la que quería hacer estudiar una carrera, también desapareció un día "cuando unos familiares se la llevaron a su país tirándola de los pelos, así, literalmente".

Aunque desde un principio trabajó para conseguir una novela de género, hoy comentaba que es muy difícil, porque todo tiene que estar "al milímetro y perfectamente trabado".

En este sentido, ha destacado que tras probar en este campo admira todavía más a los escritores que lo cultivan, desde Donna Leon, una de sus favoritas, a Asa Larsson y Mari Jungstedt o los españoles Andreu Martín, Alicia Giménez Bartlett y Francisco González Ledesma.

"Natura quasi morta", que publica en catalán Edicions 62 y de la que ella misma ha escrito la versión en castellano, narra la investigación policial que se inicia a partir de la desaparición en noviembre de 2008 en la UAB de un alumno rumano, en plena huelga contra el Plan Bolonia.

Para documentarse en el aspecto policial contó, precisamente, con la ayuda de Andreu Martín, quien la llevó a conocer diferentes instalaciones y mandos de los Mossos d'Esquadra, para poder ofrecer una mayor verosimilitud en las escenas relacionadas con autopsias o seguimientos policiales.

Además, estas visitas le sirvieron para cambiar la visión que tenía de la policía, de cuando fue detenida durante el franquismo en unas dependencias de la Via Laietana, que hoy calificaba de cutres, mientras que en los despachos de los Mossos todo es moderno y nuevo.

Novela coral, sobresale, sin embargo, el personaje de Manuela Vázquez, una inspectora de los Mossos con un nombre que homenajea a otro amigo de Riera, Manuel Vázquez Montalbán, renovador del género en España a finales de los años setenta.

A pesar de la trama policial, con asesinatos e incluso veloces persecuciones por una autopista, Carme Riera no obvia cuestiones recurrentes en sus libros como la incomunicación existente entre generaciones o pinceladas sobre el mundo del arte, en esta ocasión relacionadas con el pintor alemán Georg Flegel.

Asimismo, la escritora no esconde que ha querido ofrecer un retrato del mundo universitario y del sistema educativo en general, que hoy se encuentra, a su juicio, "en un callejón sin salida".

En este sentido, ha opinado que el Plan Bolonia es "un desastre", pero también ha cargado contra los diferentes planes educativos de primaria y secundaria. "Hoy -ha aseverado- muchos de mis estudiantes no saben leer de corrido".

Por otra parte, ha anunciado que denunciará por plagio al grupo Vocento porque en una de sus revistas, "Hoy Corazón", se publicaron hace unos días párrafos enteros de su libro "Formentor, la utopía posible", sin citar su nombre.

Nacida en Palma de Mallorca en 1948, Carme Riera se dio a conocer en 1975 con los intimistas cuentos de "Te deix, amor, la mar com a penyora" (Te dejo, amor, en prenda el mar) y ha obtenido numerosos premios a lo largo de su trayectoria como el Sant Jordi, el Josep Pla o el Nacional de Cultura.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios