Domingo, 20.10.2019 - 16:39 h
En la isla de Mustique

Los detalles del resort privado de los  Cambridge a 30.000 euros la semana

William y Kate pasan las vacaciones con sus tres hijos en una villa privada en el Caribe rodeados de lujo.

Duques Cambridge
William, Kate y los niños pasan sus vacaciones en el Caribe / Instagram

Mustique es una isla privada de lujo en pleno Caribe la cual apenas tiene 500 habitantes que se dedican en cuerpo y alma a los turistas que allí llegan durante todo el año. Se trata de un lugar explotado por una empresa llamada 'Mustique Company' que tiene dos hoteles y 89 villas privadas de lujo que acogen a numerosas grandes fortunas, rostros famosos de la talla de Mick Jagger e incluso a la realeza. Porque si hace años era la princesa Margarita de Inglaterra la que se dejaba caer por allí, ahora son los duques de Cambridge, William y Kate, los que la han elegido para pasar sus (caras) vacaciones.

La pareja y sus tres hijos, George, Charlotte y Louis, han pasado allí las últimas dos semanas acompañados de la familia de Kate, siendo su segundo año en esta exclusiva isla. Precisamente, allí han celebrado el sexto cumpleaños de su primogénito, que cumplió la pasada semana los 6 años. Unos días de asueto inolvidables donde los niños tienen la libertad que no acostumbran el resto del año pero que no les sale nada barato, porque por cada semana que pasan en este lugar pagan cerca de 30.000 euros.

El diario 'The Sun' ha descubierto los detalles de una de las villas de lujo como la que ha acogido a los Cambridge estos días, la cual tiene unas impresionantes vistas al océano y a las islas vecinas de Bequia y San Vicente. Además, cuenta con una piscina infinita que invita al relax y a la calma.

La villa cuenta con un chef privado para los huéspedes que cocina para ellos las delicias típicas del lugar en régimen de todo incluido, como ceviche y gambas o langosta a la parrilla, lo que hace las delicias de Carole Middleton, la madre de Kate. En concreto, los Cambridge se alojan en Villa Antilles, una de las más nuevas que precisamente fue levantado por un amigo de William, Andrew Dunn.

La villa está totalmente diseñada para ser utilizada por familias, pues cuenta con cuartos adaptados a los niños con literas y perfectamente decorados, además de personal para cuidarles. Igualmente, dispone de seguridad privada formada por un cuerpo de Policía dedicado a proteger a los huéspedes. De hecho, se les registra cuando llegan de forma digital para que se pueda saber dónde se encuentran en cada momento.

Aquí, William y Kate no solo se relajan; también aprovechan para practicar actividades como el esnórquel, el buceo o el tenis, deporte que ambos aman. Todo ello en un paraíso natural alejado de la mayoría de los mortales donde pueden vivir sin la presión de Reino Unido. Y su dinero les cuesta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios