Jueves, 19.09.2019 - 19:20 h
Hija de Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal

Mafalda de Bulgaria, la princesa que rechaza sus apellidos para ser cantante

La joven de 24 años ha emprendido carrera en el mundo de la música sin aprovechar su origen. Tocará en Madrid el 6 de marzo.

Mafalda
Mafalda de Grecia sacó su primer disco el verano pasado / Instagram

La realeza y la nobleza ya no es lo que era. Si hace décadas los descendientes de las familias reales se dedicaban a perpetuar la saga familiar y a trabajar por su país, ahora las nuevas generaciones optan por otro tipo de vida. Las princesas y príncipes ya no sueñan con vivir en un palacio rodeados de las mejores comodidades; ahora quieren manejar su propia vida y dar rienda suelta a su creatividad y su pasión. Lo estamos viendo en la mayoría de casas reales europeas, con jóvenes que vuelan en solitario trabajando como modelos, publicistas, influencers...y también músicos. Es el caso de Mafalda de Bulgaria.

Esta joven de 24 años es hija de Kyril de Bulgaria, príncipe de Preslav, y la española Rosario Nadal, la española que enamoró al príncipe en los años 80 en la isla de Mallorca y por el que dejó todo para formar parte de la realeza. El matrimonio se casó en 1989 en la Catedral de la Almudaina y de esa unión nacieron Mafalda Cecilia, Olimpia y Tassilo. La familia se instaló en Londres, donde Rosario se licenció en Bellas Artes y comenzó a trabajar en distintas firmas -Christie's entre ellas-para más tarde fundar su propia consultora de arte. 

Así, sus hijos se criaron lejos de Bulgaria y de cualquier trato como hijos de la realeza, lo que fue clave para forjar su carácter y que desarrollaran sus pasiones individuales relacionadas con las artes, algo que se respiraba en su casa. Y en el caso de la mayor, Mafalda, fue la música por la que se decantó desde muy pequeña, dando clases de piano y canto. Empezó a componer a los 16 y a los 19 años tuvo muy claro a lo que se quería dedicar y no dudó en marcharse a Estados Unidos para formarse en la prestigiosa escuela Berklee College de Boston.

En este país comenzó a moverse por los círculos musicales neoyorkinos y empezó a dar pequeños conciertos. El primero fue en la sala The Red Room en 2015. El estilo musical de Mafalda mezcla el jazz y el blues con ritmos actuales, una música intimista que enamora al público por su potente directo. Su objetivo era que se interesara por ella Ian Barter, el productor que descubrió a la mítica Amy Whinehouse, que es uno de sus referentes musicales. No paró hasta lograrlo y hoy en día es el hombre detrás de sus primeros sencillos, llamados 'Hate me right' y 'Don't let go', los cuales presentó el pasado verano en la Casa de América de Madrid ante rostros conocidos como su tía Miriam de Ungría.

Estos temas están disponibles en Spotify, donde la podemos encontrar como Mafalda, que es su nombre real y artístico. La joven no ha querido utilizar sus regios apellidos para que su carrera musical no se vea influenciada por sus orígenes, sino que esté basada en su talento. Pronto la tendremos actuando por Madrid, porque el 6 de marzo canta en la sala Siroco a las 21.00 horas como telonera de Lolita Watson. Además, por sus publicaciones en Instagram hemos podido saber que prepara nuevos temas que verán la luz a lo largo de este año.

Influencer sin querer y enamorada

Pero además de su faceta musical, Mafalda tiene otros intereses. La moda es uno de los principales, y de ello deja constancia en su Instagram, donde tiene más de 13.000 seguidores y sube fotos con ropa de firmas como Tory Burch o Peacebird, un estilo que le ha convertido en influencer y que el propio Michel Kors le invite a sus desfiles.

Además, entre su círculo de amistades están otras jóvenes aristócratas que tienen este tipo de intereses y trabajan como modelos e influencers. Es el caso de Olimpia de Grecia o Pauline Ducret, ambas además fans de Mafalda, a la que apoyan en sus conciertos. Las tres tienen edades similares y viven en la ciudad de los rascacielos, formando allí una pandilla real muy diferente a la que formaban sus padres hace décadas.

Esta mezcla de intereses de la nieta de Simeón de Bulgaria le convirtió en la voz oficial de una de las marcas españolas más conocidas. Hace un año, Springfield -perteneciente al Grupo Tendam, antiguo Cortefiel- fichó a Mafalda para que pusiera música a su campaña de invierno, cuyos modelos eran Miguel Ángel Silvestre y Andrea Molina, hija de Miky Molina y Lydia Bosch.

Además, Mafalda también está enamorada. La joven lleva una discreta relación con Marc Abousleiman, al que conoció durante su estancia en Boston. Se trata de un londinense de origen libanés que estudia Medicina en la prestigiosa Harvard y con el que ya comparte incluso veranos en Mallorca, la tierra natal de su madre. En redes se muestran muy discretos y Mafalda solo tiene una fotografía con él con motivo del cumpleaños de Marc.

Ver esta publicación en Instagram

Happy Birthday Marc ❤️

Una publicación compartida de MAFALDA (@mafalda) el

Así, Mafalda está cada vez más cerca de ser una estrella de la música gracias a su talento y su tesón. Con una vida alejada de lo que se espera de una descendiente de la realeza, la joven está construyendo su carrera a base de esfuerzo y modestia, sin tener que hacer uso de unos apellidos que seguro que le abrirían muchas puertas. Aunque también le cerrarían otras.

Ahora en Portada 

Comentarios