Viernes, 20.10.2017 - 22:03 h

Lo que queda de Prisa: si vende Santillana volverá a la deuda de 2006

El grupo de medios no consigue cerrar la venta del negocio editorial, que le aporta casi el 60% de su volumen de negocio y por el que aspira lograr 1.200 millones de euros.

Si logra cerrar esta desinversión, su endeudamiento rondaría los 600 millones de euros. Es lo mismo que tenía hace una década, antes de que lanzara la opa por Sogecable.

Prisa

Prisa ha encallado en la venta de Santillana, su negocio de libros de texto y, a día de hoy, su principal fuente de ingresos, dado que le aporta casi el 60%. El grupo dueño de El País lo quiere colocar desde hace meses y aún no ha logrado cerrar el proceso. Espera obtener por él, al menos, 1.200 millones de euros y dar así un severo tijeretazo a su deuda.

Si Prisa consigue desprenderse del 75% de las acciones que posee de Santillana, su pasivo se quedará ligeramente por debajo de los 600 millones de euros. Paradojas del destino, es casi el mismo endeudamiento que tenía en diciembre de 2005, el momento en el que zambulló en una espiral de compras, se quedó enganchada en un préstamo puente y que disparó su cuenta pendiente con los bancos por encima de los 5.000 millones de euros.Ansiedad por Santillana

La compañía presidida por Juan Luis Cebrián necesita vender porque, al cierre del primer trimestre del año, vuelve a estar en causa de disolución, algo que ya le pasó hace tres años. “El patrimonio neto de la sociedad dominante a efectos de causa de disolución (...) es de 146,2 millones de euros, siendo este importe inferior a las dos terceras partes de la cifra de capital social”, argumentó la compañía en la información trimestral que envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Sus bancos acreedores (HSBC, Santander o CaixaBank) tendrán que volver a canjear deuda a cambio de acciones y, otra vez, se reforzarán en el capital. Actualmente, su principal accionista es Amber Capital (con más del 19% de las acciones), por detrás está la familia Polanco (17,5%), Telefónica (13%), HSBC (9,5%), CaixaBank (4,9%) y Santander (4,1%), según los datos que figuran en la CNMV.El origen de sus problemas

“Un movimiento netamente estratégico” y una operación “buena para los accionistas de Prisa”. Con esas palabras justificaba a finales de 2005, Juan Luis Cebrián, entonces consejero delegado del grupo, la oferta de compra (opa) para hacerse con el control de hasta el 44% de Sogecable. Sólo dos años después fue un paso más allá, lanzó una oferta por el 100% y valoró su negocio audiovisual en más de 3.800 millones de euros.

¿Cómo ha cambiado la empresa en estos años? A finales de 2005, Prisa valía en bolsa más de 3.100 millones de euros y Santillana le aportaba el 27% de su negocio. En total, el grupo facturaba más de 1.483 millones. Hoy, Prisa cotiza en 241 millones de euros y su actividad de libros de texto le genera casi 59 de cada 100 euros que ingresa, según los resultados del primer trimestre del año. Al cierre del ejercicio 2016, su volumen de ventas anual era de 1.370 millones de euros.Diez años adelgazando

Es más pequeña, simplemente, porque ha adelgazado. Ha soltado lastre en ‘tele’, radio y papel. En algo más de una década, la compañía ha realizado desinversiones valoradas en más de 2.250 millones. El principal paso atrás, la venta en 2015 de Canal+ a Telefónica por 707 millones de euros. El negocio que le endeudó le duró una década en su perímetro.

Pero no es el único paso atrás televisivo. En 2010, se deshizo de Cuatro a cambio de una participación del 17,3% en Telecinco. Después tuvo que vender casi todas sus acciones (el 14,3% del capital) por unos 550 millones de euros. Todavía le queda, según los datos de la CNMV, un 2,98% de la cadena de Fuencarral valorado en unos 138,6 millones de euros.

En cuanto a la radio, en el año 2007 vendió el 16,2% de las acciones de Unión Radio (actual Prisa Radio) al fondo de capital riesgo 3i por 225 millones de euros, aunque la empresa liderada por Cebrián mantiene el 73,49%. También colocó el 10% de Media Capital (grupo de medios portugués con intereses en Televisión y Radio que 'opó' en 2007) por 34,9 millones.

A la espera de si se desprende o no Santillana, hay que recordar que Prisa ya colocó en 2010 el 25% de la editorial por 279 millones. También en el negocio de los libros vendió Alfaguara y el resto de sus marcas (Taurus, Aguilar, Suma de Letras, Altea, Fontanar, Objetiva y Punto de Lectura) a Penguin Random por un montante total de 74 millones de euros. Lo mismo hizo con su catálogo musical a BMG y con el 25% de sus acciones en la televisión ATB Bolivia. Y ha adelgazado en el ladrillo. En estos años ha vendido parte de su cartera de activos inmobiliarios por 380 millones. Y, si no vende Santillana, la principal candidata a venta, sería el resto de Media Capital.

Ahora en portada

Comentarios