La Cibeles se despide de los andamios que la han protegido durante los trabajos que comenzaron en julio

La Cibeles se despide de los andamios que la han protegido durante los trabajos que comenzaron en julio

La estatua de la Cibeles se despide este lunes de los andamios que la han protegido durante el tiempo que han durado los trabajos de mantenimiento y consolidación, obras "tan completas" que no se acometían desde hace 14 años, ha informado el Ayuntamiento de Madrid en un comunicado.

El proceso de desmontaje ha comenzado esta madrugada, a las 6 horas, y se estima que terminará aproximadamente a las 18 horas. Las obras de este icono madrileño comenzaron el pasado 27 de julio. El área de Cultura y Deportes ha invertido 59.724 euros.

Para la delegada Celia Mayer, la restauración de La Cibeles era una prioridad ya que "es clave poner en valor y proteger el patrimonio madrileño". "El conjunto de La Cibeles ha conformado la identidad de nuestra ciudad. Por ese motivo es fundamental trabajar para que, cuidada y conservada, siga acompañando a Madrid en su evolución y transformación", ha argumentado.

MANO DESAPARECIDA

En la fuente no se había realizado ninguna intervención desde el 2002, año en el que se tuvo que reparar la mano izquierda de la Cibeles desaparecida a raíz de un acto vandálico. Ahora el granito gris de Montesclaros (Toledo) ha recuperado su tonalidad adecuada y hace que destaque la blancura del mármol italiano con el que fueron tallados en el siglo XIX los amorcillos que rematan la trasera del carro de la diosa.

El proyecto de rehabilitación ha implicado la realización de ensayos de envejecimiento de consolidante, hidrofugante, tratamiento biocida y mortero de restauración, así como la instalación de medios auxiliares de protección y acceso.

Siguiendo las normas internacionales de intervención en patrimonio histórico se ha documentado con criterios científicos todo el proceso, como base para el adecuado Plan de Conservación y Difusión del monumento.

Los pasos que se fueron dando incluyeron la eliminación de la costra biológica, de especial intensidad en las zonas bajas de la piedra que estaban en contacto con el agua de la fuente. Además se realizó una limpieza general con agua a presión y temperatura adecuadas.

Las partes que presentaban suciedad de mayor intensidad fueron tratadas mediante la aplicación de apósitos empapados en productos específicos. Una vez concluida la limpieza, se aplicó un producto consolidante, seleccionado previamente en laboratorio.

Se realizó también un estudio exhaustivo de todos los elementos del grupo escultórico eliminando morteros agrietados y asegurando los elementos que estaban inestables. Tanto el rejuntado y sellado de grietas como las pequeñas reintegraciones y la entonación general se han ejecutado con mortero de cal hidráulica natural pigmentada en masa.

El esculpido o reposición de elementos perdidos se ha limitado a zonas perfectamente documentadas y siguiendo criterios de diferenciación y mínima intervención. En la última fase de tratamiento se ha aplicado hidrofugante, tras proceder antes a un ensayo.

DATOS DE LA CIBELES

La Cibeles, de estilo neoclásico, tiene una altura de 5,5 metros, una anchura de 4,7 metros y un fondo que mide 12 metros. Fue concebida en 1782, durante el reinado de Carlos III, como uno de los elementos que articulaban el proyecto de regularización y embellecimiento del Salón del Prado de San Jerónimo.

En 1891 el Ayuntamiento de Madrid la traslada a su actual ubicación, la plaza de Cibeles, antes denominada plaza de Madrid y plaza de Castelar en distintas épocas.

Los autores fueron Francisco Gutiérrez (creó la figura de la diosa y el carro), Roberto Michel (los leones) y el adornista Miguel Ximénez, de acuerdo con el diseño de Ventura Rodríguez.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios