Domingo, 22.10.2017 - 05:19 h

Exotismo inspira a la moda masculina en las pasarelas de París

Desde estampados de animales y cueros de África con Louis Vuitton al minimalismo llegado de la India con Issey Miyake, la moda masculina buscó inspiración en el exotismo este jueves en París.

En el decorado contemporáneo de la Universidad de Ciencias, Issey Miyake instaló a la banda japonesa Kikagaku Moyo que fundió rock, acid folk y música de la India como decorado para la colección diseñada por Yusuke Takahashi.

El japonés acostumbró a sus seguidores al policromatismo, pero esta vez regresó a conjuntos unidos en blancos, negros y azules, aunque el último tercio de la colección dió otra vez rienda suelta a una "fiesta de colores" primaveral, al estilo de las celebraciones Holi de la tradición hindú.

Es una moda muy envolvente, tendencia que marcaron otras pasarelas en París con elementos de vestimenta tradicional y aportes de orígenes exóticos, incluyendo a veces el islámico en el caso de Lemaire.

Con Issey Miyake, la inspiración llega de Varanasi y el estilo minimalista que caracteriza a esa región de la India. Una elegancia sencilla y ligera, con texturas naturales y efectos arrugados, para un hombre a la vez urbano y cercano al medio ambiente.

Los 30 grados a la sombra que imperaban este jueves en la capital francesa cayeron como anillo al dedo a la hora de recrear el exotismo africano para el desfile de Luis Vuitton, la marca del maletero que hizo del viaje una característica propia.

Entre los invitados que se abanicaban en primera fila, David Beckham y Kate Moss asistieron al evento organizado en el Palais Royal.

La colección apeló a cueros exóticos y tonos beige, chocolate y kaki, que permitieron al director artístico de Louis Vuitton Homme, el británico Kim Jones, revivir imágenes de su infancia en Kenia y Botswana.

Con sandalias deportivas, el viajero lleva una camisa de seda y chaqueta sahariana. Hay estampados con cabezas de rinoceronte y girafas, también presentes en carteras.

Kim Jones también apeló a algunos toques del punk londinense para condimentar su serie, con cierres que recorren pantalones ajustados, aros con forma de alfiler de gancho y tonos rojo o azul eléctrico, que contrastan con negro en polóveres de lana mohair.

Rick Owens puso su colección bajo el signo de la evolución, el proceso por cual los animales incluyendo el Homo sapiens se fueron transformando adaptándose a los cambios o desapareciendo.

"Lidiando tranquilamente con las transiciones inevitables" es la postura del diseñador norteamericano a la hora de enfrentar un mundo desafiante, cambiante y a veces hostil.

Para eso también propuso una colección muy envolvente --algo que ya forma parte de sus códigos-- pero esta vez arriesgó la sofisticación de efectos drapeados que por momentos recuerdan las estatuas de la Antigüedad. El norteamericano invocó el arte de la francesa Madame Grès (1903-1993), la reina del drapeado, como fuente de inspiración.

Los pantalones son muy amplios y caen al punto de dificultar el caminar, como lo experimentaron varios modelos que se tropezaron durante el desfile.

La Semana de la Moda masculina primavera-verano se prolongará hasta el domingo en París, antes de ceder las pasarelas a la alta costura otoño-invierno, del 3 al 7 de julio.

Algunas de las grandes marcas se encuentran en plena transformación, como Balenciaga, que debutó el miércoles en la moda masculina tras la llegada al frente de sus talleres de creación del georgiano Demna Gvasalia en sustitución de Alexander Wang.

Por su parte, la casa Dior aún no ha anunciado el sucesor de Raf Simons, aunque la revista especializada WWD cita a la italiana Maria Grazia Chiuri como probable futura directora artística de la moda femenina.

Chiuri dirige desde 2008 la creación artística de Valentino junto a Pierpaolo Piccioli. La italiana sucedería a una dinastía de diseñadores al frente de la casa fundada por Christian Dior: Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano y Raf Simons.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios