Miércoles, 17.10.2018 - 14:31 h
Presentan sus colecciones en la Gran Manzana

Custo Barcelona y Ágatha ponen el toque español a la pasarela de Nueva York

El diseñador catalán lleva años desfilando en la ciudad, mientras que Ruiz de la Prada ha vuelto este año por todo lo alto.

Agatha
Ágatha Ruiz de la Prada en el cierre de su desfile en Nueva York / EFE

La Semana de la Moda de Nueva York está acaparando todas las miradas de la prensa internacional estos días. Los desfiles y los influencers, bloggers y fashionistas, han invadido la Gran Manzana en lo que se trata de la presentación de las colecciones de moda para la temporada primavera/verano del año que viene. Con Nueva York se inicia el calendario oficial de 'fashion weeks' mundiales, que acabará en París el mes que viene. Y es en este escenario dos marcas españolas han puesto el acento español a la cita.

Se trata de Custo Dalmau, el alma máter de Custo Barcelona, una de las firmas nacionales que más visibilidad tiene fuera de nuestras fronteras porque desde su nacimiento en los 80 se ha esforzado por ser reconocida mundialmente. Algo que no es difícil teniendo en cuenta que la marca diseña ropa apta para no pasar por alto, ya que se caracteriza por el color, la profusión de detalles, el brillo y la estética ochentera y psicodélica. Un estilo que nunca ha variado en todos estos años y no se ha movido al compás de las tendencias efímeras.

La otra es nuestra diseñadora más original, divertida y soñadora, cuya ropa tampoco pasa desapercibida. Se trata de Ágatha Ruiz de la Prada, que ha vuelto a la ciudad de los rascacielos para presentar su colección de primavera/verano 2019 en un enclave privilegiado. Y no solo porque se trate de Nueva York, sino porque el lugar donde han podido verse sus prendas era inédito, pues se trata de la sede de Google, que nunca antes había acogido un evento así.

Así, ambos creadores han puesto el sello español con colecciones llenas de color, brillo, estampados vibrantes y estructuras exageradas, en el caso de Ruiz de la Prada, ya que es su especialidad. Un escaparate, además, que es vital para ellos, pues ambas firmas llevan varios años sorteando la caída de las ventas como pueden, cerrando tiendas y reorganizando la empresa.

Alianzas inesperadas para sobrevivir

Por ello, para ganar dinero, que al final es de lo que se trata en el mundo de los negocios, ambas marcas han llevado a cabo acciones complementarias, pues la ropa que presentan en pasarelas no es fácil de vender a día de hoy ante la irrupción del 'low cost' y el hecho de tratarse de prendas no aptas para tímidos. Por ejemplo, en 2014, Custo se alío con la cadena de supermercados alemana Lidl para comercializar una línea de ropa especial. Eso sí, con otra marca, Growing, la cual había empleado ya en el pasado para vender ropa infantil pero que no tuvo demasiado éxito. La acción comercial tuvo una duración efímera, pues solo fue una semana, pero fue lo suficientemente importante como para dar ese empujón a las ventas de Blue Tower, su matriz. Según la memoria de 2014, supuso unas ventas de 3,1 millones de euros, una cantidad que evitó que la reducción de ingresos fuese del 25% quedando en el 10%. 

De este modo, la marca toma aire para poder seguir dedicándose a lo que realmente ama, la creación de ropa para las pasarelas. Este sábado 8 de septiembre presentaron nueva colección para el verano que viene en Nueva York después de haber desfilado en julio en Madrid y Barcelona y anteriormente en Miami. En esta edición de la New York Fashion Week, Custo ha desplegado una colección llena de brillo y glitter con un marcado acento étnico. Además, esta ocasión ha tenido dos modelos de gala, sus propias hijas, Carlota y Montana Dalmau.

Custo Barcelona
Desfile de Custo en Nueva York del sábado 8 de septiembre / EFE
Custo Barcelona
Desfile Custo en Nueva York el sábado 8 de septiembre / EFE
Custo Barcelona
Desfile Custo en Nueva York el sábado 8 de septiembre / EFE

Por su parte, Ágatha lleva años vendiendo tanto ropa para el hogar -sábanas, edredones, manteles o cortinas- como material escolar, unos productos que hacen las delicias de sus fans y que permiten llevar la marca sin tener que vestirse con sus arriesgadas creaciones. Estas acciones permiten a su compañía tomar aire en medio de su difícil situación financiera (en 2016, último año en que presentó cuentas, perdió 194.820 euros), lo que le ha llevado a cerrar la mayoría de sus tiendas en todo el mundo quedando solo en tres. 

Si bien en Nueva York Ágatha ha desplegado toda su magia y color para poner en pie al auditorio, que ha reconocido sus divertidos estampados, volúmenes exagerados -que han hecho caer a una modelo mientras desfilaba- y excentricidad creativa. Bañadores, vestidos, camisas y shorts para el próximo verano con el sello de la singular diseñadora.

Agatha
Desfile de Ágatha Ruiz de la Prada en Nueva York / EFE
Agatha
Desfile de Ágatha Ruiz de la Prada en Nueva York / EFE
Agatha
Desfile de Ágatha Ruiz de la Prada en Nueva York / EFE
Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios