Una empresa de ambientadores

Demandan a Balenciaga por un llavero en forma de pino que cuesta 200 euros

La firma de lujo ha sacado a la venta unos peculiares llaveros que se parecen, quizá en exceso, a los ambientadores para el coche.

Balenciaga
Los llaveros cuestan 195 euros / Balenciaga

El mundo del lujo ya no sabe qué inventar para vender. Ropa con estampados y texturas imposibles, zapatos de una y mil formas y complementos que generan polémica con el objetivo final de venderse mejor. Aunque a la firma Balenciaga le puede costar cara su última creación.

La firma dirigida por el genial Demna Gvasalia, que ha sabido reinventar los códigos de la casa fundada por el español Cristóbal Balenciaga y dotarle de modernidad, ha sacado a la venta unos peculiares llaveros en forma de pino. Unos accesorios que recuerdan mucho a esos ambientadores para el coche con la misma forma que muchos hemos comprado alguna vez. Y ahí reside el problema.

Balenciaga
Llavero 'Tree' de Balenciaga

Porque el parecido es tal que una empresa de ambientadores, llamada precisamente Little Trees -como estos llaveros- ha decidido demandar a la casa por plagio de su diseño, según ha avanzado el portal estadounidense TMZ. Esta compañía, que forma parte del grupo Car-Freshner Corporation, ha denunciado a Balenciaga porque considera que estos llaveros pueden confundir al público, si bien los ambientadores tienen un precio de 3 dólares (2,6 euros) mientras que los llaveros cuestan 195 euros.

Están disponibles en los colores rosa, verde, azul y negro y pueden adquirirse tanto en las tiendas de la marca como en la web de Balenciaga. Según la compañía demandante, la firma nunca les ha solicitado permiso para copiar este diseño, algo que podría haberle concedido teniendo en cuenta que ha concedido licencias anteriormente a marcas de vehículos como Kia.

La marca del momento

A pesar de esta polémica, nadie puede negar que Balenciaga es una de las firmas del momento, sino la que más. Porque la casa ha sido la impulsora del furor que se ha generado por las sneackers. Sus Triple S, que se han convertido en el objeto de deseo de medio mundo y que es prácticamente imposible de encontrar. Cuestan unos 700 euros y tienen una inagotable lista de espera.

Zapatilla Balenciaga
Zapatillas Triple S de Balenciaga

Tal ha sido su éxito que Balenciaga ha tenido que sacar nuevos modelos tras el primer lanzamiento de las blancas, que es las que lucen todas las influencers y 'fashion insiders'. Ahora las hay en múltiples colores para que así, al menos, los consumidores puedan tener opciones para tener unas. 

Como era de esperar, el resto de marcas -tanto de lujo como 'low cost'- han imitado a Balenciaga y han sacado sus propias 'chunky sneakers- (zapatillas feas). Así lo han hecho Chanel, Dior, Louis Vuitton o Stella McCartney, aunque, por mucho que les pese, sus zapatillas no han desatado la locura de las Triple S, que ya forman parte de la historia de la moda.

Ahora en Portada 

Comentarios