Por el alto precio de sus productos de  su merchandising

¿Feminismo o estrategia para hacer caja? Time’s up, en el punto de mira

La iniciativa puesta en marcha por las actrices de Hollywood para defender a todas las mujeres víctimas de abusos vende sudaderas por 380 dólares. 

Desfile

El movimiento feminista no para de crecer con el objetivo de lograr una igualdad real tanto en la sociedad como en el mercado laboral y sacar a la luz los casos de abusos que durante muchos años han sufrido las mujeres. En este sentido, el colectivo del cine es de los más combativos a raíz de los escándalos del productor Harvey Weinsten. Así nació el movimiento Time's up, una iniciativa puesta en marcha por las actrices de Hollywood y que tras cosechar muy buenas críticas ahora se encuentra en el ojo del huracán por… una sudadera.

Dicha prenda negra con el lema en inglés 'Se acabó el tiempo' la lucen cada vez que saben que hay cámaras la mayoría de actrices de Hollywood, encabezadas por Natalie Portman, Reese Witherspoon o Eva Longoria. Fue protagonista sobre todo durante los días previos a la gala de los Globos de Oro. 

Sudadera
 

La firma que ha creado la sudadera se llama Lingua Franca, una joven marca neoyorquina que tiene por objetivo crear prendas que simbolicen los diferentes movimientos sociales que están sucediendo en estos primeros años del siglo XXI y poner su granito de arena para cambiar el mundo. Una filosofía muy acorde con Time’s Up, de ahí que nada más nacer el movimiento crearan las sudaderas y se las enviaran a las actrices de Hollywood, que no tardaron en encargarles más y en hacerlas virales.

Pero, ¿cuál es la polémica? Pues que dichas prendas tienen un precio por unidad de 380 dólares (según los precios que marcan en su web), lo que viene siendo más de 300 euros, una cantidad nada asequible y al alcance de muy pocos. Aunque la firma ha avanzado que parte de esa cantidad va destinada a la dicha organización femenina, en concreto 100 dólares, esto no ha servido para acallar las voces que ven en esta iniciativa una nueva forma de hacer caja a costa de un movimiento social.

Recaudado

Primeros datos

En la gala de los Globos de Oro, las actrices que forman parte de la ejecutiva de Time's Up anunciaron que ya habían recaudado -tanto con donaciones privadas como con la venta de productos solidarios- más de 15 millones de dólares (12 millones de euros) de más de 10.000 personas procedentes de 60 países. Todo un éxito que  ya se habrá multiplicado, aunque no se han vuelto a dar datos oficiales.

El negocio del feminismo

Time’s Up comercializa en su propia web diversos productos para recaudar fondos a un precio mucho más asequible (una camiseta puede adquirirse por 25 dólares, poco más de 20 euros) y lo que se ingresa va destinado íntegramente para la organización. Pero el jersey de Lingua Franca ha hecho saltar las alarmas y ha ensombrecido la iniciativa, pues las celebrities que la encabezan no paran de ponerse la prenda de 380 dólares, contribuyendo a publicitarla.

Lingua Franca

'I miss Barack'

No es la primera vez que Lingua Franca aprovecha la coyuntura para crear prendas que se convierten en virales y ayudan a elevar las ventas. Nada más entrar Trump a la Casa Blanca, hace ya un año, lanzó un suéter parecido con la frase "I miss Barack" ("echo de menos a Barack"), que se convirtió en el lema de todos los desencantados con el resultados de las pasadas elecciones estadounidenses.

El feminismo llegó a la ropa el pasado año gracias a Dior y su lema “We all should be feminist” (“todos deberíamos ser feministas”), que imprimió en camisetas que lucieron las principales celebrities e influencers mundiales y cuyo precio superaba los 500 euros. Una iniciativa muy aplaudida que sirvió para extender esta tendencia a otras marcas de todo rango, pero que también se criticó por su elevado precio.

Así, la moda low cost 'imitó' la idea de Dior y puso mensajes feministas en multitud de prendas, lo que contribuyó a aumentar la polémica en torno a la mercantilización que se estaba haciendo del renovado movimiento feminista. Tanto que mujeres declaradas fervientes feministas desde hace años se mostraron contrarias a estas prendas.

No obstante, muchos ven en la moda el mejor vehículo para visibilizar la causa, y todo ello sin tener que lucrarse. Por ejemplo, en la pasada Mercedes Benz Fashion Week Madrid, la diseñadora Juana Martín subió a la pasarela sudaderas con mensajes como 'Time is Up' o 'Mee too', si bien ha aclarado que estas prendas nunca saldrán la venta y que las usó en su desfile para visibilizar un movimiento imparable.

Ahora en portada

Comentarios