Fjallraven Kanken, una firma consolidada

¿Cuál es la historia de las mochilas más de moda con nombre impronunciable?

Una mochila con el logo de un zorro y unas asas superiores ha conseguido poner en liza a una marca sueca con cerca de 50 años.

Fjällräven Kanken
La mochila Kanken es su producto más famoso / Fjällräven Kanken

Cuando viajas en metro o autobús, cuando caminas por la calle, en los pasillos de la universidad, en los centros comerciales... y en las redes sociales. Y lo mejor de todo es que, preguntes a quien preguntes, nadie sabe pronunciar su nombre ni de dónde vienen. Hablamos de las mochilas que de un tiempo a esta parte vemos colgadas en las espaldas de muchas personas, tanto jóvenes como mayores, cuyo símbolo más distintivo es un logo con un zorro polar.

Y decimos que su nombre es impronunciable porque así es. Se trata de las Fjällräven Kanken, las mochilas que se han hecho famosas sin un motivo muy concreto, ya que no tienen un diseño muy llamativo ni ningún elemento muy destacable. Si acaso, su funcionalidad, porque es la típica mochila todoterreno que bien vale para ir a clase, para viajar o para ir de excursión. Y ese es precisamente su origen, la naturaleza y el campo. Porque pocos saben que detrás de las mochilas del nombre extraño (realmente se les llama Kanken) hay mucha historia.

Se trata de una marca sueca -de ahí su complicado nombre- nacida en 1960, por lo que hablamos de una firma con casi medio siglo de historia, aunque sea ahora cuando se haya puesto de moda espoleada por las redes sociales, que son el canal definitivo para conseguir que algo llegue al público. Su creador fue Åke Nordin, un empresario que puso en marcha esta firma de equipos y ropa para exteriores a partir de su propia experiencia como montañero.

A los 14 años, el joven Nordin fue de excursión a la montaña y la experiencia acabó siendo un fiasco por el equipo que llevaba, en concreto, la mochila. Tras investigar al respecto, se enteró de que el peso del paquete de la mochila debe colocarse en la parte superior y cerca de la  columna vertebral, por lo que se animó a hacer la suya propia con la máquina de coser de su madre a partir de algodón resistente.

Un invento que acabó en negocio 10 años más tarde y empezando como muchos de los emprendedores más famosos de la actualidad, en el sótano de su casa. Además, a las mochilas unió otro tipo de equipamiento de aire libre tras su paso por el servicio militar, donde se dio cuenta de que los paracaidistas necesitaban equipos al aire libre funcionales y duraderos. Así, diversificó su negocio y su marca creció, produciendo todo tipo de ropa para la montaña (chaquetas, pantalones, jerseys...), tiendas de campaña y sacos de dormir.

El medio ambiente, su prioridad

Hay que destacar que el precio de las famosas mochilas no es accesible a todos los bolsillos. Porque, pese a no a ser un producto de lujo ni mucho menos, se distancia del patrón 'low cost' que domina el consumo actual. Las famosas mochilas tienen diferentes precios, según su tamaño y componentes. Las más baratas cuestan 79,95 euros, y las más caras, 169,95 euros

Por lo tanto, se trata de un complemento para expertos o personas que practican deportes de montaña habitualmente. Pero el hecho de que su uso se haya extendido hasta llegar a moda ha hecho que muchas tiendas hayan empezado a sacar sus propias copias más baratas. Por ejemplo, en Pull&Bear -firma de Inditex- tienen un modelo prácticamente igual a 17,95 euros -ya se sabe que la especialidad de este grupo es dar al público la posibilidad de tener las tendencias que se ven en las pasarelas o los productos más caros a precios más asequibles-.

Mochila
Mochila de Pull&Bear estilo Kanken / Pull&Bear

Pero detrás del precio de las Kanken hay una explicación que va más allá de lo puramente comercial. Su filosofía es 100% ecológica, según ellos mismos proclaman, pues su misión es inspirar a la gente a amar y pasar más tiempo en la naturaleza dotándoles del mejor equipamiento para su seguridad que, además, esté en línea con ese medio ambiente. Es decir, que no emplea materiales que lo dañen para fabricar sus productos.

De este modo, la firma sueca trabaja con tejidos orgánicos y reciclados y libres de PFC, una sustancia química con propiedades impermeables y antiadherentes que se encuentran en multitud de ropa -sobre todo la de este tipo de actividades- y que es altamente tóxica. Así, trabajan con algodón y lana reciclados o Tencel, una fibra 100% natural de origen vegetal que se obtiene a partir de la pulpa de la madera -al igual que el algodón- y que, por ejemplo, Zara ya utiliza.

A pesar de tantos años de historia, Fjällräven Kanken ha encontrado gracias a sus mochilas y al empuje de los 'millennials' su momento en pleno siglo XXI. Así, ya dispone de más de 50 modelos de su famoso producto y sus cifras no paran de crecer. En España, a donde llegó solo hace seis años, experimentó un crecimiento del 45% en 2016 -no se facilitaron más datos al respecto- y espera seguir creciendo por encima del 30% todos los ejercicios hasta 2020. Y todo, gracias a una sencilla mochila.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios