Sus famosos vestidos cuestan de media 200 euros

Reformation, los vestidos sostenibles que enamoran a la realeza y a las 'celebrities'

La duquesa de Sussex está de gira en Oceanía y su último look está firmado por una de las marcas del momento en las redes.

Meghan y Harry
Los duques de Sussex en la Isla de Fraser, Australia. / EFE

Los duques de Sussex, Harry y Meghan, están de gira por Oceanía, la primera juntos desde que celebraron su boda el pasado mes de mayo. Y, además, con el atractivo añadido de que es su primer viaje desde que anunciaran que se convertirán en padres primerizos la próxima primavera. Por lo tanto, si los focos ya estaban encima de ellos de por sí por la expectación y admiración que han levantado entre el público, ahora mucho más.

Sobre todo, encima de Meghan, porque las imágenes de la actriz norteamericana embarazada cotizan al alza. No solo por el interés que conlleva, sino también por su estilismo, porque la duquesa de Sussex se ha revelado como el nuevo icono de estilo en la casa real británica -desbancando a su cuñada Kate Middleton incluso. Por ello, en esta visita a Australia, Nueva Zelanda y algunos archipiélagos del continente, sus looks están siendo analizados al detalle. Y el último ha encandilado a todos.

Meghan
Meghan recibiendo regalos para su bebé en la Isla de Fraser / EFE

Se trata de un sencillo vestido largo de estampado de rayas, con finos tirantes -los llamados 'tirantes spaghetti'- y anudado a la cintura. Un diseño que le sienta especialmente bien en su estado y que permite ver cómo su tripita va creciendo. Pero este vestido es mucho más que uno de los muchos que luce Meghan, porque la marca a la que pertenece es de la que más triunfan entre la comunidad influencer actualmente y que, además, tiene intención de cambiar los cimientos de la industria de la moda. Su propio nombre lo dice, Reformation.

200 euros contra la contaminación

La historia de esta marca es bastante reciente. Fue creada por Yael Aflalo, una estadounidense que en 2009 puso en marcha su propio negocio como respuesta a las prácticas perjudiciales para el medio ambiente que llevaba a cabo la industria de la moda y que ella había presenciado durante sus años de trabajo en otras marcas. Además, un viaje a China fue el que realmente le abrió los ojos.

Al ver el gran nivel de polución causado por la industria textil en el gigante asiático fue consciente del punto en el que se encuentra el planeta y de cómo la moda estaba contribuyendo a su deterioro. Por ello, decidió que haría algo al respecto, y de ahí nació Reformation, una firma que en menos de 10 años ha conseguido colarse no solo en el armario de Meghan Markle, también de estrellas de la talla de Rihanna o Taylor Swift, modelos como Karlie Kloss o influencers como Alexa Chung, Gala González o Marta Carriedo, que posan en sus redes sociales con prendas de la marca, sobre todo sus famosos vestidos.

Ver esta publicación en Instagram

Taxiii!👋🏽🚕 #ny #nyfw #taxi #sneakersalldayeveryday

Una publicación compartida de MARTA CARRIEDO (@martacarriedo) el

La máxima de la firma es clara y concluyente. Reformation hace "moda matadora que no mate". Es decir, su objetivo es crear prendas bonitas que realcen el cuerpo femenino pero que no contribuyan a la contaminación del planeta. Porque una de las principales críticas que se ha hecho a la llamada moda sostenible o 'slow fashion' es que se trata de prendas que no entran por el ojo a primera vista, algo que firmas de nuevo cuño como Reformation están tratando de cambiar con sus propuestas.

La marca tiene su sede en Los Ángeles, pero en estos años ha abierto un total de 13 tiendas en todo Estados Unidos, en ciudades como Nueva York, Washington o Boston. Como decíamos, su prenda estrella y la que más podemos ver en las revistas de moda o Instagram -la nueva Biblia de la moda que ha desplazado al propio Vogue- es el vestido. Y tiene de todas las formas y tipos: de corte mini, midi y largo, con escote en pico, bardot, de tirantes finos o manga larga, con vuelo o ajustados... Y casi siempre en colores lisos o con finos estampados, como las flores, los lunares y las rayas. Su precio medio es de 250 dólares (217 euros), una cifra que, sin ser 'low cost', no es prohibitiva. Aunque los de fiesta son más caros y superan los 400 dólares (350 euros).

Reformation
Vestido de Reformation de estampado de leopardo por 172 euros
Reformation
Vestido de fiesta de Reformation por 371 euros

Si bien hay prendas más baratas, como los tops, que se pueden comprar a partir de 48 dólares (41 euros). Los jeans también están entre sus prendas más vendidas, y en este caso cuestan una media de 100 dólares (86 euros). Todas estas prendas están producidas a partir de tejidos sostenibles, como los rescatados de material muerto en los mares o de restos de tiendas vintage, así como algodón orgánico, viscosa reciclable o Tencell, el tejido que sustituye al algodón tradicional que se cultiva sin utilizar químicos ni pesticidas.

Además, Reformation camina por libre. No se ciñe al calendario de colecciones de la industria tradicional -pegado a las temporadas-, sino que va produciendo en función de los pedidos que tenga o de lo que realmente les apetezca y que saben que sus clientas quieren. De hecho, no sacan más de 40 copias de cada prenda, pues así evitan un exceso de producción y que sus clientas vayan 'uniformadas' -algo que se le achaca siempre a Zara-.  

Con estas premisas, la firma ha logrado colarse en los armarios más privilegiados y también convertirse en un éxito mundial, pues no solo triunfa en su país, sino también en todo el mundo gracias a su portal de venta online, que supone el 65% de su facturación. Una de las principales ventajas y que explica su éxito es que los gastos de envío son gratuitos, siempre. Así, entre 2013 y 2014 -últimos datos publicados- su facturación pasó de los 9 millones de dólares (7,8 millones de euros) a 25 millones de dólares (21,7 millones de euros), cifras que ponen de manifiesto su éxito, al que ahora también se suma Meghan Markle.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios