Un filón para las marcas

Beyoncé, Dulceida... Coachella, la fiesta del postureo que mueve 100 millones

Es el festival de los festivales que en los últimos años se ha visto empujado por el fenómeno influencer y la llegada de grandes marcas.

Coachella
Festival de Coachella / Wikimedia commons

Comenzó siendo un festival dedicado a la música alternativa y al espíritu libre y ha acabado siendo uno de los principales reclamos comerciales del mundo. El Festival de Coachella vuelve el próximo 13 de abril a la localidad californiana de Indio, lugar que durante casi 10 días recibirá cerca de 200.000 visitantes para asistir a un evento que ha adquirido cariz de acontecimiento mundial. Porque en esta zona desértica de Estados Unidos confluirán hasta el 22 de abril artistas, actores, modelos e influencers de todas las partes del mundo a los que, por supuesto, seguirán un buen número de marcas para patrocinar su visita.

La masificación de este festival, que este año cumple 15 años, ha venido de la mano del auge de las redes sociales y la tecnología, ya que su origen es radicalmente distinto de lo que se ha convertido ahora. Hoy por hoy, Cochella es una máquina de hacer dinero que el pasado año batió récord de ingresos con 114 millones de dólares (93 millones de euros) en menos de diez días, según Billboard Boxscore, convirtiéndose así en el primer festival de música anual en rebasar la cota de los 100 millones de dólares.

Pero, ¿cómo ha desembocado un festival hippy en el mayor evento de 'postureo' del mundo? La primera edición del festival se celebró en 1999 y fue puesto en marcha por una pequeña promotora musical, Goldevoice. Pero todo cambió cuando en 2001 fue adquirida por el gigante Anschuzt Entertainment Group (AEG), que controla buena parte de los eventos deportivos y culturales que se celebran en Los Angeles. Con este cambio, llegaron las estrellas, los carteles más comerciales y, con ellos, el público.

Y no un público cualquiera, pues en pocos años se llenó de famosos ataviados con estética hippy, convirtiendo a Coachella en el festival al que acudir para dejarse ver. Son habituales de sus conciertos celebrities internacionales como Paris Hilton, Lindsay Lohan, parte de los ángeles de Victoria's Secret (Alessandra Ambrossio o Sara Sampaio), integrantes del clan Kardashian, cantantes como Selena Gómez o Nick Jonas y muchos influencers, los imprescindibles en cualquier fiesta.

Call it magic 📷: @charles.reagan

Una publicación compartida de Coachella (@coachella) el

De este modo, las marcas vieron la oportunidad de entrar en el festival y posicionarse como aliadas de la cita más trendy del mundo. Así, enseñas de moda y belleza como H&M, Adidas, Levi's, Asos o Revolve y otras de diferentes segmentos, como Heineken, American Express e incluso Instagram, se han unido al evento patrocinándolo, celebrando fiestas VIP para sus exclusivos invitados y llevando a buena parte de todos los influencers y celebridades que allí acuden con todos los gastos pagados. Porque al festival le interesa que estos personajes compartan en sus redes su experiencia allí, creando un efecto llamada que haga que cada vez acuda más público a Coachella para intentar codearse con sus ídolos.

El cartel de este año lo encabezan Beyoncé, Eminem y The Weekend, que estarán acompañados de artistas de un escalón más bajo como Kygo, Jamiroquai, Cardi B, St. Vincent o Post Malone. También habrá hueco para un buen número de artistas menos conocidos y dedicados a la música alternativa, pero serán los primeros los que concentren a la mayoría de público. Estrellas internacionales que han hecho, como es lógico, los precios por acudir al festival suban como la espuma. Este año, el pase sencillo o básico por un fin de semana (se celebran conciertos durante dos fines de semana diferentes) ascendía a los 429 dólares (350 euros) mientras que las entradas VIP costaban 999 dólares (815 euros). Como era de prever, ya están todas agotadas.

Las influencers españolas no se lo pierden

Coachella también cuenta normalmente con presencia española. Algunas de nuestras influencers patrias son habituales del evento y acuden año tras año. La más fiel es Dulceida, que ya cuenta los días para volver a vestirse con ropa hippy y disfrutar del desierto californiano junto a su mujer, Alba Paul, y algunos otros miembros de su pandilla, a la que ella llama 'Dulcesquad'.

Soon 💕🌈🙌🏻🔥🌹💁🏻✌🏻💃🏽🍕🎡

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) el

Otra de las instagramers españolas que también acude a Coachella es Marta Carriedo, que el pasado año acudió junto a su amiga y también youtuber Sylvia Salas. Este año, la marca española de gafas de sol Hawkers, que patrocinará el festival por primera vez, ya ha anunciado que la joven estará con ellos en el festival junto con otras influencers como Roció Osorno (una sevillana que también es diseñadora), Teresa Seco o Mery Turiel. Igualmente, María Pombo también ha anunciado en su Instagram que acudirá este año por primera vez.

Todas estas jóvenes acuden con todos los gastos pagados, ya que son las marcas las que se encargan de llevarlas, alojarlas y vestirlas, para que ellas les devuelvan el favor mostrando sus looks en las diferentes actividades a las que acuden durante el festival. Todo un negocio paralelo que se ha montado alrededor de lo que comenzó siendo un festival hippy que solo buscaba un lugar donde expresarse ajeno a las miradas curiosas de Los Angeles. Años después, se ha convertido en todo lo contrario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios