Miércoles, 22.11.2017 - 15:57 h

El Instituto de Estudios Almerienses ofrece una conferencia sobre la evolución histórica de la Alcazaba

El Instituto de Estudios Almerienses (IEA) ofrece, el próximo miércoles 27 de septiembre, a las 18,00 horas en el Salón de Actos de la UNED, una conferencia titulada sobre la evolución histórica de la Alcazaba. La charla 'De la refortificación de Almería a la restauración de su Alcazaba. Siglos XV al XX' correrá a cargo del investigador Diego Garzón Osuna, doctor arquitecto de la Universidad de Granada.

La conferencia trata de aglutinar, de forma cronológica, la evolución del solar de Almería desde sus orígenes hasta nuestros días, utilizando como vehículo conductor las obras de fortificación de este enclave costero que supo comprender que su desarrollo dependía de los caminos del mar, ha explicado la Diputación Provincial en un comunicado.

En este contexto, la Alcazaba de Almería y las murallas de San Cristóbal constituyen un testigo único de esta evolución, al ser pieza capital de su defensa, símbolo del poder de las distintas civilizaciones que ocuparon la plaza e igualmente reflejo de su decadencia.

En una primera parte introductoria, la conferencia trazará una hipótesis de la evolución urbana medieval de la ciudad de Almería, donde las murallas dan testimonio de su fundación y paulatino desarrollo, gracias a la floreciente actividad comercial del enclave. En igual correspondencia, el deterioro de las defensas desde la segunda mitad del siglo XII traduce el efecto de las invasiones enemigas, la pérdida de población y la merma de la capacidad comercial.

Desde la administración castellana, Almería adaptará sus defensas al empleo de la pólvora, dando paralelamente respuesta a los efectos destructores de los terremotos.

Las técnicas constructivas medievales de los lienzos de muralla, basadas en la elevación de estructuras deleznables de tapial, y la falta de una adecuada financiación de sus reparaciones desembocaron en un proceso progresivo de ruina que se extenderá hasta la segunda mitad del siglo XIX, momento en el que la Corona aprueba la supresión de la plaza militar autorizando la demolición de las mismas para dar paso a grandes reformas urbanas.

A partir de este momento, se pone en cuestión el aprovechamiento militar de la Alcazaba, hasta que a inicios del siglo XX es adaptada como Estación Radiotelegráfica. Tras la Guerra Civil, el monumento inicia su rehabilitación sistemática, al frente de la cual se hace cargo el arquitecto conservador Francisco Prieto-Moreno.

Para finalizar, el estudio desgranada la secuencia de proyectos de intervención propuestos hasta 1986 que permitieron el aprovechamiento cultural y turístico de la fortaleza, constituyendo un referente de la rehabilitación monumental en España.

Ahora en portada

Comentarios