Musa Abdel-Muti Issa: "Con las palabras fotografío los hechos de Palestina"

  • El periodista palestino Musa Abdel-Muti Issa, autor de la trilogía "Al oeste del Jordán", de la que ahora se publica en catalán la primera parte, "Kafer Enas", explica en una entrevista con Efe que ha construido un friso en el que con las palabras fotografía los hechos que ocurren en su país desde 1987.

Barcelona, 30 ago.- El periodista palestino Musa Abdel-Muti Issa, autor de la trilogía "Al oeste del Jordán", de la que ahora se publica en catalán la primera parte, "Kafer Enas", explica en una entrevista con Efe que ha construido un friso en el que con las palabras fotografía los hechos que ocurren en su país desde 1987.

A partir de situaciones y personajes que parten de la realidad, el escritor los dramatiza y convierte en materia literaria con el objetivo de mostrar tanto situaciones políticas como cuestiones relacionadas con la religión y el sexo, "de una manera nada habitual en la literatura palestina", explica.

Corresponsal de la Agencia Efe en Oriente Medio durante unos años, profesor en la Universidad palestina de Al-Najah y relaciones públicas y consejero de prensa de la embajada de los Emiratos Árabes en Madrid, Musa Abdel asevera que escribe con un estilo "periodístico, sencillo de entender, intentando que el lector imagine las situaciones tal como están ocurriendo".

En "Kafer Enas", que aún no se ha publicado en castellano y que en catalán ha sacado al mercado la editorial Tigre de Paper, describe, de la mano del personaje de Kais, un miembro de la resistencia palestina dedicado a la causa de la liberación de su país, la primera Intifada, entre 1987 y 1991, en un pueblo rural cerca de Nablus, al norte de Cisjordania.

Al lado de Kais están Nora, una representación de la mujer palestina; Mubarak, un agente del Mossad que tiene el objetivo de infiltrarse entre los activistas palestinos, y Aixa, una cirujana que rechaza las tradiciones que coartan la emancipación de la mujer.

En contraposición está Jamila, una secretaria atrapada por el peso de la tradición, y también es importante el personaje de Faris, un joven que se enfrenta a su padre por el deseo de estudiar en el extranjero y conocer otras culturas.

En su opinión, representan a personas que se pueden encontrar en su país y, en el caso de Kais, "queda muy claro que lucha en dos frentes, contra la ocupación israelí y para liberar a su pueblo de las tradiciones antiguas, al creer que tienen un efecto nocivo sobre las gentes".

"La obra -continúa- refleja la lucha interior y exterior de algunos de los personajes, puesto que intentan liberarse de los tabúes a los que están sometidos, a la vez que quieren independizarse de la ocupación israelí".

En esta primera parte de la trilogía la acción se desarrolla principalmente en zonas rurales, "donde la religión -asegura- hace mucho daño a la gente y donde hay mucha represión".

La novela muestra, según su autor, una sociedad dividida entre la modernidad y el tradicionalismo, entre la secularización y la religión, desgarrada por la lucha entre un nacionalismo laico y un fundamentalismo religioso que busca en el Islám la solución a todos los problemas.

La segunda parte de la trilogía, "El zoco en llamas", ahonda en la segunda Intifada y traslada la trama a ciudades como Nablus, Ramala y Jerusalén, mientras que la tercera, "Dios no perdona a las vírgenes", se desarrolla en toda Palestina, con "los personajes mezclados entre sí y luchando en favor de la paz para crear un estado democrático y libre donde convivan ambos pueblos en libertad y democracia".

Llegado a este punto, Musa Abdel-Muti Issa indica, contundente, que "no hay otra vía más que la paz y que cada persona tenga sus derechos".

Mostrar comentarios