Domingo, 18.11.2018 - 19:48 h

Institut Valencià de la Música recupera dos conciertos de Manuel Palau en el nuevo disco de la Jove Orquestra

El Institut Valencià de la Música (IVM) ha recuperado dos de las principales obras sinfónicas del maestro valenciano Manuel Palau (1893-1967) con la grabación de un disco de la Jove Orquestra de la Generalitat (JOGV), bajo la dirección de Manuel Galduf.

Institut Valencià de la Música recupera dos conciertos de Manuel Palau en el nuevo disco de la Jove Orquestra

VALENCIA, 11 (EUROPA PRESS)

El Institut Valencià de la Música (IVM) ha recuperado dos de las principales obras sinfónicas del maestro valenciano Manuel Palau (1893-1967) con la grabación de un disco de la Jove Orquestra de la Generalitat (JOGV), bajo la dirección de Manuel Galduf.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la directora del IVM, Inmaculada Tomás, ha destacado que Palau es una de las figuras más representativas de la música valenciana de los dos primeros tercios del siglo XX.

En la presentación del CD, el director Manuel Galduf ha apuntado que este trabajo facilitará la difusión de un maestro con el que los músicos valencianos "están en deuda" y cuya obra sinfónica "apenas está registrada en disco".

Este disco forma parte de la colección Patrimonio Musical Valenciano y recoge el Concierto dramático para piano y orquesta y el Concierto levantino para guitarra y orquesta, en las que intervienen los solistas Bartomeu Jaume y Rafael Serrallet, respectivamente.

Las obras fueron grabadas en directo durante diversos encuentros de la JOGV, una orquesta "de carácter pedagógico, encaminada al perfeccionamiento de los jóvenes músicos valencianos".

Según las mismas fuentes, con esta publicación, el IVM pretende recuperar dos composiciones que, pese a su gran calidad, no han alcanzado hasta el momento "el lugar que les corresponde en el repertorio concertístico de la música valenciana del siglo XX".

Para ello, ha sido fundamental la confluencia del esfuerzo y la iniciativa de los referidos solistas y sus investigaciones sobre las partituras y el material orquestal requerido, así como la voluntad de Galduf y las facilidades concedidas por los herederos del compositor.

Uno de sus nietos, Salvador Almenar, ha mostrado su agradecimiento por la recuperación de dos obras muy queridas por su autor, de las que ha dicho que "aunque no habían quedado en el olvido, no eran hasta el momento accesibles para el melómano actual".

La relevancia de Palau, galardonado con el Premio Nacional de Música en 1927 y 1945, obedece a la trascendencia de su lenguaje musical y a la importante cantidad y calidad de sus discípulos directos o indirectos, entre ellos Galduf, Luis Blanes, Vicente Galbis García, Salvador Seguí, Eduardo Cifre y Eduardo Montesinos.

Manuel Palau fue alumno, entre otros, de Eduardo López-Chavarri, y posteriormente, fue profesor de Historia de la música, Conjunto vocal e instrumental, Folclore y Composición en el Conservatorio de Valencia, centro que dirigió desde 1951 hasta su jubilación.

Fundó la orquesta Pro Arte y dirigió la Orquesta Sinfónica de Valencia, además de las bandas de Vinalesa y Moncada y la Primitiva de Liria. Creó y dirigió el Instituto de Musicología y Folclore de la Institución Alfonso el Magnánimo, donde emprendió una importante labor de recopilación de melodías del folclore valenciano.MODERNIDAD FORMAL

Las primeras obras de Palau fueron acogidas con hostilidad por su modernidad formal, según el experto Pascual Hernández Farinós, quien asegura que "su estilo se caracteriza por una combinación de la técnica armónica y orquestal impresionista con las pautas melódicas de la música popular valenciana, de donde surgió un nacionalismo avanzado que influyó en el denominado Grupo de los Jóvenes con Vicente Garcés, Ricardo Olmos, Luis Sánchez, Vicente Asencio y Emilio Valdés".

Llegó a estrenar una de sus obras en el Teatro de los Campos Elíseos (París) y, en los años 50, compuso la ópera Maror, con libreto de Xavier Casp. Poco antes de jubilarse, ocupó la primera cátedra de Dirección de Orquesta de España en el Conservatorio de Valencia.

A finales de los 30 y coincidiendo con la Guerra Civil, su lenguaje derivó hacia una cierta ironía y un neoclasicismo impresionista, que se tradujo en su producción de la década siguiente, en un acercamiento a las grandes formas clásicas, como queda demostrado en sus dos sinfonías (1940 y 1944), así como en las dos piezas que incluye el disco.

La Orquesta Municipal, dirigida por el autor y con Leopoldo Querol al piano, estrenó el Concierto dramático el 17 de octubre de 1948 en Valencia en una interpretación que tuvo una notable acogida. Volvió a interpretarse en 1951 con la pianista Dolores Sendra, pero no volvió a aparecer en los programas de concierto, hasta el extremo de que se llegó a creer que se habían extraviado los manuscritos.

Por lo que se refiere al Concierto levantino para guitarra y orquesta, compuesto en 1947 con el referente del Concierto de Aranjuez de Rodrigo, fue estrenado por Narciso Yepes y la Orquesta Nacional de España, dirigidos por Ataúlfo Argenta, el 17 de diciembre de 1948 en Madrid.

Según las mismas fuentes, las críticas que recibió entonces la composición por la excesiva carga orquestal llevaron a Palau a revisar el concierto que posteriormente ha sido reconocido en la bibliografía histórica de referencia.

Ahora en Portada 

Comentarios