Miércoles, 11.12.2019 - 18:02 h

Vicente Ombuena: "Sustituir a Plácido es un honor que me tiene aún mareado"

El tenor valenciano Vicente Ombuena (1960) está "muy feliz" por debutar en el Teatro Real en el rol principal de la ópera de Daniel Catán "Il postino", pero le duele que sea porque tiene que sustituir, por enfermedad, a Plácido Domingo: "Es un honor que aún me tiene mareado", ha dicho hoy a Efe.

Madrid, 10 jul.- El tenor valenciano Vicente Ombuena (1960) está "muy feliz" por debutar en el Teatro Real en el rol principal de la ópera de Daniel Catán "Il postino", pero le duele que sea porque tiene que sustituir, por enfermedad, a Plácido Domingo: "Es un honor que aún me tiene mareado", ha dicho hoy a Efe.

"La verdad es que me siento un poco en esa vorágine de que por una parte me siento muy feliz de cantar aquí, pero dolido enormemente de que sea por las circunstancias que se han dado. Yo creo mucho en el karma, y no me parece bien que la felicidad de uno emane de la desgracia de otros", subraya.

No ha hablado todavía con Domingo (Madrid, 1941), pero sabe que esta noche ha descansado y que está "muchísimo mejor" y "fuera de peligro" de lo que ha sido algo "grave", porque, apunta, el trombo podía "haber ido al corazón o al cerebro" y no al pulmón, donde le ha provocado una embolia.

"Hay que dar gracias a quien creas, porque es un final feliz. Es un roble, con una fuerza increíble. Ayer vino a vernos al teatro su hijo y nos dijo que su padre nos enviaba su fuerza y su energía. Él, a nosotros", se asombra.

Ombuena era el "cover" de Domingo para las funciones que este iba a protagonizar desde el 17 en el Real, como ya lo había sido en el estreno europeo de "Il postino", en Viena, y luego en París.

Por problemas de agenda, el madrileño no pudo cantarla, como se había comprometido, en México, en el festival cervantino de Guanajuato, y él hubo de ser el protagonista y luego, en Santiago de Chile, se alternó en el papel con Domingo.

"Supongo que algún tenor más habrá en el mundo que se sepa el papel, pero no llegará a muchos", admite riéndose.

El tenor valenciano tuvo la fortuna de prepararlo con el propio Catán (1949-2011), en Viena: "Es una experiencia increíble y única que el propio compositor te diga lo que quiere expresar".

Ombuena ha recordado que Catán escribió este papel "a medida de la tesitura de Plácido, que es de central a grave, muy amplia. Es como un tenor 'spinto' central grave. Un 'baritenor'", bromea el valenciano, cuyo registro está "más en la zona media".

"'Il postino' es una obra que dramatúrgicamente está muy bien. Cuando la vi por primera vez, dije que era la ideal para ser la primera ópera que vea un hispanohablante. La música es bonita, el texto entendible, hay comedia, drama... No para nunca", detalla.

Ya había cantado en varias ocasiones en el Real, en "La Boheme" u "Otelo", pero no lo hacía desde 2010, cuando estuvo con "El holandés errante".

Hoy será el primer día en el que ensayen en conjunto con la orquesta, y verán balances y volumen de voz, pero la producción no cambiará "en nada": "Espero que Plácido pueda disfrutarla desde una butaca el último día", ha deseado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING