Domingo, 20.10.2019 - 19:15 h

De la Iglesia: "Las mujeres son cada vez más malas, y los hombres más tontos"

Alicia G.Arribas.

Alicia G.Arribas.

San Sebastián, 22 sep.- Hoy era el día en el Festival de Cine de San Sebastián para "Las brujas de Zugarramurdi", la nueva y esperada comedia del director Álex de la Iglesia con la que vuelve a sus orígenes más "bilbaínos" y disparatados, con el sólo objetivo de partirse de risa y conjurar sus ataques de misantropía.

"Creo que los hombres somos cada vez más tontos, lerdos y torpes a la hora de comunicarnos con el mundo femenino, y las mujeres son cada vez más malas, más perversas y más inteligentes, cosa que lo hace todo infinitamente más sexy. Me da la impresión -apunta en una entrevista con Efe- de que todo lo que me gusta, al final termina dándome miedo".

Y algo así pasa con su recreación del poder del matriarcado y el origen "real" de las historias de brujas, que el realizador vasco ha demostrado con creces conocer y haber estudiado -"el sombrero de las brujas que se representan en Nueva York o Minesota es en realidad el folclórico navarro"-, porque al final, da miedo.

"'Las brujas de Zugarramurdi' es una comedia desmadrada antropológicamente hablando, es decir, como dirían los antropólogos, el modo en el que busco separarme de la madre y encontrar la diversión tras ese divorcio materno", apungta.

"Pero esto sin ningún tipo de pretensión -aclara enseguida- esto es un juego en el que disfruto viendo cómo mis amigos, y yo, y la gente de mi edad, intentamos sobrevivir en un mundo dominado por las mujeres en el que nos ha quedado el papel de tontos".

Un argumento que comparte Carmen Maura, una de las brujas protagonistas, junto a Carolina Bang y Terele Pávez, y que sitúa en una pura pose del director, porque a él, que es "superfan de las mujeres", dice, "la guerra de sexos me divierte".

De la Iglesia, que ha comparado a los "guapos oficiales" de la película, Mario Casas y Hugo Silva, con Roger Moore y Tony Curtis, asegura que "no hay mejores actores" para sus papeles porque "manejan la mecánica de la seducción a la perfección".

"Siendo una comedia, y una locura, y teniendo dentro toda la estética y todo el simbolismo con el que trabaja Álex, sí que es verdad que no hay nada al azar; creo que sobre todo -apunta Silva en declaraciones a Efe- es una película para reír, para pasarlo bien y para gritar, es 'rock and roll'".

A pesar de que la escena más "potente" de la cinta es al final, donde un aquelarre reúne (de verdad) a todas las mujeres del pueblo de Zugarramurdi, en lo que fue un rodaje "irrepetible" en palabras del director, los actores se quedan con una del principio.

"Cuando vamos en el taxi y empezamos a desnudar los personajes y a conocernos, mostrando cuáles son los sentimientos, el alma y los principios de estos desgraciados que van de aventuras", dice Silva, y Casas añade que no hay que olvidar cómo van "vestidos", más bien, pintados, "y la velocidad que lleva el texto, que no te deja respirar".

El director, acompañado del resto del elenco, ha ofrecido, además, una divertida rueda de prensa en la que ha provocado más de una vez las carcajadas del público, solo un avance de lo que, ha dicho, espera conseguir cuando se estrene el filme.

"La idea de la película es entretener, no hay ganas de contar grandes mensajes, ni de aburrir al espectador con obsesiones ni con neurosis, salvo las inevitables -bromea-, la cosa es reírnos de la guerra de sexos y de lo que me pasa, que tengo un problema de misantropía", remata, para añadir: "Lo que quiero es intentar agradar".

El director de "La comunidad" también ha aclarado que a él, que es "más viejuno" que Juan Antonio Bayona, flamante ganador del Premio Nacional de Cinematografía -que Álex posee desde 2010-, quizá por ello le gusta más "entenderse con los actores", en referencia a "Lo imposible", rodada en inglés con estrellas hollywoodienses.

"Y no lo digo porque no entienda inglés -no sufro de esa enfermedad nacional-", dice volviendo a arrancar las risas en la sala de prensa del Kursaal, sino que "lo que me gusta es que los personajes sufran y vivan donde yo camino".

El realizador ha hecho también una declaración de intenciones al afirmar, rotundo, que seguirá haciendo cine "por mucho tiempo", ya que es de los que se crece "en la adversidad".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios