Viernes, 23.08.2019 - 22:28 h
Relevo, una firma valenciana

El negocio que no se le ocurrió a nadie: las bolsas de basura de plástico reciclado

El emprendedor Álvaro Salmerón puso en marcha esta marca ante su deseo de reducir el impacto medioambiental.

Bolsas Relevo
Relevo es la firma española de bolsas de basura recicladas

En la era de la sostenibilidad ya no hay casi nada que se escape a esta fiebre. Ropa sostenible, complementos sostenibles, turismo sostenible, comida sostenible y un largo etcétera. Todo ello con el objetivo de reducir los elevados niveles de contaminación que hemos alcanzado en estos años, los cuales han obligado a los países a tomar medidas urgentes, como el Acuerdo de París, puesto en marcha por la Convención de Naciones Unidas para que los estados reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero.

Por lo tanto, actualmente, quien más quien menos, intenta poner su granito de arena para mejorar el medio ambiente, consumiendo de una forma más consciente y reciclando tanto la basura como la ropa. El separado de la basura es algo que ya hacen muchos hogares desde hace tiempo, separando los plásticos de los desechos orgánicos. Pero hay un problema en el que parece que nadie ha reparado hasta hace muy poco. Para reciclar usamos precisamente un producto altamente contaminante: las bolsas de basura. Porque muchos no han reparado en que están realizadas completamente de plástico virgen, por lo tanto, estaríamos reciclando en vano. Pero alguien sí lo hizo, y propone una solución: bolsas de basura de plástico reciclado. Y, además, 'made in Spain'.

La idea la puso en marcha Álvaro Salmerón, el actual CEO de Relevo, la firma española que produce bolsas de basura de plástico reciclado. El proyecto comenzó hace cinco años, pero no se hizo realidad hasta dos después, lo que le costó producir las bolsas con la calidad que quería, que ha sido el principal escollo que ha encontrado para llevar a buen puerto su idea, que nació de su deseo de reciclar, "pero de verdad, no empezando la casa por el tejado", indica a este medio.

Así, ha logrado unas bolsas de plástico reciclado que evitan que cada año una familia consuma, de media, cinco kilos de plástico virgen solo en bolsas de basura, un producto que hasta el momento no tenía un sustituto que no dañe el medio ambiente. Por lo tanto, al reutilizarse, está en constante movimiento, evitando que se produzca plástico nuevo. Así, en el último año, Relevo utilizó 4.230 toneladas de plástico reciclado, lo que supone un ahorro de 7.621 toneladas de CO2 y de 16.285 barriles de petróleo, que es la sustancia más contaminante del mundo. 

"Lo más importante de reciclar el plástico es que no llega al mar, pues es la única forma que hay para que no acabe en el océano", recalca Salmerón, de ahí la cruzada que Relevo ha emprendido para concienciar acerca de una forma de reciclar que sea realmente efectiva. Ha puesto en marcha el Movimiento Relevo con el objetivo de que cualquier persona pueda contribuir a cambiar el mundo con el pequeño gesto que supone usar bolsas de basura recicladas.

Un negocio que da sus frutos

En estos tres años en el mercado, Relevo ya ha conseguido hacerse un hueco entre los principales distribuidores en España. Sus bolsas de basura pueden encontrarse en los centros Carrefour, Eroski, Caprabo o El Corte Inglés. El precio de estas bolsas está "en la media del mercado", con unos 2 euros por un paquete de 15 bolsas para el hogar y de 3,50 euros para las de jardín, paquete en el que vienen 10 bolsas.

Según el fundador de la compañía, lo más destacable del producto, además de su sostenibilidad, es la calidad, pues apunta a que es "un 20% más resistente que las bolsas de plástico virgen", algo que vendría dado de los dos años que tardaron en desarrollarlas, pues lograr esta calidad con plástico reciclado era imprescindible para poder competir en el mercado.

Pero además, Relevo tiene otras fuentes de ingresos. También venden sus bolsas a algunas ciudades y Ayuntamientos, para la recogida municipal que se hace por las calles. Entre ellas, la más importante es Málaga, la cual se ha involucrado en el movimiento de la marca hasta tal punto que la ciudad está ahorrando al año 50.000 kilos de plástico virgen. Además, también colaboran con organizaciones que limpian las playas de residuos que luego acaban en el mar. "Lo más lógico es que lleven bolsas de plástico recicladas para realizar esta labor", señala Salmerón.

Así, en estos tres años de vida a pleno rendimiento, Relevo ya tiene 70 empleados en su sede en Valencia, donde se producen íntegramente las bolsas, y factura al año unos 3 millones de euros. Unos logros que quieren seguir agrandando, y para ello consideran que es fundamental la labor de comunicación, dar a conocer el proyecto y que cada vez más gente se sume a él.

En este sentido, las redes sociales están jugando un papel fundamental. Hoy en día, si no estás en estos canales, prácticamente no existes, por ello para una empresa que está dando sus primeros pasos es imprescindible. Por el momento, Relevo tiene cuentas en Facebook e Instagram, siendo la primera la más exitosa, con 50.000 seguidores en dos años. Ahora se están centrando en Instagram, donde están contactado con influencers para darles a conocer el proyecto, "los cuales se muestran muy interesados, pues la ecología es un movimiento que ha regresado para quedarse y hay muchos perfiles en redes especializados en este ámbito".

Así, esta pequeña empresa valenciana está dando pasos para cambiar y mejorar el mundo a través de algo tan básico como las bolsas de basura. Un producto que está presente en todos los hogares pero que nunca antes nadie pensó que había que era el primer paso para hacer realmente un buen proceso de reciclaje.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios