Jueves, 22.08.2019 - 07:33 h
La joven tiene ya un poderoso imperio

Los negocios de Ivanka, la heredera de los 3.500 millones de Donald Trump

La segunda hija del presidente de Estados Unidos y la modelo Ivana Trump tiene ya un importante imperio además de la herencia de su padre.

Ivanka Trump
Ivanka Trump es el ojo derecho de su padre / EFE

Ivanka Trump sueña con ser presidenta de Estados Unidos. Eso es lo que revela el libro 'Kushner Inc.', de la periodista de 'Vanity Fair' Vicky Ward, recientemente publicado. La joven de 37 años, la segunda hija de Donald Trump y su ojito derecho, estaría decidida a imponer la 'dinastía Trump' en la Casa Blanca, idea que ha ido dando forma en todos estos años como asesora de su padre. Alcanzar la presidencia del país sería el colofón de una carrera vertiginosa, pues a su edad ya tiene numerosos negocios y el colchón de la herencia del imperio inmobiliario de Trump, valorado en unos 3.500 millones de euros -4.000 millones de dólares-.

Ivanka es la segunda hija de Donald y la modelo checa Ivana Trump, nacida en Nueva York y graduada en Economía por la Universidad de Pensilvania. Tras acabar sus estudios, tuvo una breve pero destacada carrera en las pasarelas, al igual que su madre, llegando a desfilar para Versace o Thierry Mugler y ocupando algunas portadas de moda destacadas. Si bien pronto abandonó este mundo para trabajar con su padre, uno de los mayores magnates estadounidenses.

Primero en sus programas de televisión y concursos, como Miss América, que era de su propiedad y donde Ivanka participó como jurado o 'El Aprendiz', donde también apareció en algunos episodios. No obstante, pronto tuvo un puesto en la Organización Trump, uno de los 'holdings' inmobiliarios de su padre, donde a día de hoy ostenta la vicepresidencia y se encarga de la expansión internacional de sus hoteles y campos de golf.

Pero no contenta con este importante puesto, la heredera de Trump empezó su andadura en solitario en 2014 con una marca homónima de ropa, joyas, maquillaje y hasta complementos del hogar, la cual se vendía en los mejores grandes almacenes de Estados Unidos. Si bien tenemos que hablar en pasado de ella, porque en 2018 echó el cierre. Aunque la versión oficial es que lo hacía porque está centrada en su labor política en Washington-ahora es una de las principales asesoras de su padre y ha llegado a sustituir a Melania como 'primera dama' en numerosos actos-, la realidad es que desde que su padre accediera a la presidencia ha tenido muchos problemas y polémicas en su negocio.

Del boicot a beneficiarse de su posición

La llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016 generó mucha controversia en todo el mundo, la cual afectó a los negocios de Ivanka. Es más, antes de que ganase los comicios ya le empezó a impactar, pues comenzaron a surgir movimientos que llamaban a boicotear sus productos, como el #GrabYourWallet, que animaba a los consumidores a no comprar en las tiendas que vendieran la marca de Ivanka.

Si bien el asunto fue a mayores cuando su padre asumió la presidencia, ya que grandes almacenes como Nordstrom o Hudson's Bay -los más grandes de Canadá- retiraron sus productos, puesto que los consumidores decidieron dejar de comprarlos. Así, el imperio que la joven había construido, que estaba valorado en unos 45 millones, empezó a venirse abajo ante la caída de las ventas.

Una sangría que se disparó el año pasado, cuando, según 'The Wall Street Journal', las ventas de ropa de la marca Ivanka cayeron un 45% en las plataformas digitales de Amazon, Macy's y Bloomingdales entre enero y junio de 2018. Así, solo un mes después se anunció el cierre, a pesar de que poco antes Ivanka habría estado intentando expandir el negocio.

Porque solo un año antes la joven habría aprovechado su influyente posición para registrar varias marcas en China, uno de los lugares más atractivos para su negocio, tal y como había declarado en el pasado. Cuando esto saltó a la opinión pública, el escándalo fue enorme, hasta el punto que su padre tuvo que salir en su defensa. 

Así, ahora parece que los negocios ya están totalmente aparcados para Ivanka. Junto a su marido Jared Kushner -con el que tiene tres hijos- forma una de las parejas con más poder en Washington actualmente y entre sus planes podría estar establecerse a largo plazo en la Casa Blanca con su propia carrera política. Una posibilidad que a día de hoy es remota, pero que deja claro que los planes de la hija favorita de Trump no son muy lejanos a los de su padre. Según el libro de Ward, el matrimonio siente una "insaciable lujuria por el poder" y ahora que lo han probado de primera mano es difícil que puedan resistirse a él. Por el momento, según Forbes en 2018 era la 24º mujer más poderosa de Estados Unidos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios