Jueves, 18.07.2019 - 06:16 h
Se vuelven a saltar otra norma de tráfico

El nieto de 11 años de la Reina Isabel II, pillado conduciendo un Land Rover

Parece que la familia real británica tiene un problema con las normas de circulación, pues sus miembros no dejan de infringirlas.

Windsor
Se trata del hijo pequeño del príncipe Eduardo, llamado James

En las últimas semanas, no dejan de llegar noticias procedentes de Buckingham Palace relacionadas con la circulación. Y casi todas en sentido negativo. Después de que su esposo provocara un accidente y fuera pillado conduciendo sin cinturón de seguridad, la Reina Isabel II tuvo que dejar de conducir por carretera, una de sus grandes pasiones. Pero el resto de los miembros de su familia igual también deberían revisar su comportamiento al volante.

Si ayer contábamos que su hijo Andrés de York fue cazado por los fotógrafos circulando también sin el cinturón, las noticias que llegan este jueves son más graves aún. Porque ahora han pillado al nieto pequeño de la Reina, de tan solo 11 años, conduciendo por las inmediaciones del Castillo de Windsor.

Tal y como ha publicado 'Daily Mail' en exclusiva, el pequeño James, hijo del príncipe Eduardo -el benjamín de la Reina- ha sido cazado al volante a una edad demasiado temprana para hacerlo. Y todo ello amparado por sus padres, pues su madre, Sophie, la condesa de Wessex, iba a su lado imaginamos que ayudándolo para no chocarse.

James, undécimo en la línea de sucesión al trono, estaba conduciendo el Land Rover de la familia, modelo Discovery, en estos terrenos propiedad de la familia real. Cabe señalar que, al tratarse de una propiedad privada, el niño puede conducir sin necesidad de licencia. Si bien no deja de tratarse de un comportamiento imprudente, y más para un miembro de la monarquía, que supuestamente debe dar ejemplo ante los ciudadanos.

Pero para los Windsor, el tema de conducir parece que es algo normal, a la edad que sea y contraviniendo alguna que otra norma. Porque el niño lo hizo delante de su abuela la Reina, que también estaba en el Castillo de Windsor paseando a caballo junto a su marido, el príncipe Felipe. 

Estas imágenes se tomaron en estas pasadas vacaciones de Pascua, en las que los soberanos se han reunido con la familia de su hijo pequeño para descansar unos días en el campo y disfrutar de las actividades que les gusta hacer, entre las que sin duda está conducir, desde una edad muy temprana.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios