Viernes, 20.09.2019 - 15:48 h
Su madre es la actriz detenida Lori Loughlin

Olivia Jade, la influencer arrastrada por el escándalo universitario que sacude EEUU

La joven, que tiene más de un millón de seguidores en Instagram, habría entrado a la Universidad del Sur de California por presuntos sobornos.

Olivia Jade
Olivia Jade es la hija de la actriz detenida Lori Laughlin

La comunidad universitaria de Estados Unidos y buena parte de Hollywood están en shock. Este martes, las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin fueron detenidas en el marco de una operación contra una red que pagaba sobornos millonarios para que los hijos de personas adineradas accedieran a las mejores universidades del país. Ambas intérpretes, conocidas por la series 'Mujeres Desesperadas' y 'Padres Forzosos', habrían desembolsado elevadas cantidades de dinero para que sus vástagos pudieran ingresar en la facultad, un delito que salpica a una joven muy conocida en las redes sociales de los norteamericanos.

Se trata de Olivia Giannulli, la hija de Lori Loughlin, una joven de 19 años que acumula 1, 3 millones de seguidores en Instagram y casi dos millones en YouTube-redes en las que es conocida como Olivia Jade- y que se ha visto arrastrada por este escándalo, puesto que las investigaciones policiales señalan que sus padres, la actriz diseñador Mossimo Giannulli, habrían desembolsado medio millón de dólares (440.000 euros) para que Oliva y su hermana ingresaran en la Universidad del Sur de California.

El pasado otoño, Olivia anunció a sus seguidores en Instagram que entraba en este centro con una publicación que, además, estaba patrocinada, es decir, pagada, pues hacía alusión a que había utilizado Amazon Prime para estudiantes para tener su cuarto en la residencia de la Universidad listo con todas las cosas que necesitaba.

Si bien ahora, esa felicidad que mostraba por convertirse en universitaria se habría venido abajo, ya que puede que su estancia en esta facultad sea más corta de lo que hubiera deseado. Si finalmente se demuestra que sus padres pagaron para que estudiara allí, Olivia podría ser expulsada. Y no solo eso, su carrera como influencer y prescriptora de marcas podría acabarse ante la desconfianza de las marcas con las que trabaja. Que, por cierto, son algunas de las más importantes del mundo.

Amazon, Sephora, Tresemmé...

Como hemos señalado anteriormente, Olivia tiene clientes tan importantes como la todopoderosa Amazon, la mayor compañía de comercio online del mundo. Pero ahí no queda la cosa, pues uno de sus mayores logros es haber sacado su propia colección con el gigante de la belleza Sephora.

Olivia lanzó hace unos meses su propia paleta de maquillaje con la casa, algo al alcance solo de estrellas como Rihanna o las maquilladoras Charlotte Tillbury o Kat Von D. Una colaboración que abría la vía de la joven a los negocios puros y duros, ya que casi todas las influencers empiezan de este modo para fundar después sus propias marcas.

Otras de las marcas con las que trabaja Olivia son la de productos capilares Tresemmé o Smile Direct Club, una firma de fundas blanqueadoras para la dentadura. Pero también toca el mundo del lujo, acudiendo a eventos de marcas como Dolce&Gabbana, lo que demuestra que la influencer tiene una más que elevada popularidad.

De hecho, es una apasionada del lujo, algo que puede verse en sus numerosas fotografías, en las que luce bolsos de Louis Vuitton o Chanel, las famosas zapatillas Triple S de Balenciaga o vestidos de Dolce&Gabbana. Olivia vive una vida de fiestas, eventos y derroche que puede comprobarse en sus vídeos de YouTube, en los que de hecho reconocía que lo que más le importaba de la experiencia universitaria era disfrutar de fiestas y juegos.

Ahora, todo ese universo podría venirse abajo por este escándalo en el que hay cerca de 50 acusados de haber pagado más de 22 millones de euros para que sus hijos entraran en universidades tan reputadas como Yale, Georgetown o Stanford, además de la universidad californiana de Olivia Jade. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios