Sábado, 30.05.2020 - 13:48 h
92 Premios de la Academia

¿Alzará Netflix el Oscar? Hollywood tiene a taquilla y crítica de su parte en 2020

Las grandes favoritas a llevarse la estatuilla a Mejor Película suman la mejor recaudación conjunta antes de una gala en muchos años.  

Ingresos taquilla Películas Oscar 2020
Ingresos taquilla Películas Oscar 2020 / Nerea Bilbao

Al menos, nadie podrá acusar a Netflix de miserable o rácana. Si esta próxima madrugada (en hora española), la gran reina de las multipantallas se queda sin cetro en forma de Oscar en alguna de las grandes categorías no será porque haya pecado de avara. Todo lo contrario, la empresa de Reed Hastings ha tirado de talonario en todos los pasos posibles que llevan hasta el camino de la alfombra roja ante el Dolby Theatre de Los Angeles. Desde pagar los derechos por hacer una película mastodóntica que nadie quería sufragar hasta las intensas campañas de publicidad entre los académicos que votan.

Pero quizá el año 2019 no fuera el mejor escenario para ir con todo a la guerra. Justo cuando parecía tener al caballo ganador con nada menos que Martin Scorsese y 'El irlandés', su gran obra de 40 años de maduración y cumbre de toda una carrera, la crítica y el público han aplaudido como no se recordaba en muchos años a sus más directos rivales. A veces, solo a veces, hacer mucho ruido en redes sociales (y gastar para que se note) no lo es todo.

Ni siquiera, como según apunta The New York Times, cuando Netflix ha podido destinar nada menos que 70 millones a intentar convencer en las últimas semanas a los votantes de lo buenas que son sus películas. Con el éxito en la mano de ser la productora con más nominaciones (un total de 24, tras las quince de 2019 y las ocho de 2018), la empresa de Los Gatos ha reabierto teatros de Broadway para sus estrenos de relumbrón, ha pagado viajes, ha regalado zapatillas pontificias (por su película 'Los dos Papas') y, en particular, se ha puesto en manos de Lisa Taback, la que fuera artífice de poner en la senda de los premios a las películas que lanzaba el ahora denostado Harvey Weinstein en los 90 e incluso 'lograra' sorpresas recientes como las de 'El discurso del rey' o 'Spotlight'.

¿Será suficiente este despligue para que 'El irlandés' o 'Historia de un matrimonio' triunfen en la 92 edición de los Oscar? En España lo tenemos claro: apoyamos a Netflix en esta cruzada por lo que le toca a 'Klaus', la película de animación de Sergio Pablos pagada por el dinero del streaming, y a la que la capacidad para ganarse afectos de la multinacional del ocio está colocando en lo alto de las apuestas frente a Disney o Dreamworks. También parece que Laura Dern, por su papel en 'Historia de un matrimonio', tiene su nombre grabado en la categoría de mejor actriz secundaria. A partir de ahí, se le complica el panorama.

Paradójicamente, el nuevo fracaso en forma de premios de Netflix lo puede explicar... el dinero. Dinero en forma de dólares pagados en una ventanilla y no en una cuenta domiciliada de forma mensual, para ser más concretos. No se recordaba una taquilla conjunta tan buena de las favoritas desde hace diez años, cuando 'Avatar', 'Malditos bastardos' y 'Up' llegaban a la ceremonia con los bolsillos llenos... y al final ganó 'En tierra hostil', la película ganadora del máximo galardón con menos taquilla de la historia, con apenas 20 millones de recaudación en Norteamérica (también la única cinta con una mujer tras las cámaras ganadora en la categoría de dirección).

Un decenio después, Hollywood puede presumir de potencia de fuego y de haber conseguido que sus películas de prestigio también llenen sus arcas. Para este 2020, las que acaparan mayor número de nominaciones son también exitazos en las salas de cine, esos lugares a los que Netflix solo lleva sus películas para poder competir en galas como los Oscar, que exigen un estreno como la industria manda: en pantalla grande y con olor a palomitas en el ambiente.

La que más brilla en los dos sentidos -opciones a estatuilla e ingresos- es 'Joker', que ha ingresado 1.400 millones de dólares en todo el mundo (unos 335 en casa) y que aspira a once premios. Algo lejos en cifras globales, pero con números que las sitúan entre las 30 más vistas de todo el año, están 'Érase una vez en... Hollywood' y '1917', las dos cintas de productoras de la vieja escuela con diez nominaciones cada una que aspiran a dominar los discursos este año y ambas con más de 300 millones de ingresos mundiales.

Siempre que la surcoreana 'Parásitos' no dé la campanada del siglo, el consenso de los expertos (aquí, recogidas a modo de apuestas según las quinielas de decenas de medios y analistas) sitúa a la película sobre la Primera Guerra Mundial con bastante ventaja sobre las demás. Y por la segunda plaza en distinciones de peso, la propia cinta asiática o la oda al Hollywood perdido de Quentin Tarantino. 

¿Y qué ocurre con 'El Irlandés', la obra maestra y definitiva (palabras del propio Netflix) de un genio del cine como Scorsese? Que su victoria sería toda una sorpresa. También tiene diez nominaciones, la mayoría de alto rango. Allá por el verano, cuando Netflix arrancó la campaña previa de promoción abarrotando los medios con informaciones sobre la película, ya se hablaba de que su presupuesto se había disparado sobre lo previsto.

Aunque también por entonces se daba por sentado que arrasaría en los Oscar por falta de rivales. Sin contar con los 100 millones de dólares por hacerse con los derechos de una película que nadie quería producir por su elevado coste, Hastings puso sobre la mesa otros 120 millones para el rodaje y, finalmente (debido a las exigencias de efectos especiales y digitales para recrear a los actores rejuvenecidos) el presupuesto se disparó hasta los 159.

De lejos, es la película más cara de las nueve nominadas. 'Le Mans'66', con 96,5 millones, y '1917' y 'Érase una vez en... Hollywood', con alrededor de 90 cada una, pueden presumir de haber rentabilizado más que de sobra la inversión.

Y eso, la rentabilidad, gusta mucho a Hollywood. Porque le daría la razón en un año como este en el que Netflix ha querido sentarse con los pies encima de la mesa cinéfila. Hace más de un lustro que la película que recibe el premio a la mejor de las mejores no brilla en las carteleras. La última que recaudó más de 100 millones en Estados Unidos y Canadá fue 'Argo', en 2013. Tanto esta como otras vencedoras recientes ('El discurso del rey', 'Slumdog Millonaire' e 'Infiltrados') se movieron entre los 130 y los 140 millones de ingresos en Norteamérica.

Este año, 'Joker', 'Érase una vez en... Hollywood' y '1917' superan o se mueven ya en esas cifras. 'LeMans'66' y 'Mujercitas' también se acercan y conforman un grupo de favoritas poco común (por ser muy vistas) en 15 años. Hay que irse a 2003, con los 378 millones recaudados por la última entrega de 'El señor de los anillos' para que el Oscar a la mejor película recayese en la película más vista del año al mismo tiempo.

Sin embargo, esto no es lo común. Desde 1980, solo en otras tres ocasiones la mejor película de los Oscar fue la más taquillera: 'Titanic' (1997), 'Forrest Gump' (1994) y 'Rain man' (1988). Eso sí, en los 80 y en los 90 era bastante común que las ganadoras de cada ceremonia estuvieran en los puestos nobles de la taquilla: entre ese 1980 y 2005 solo una película no rebasaría la frontera de los 100 millones de euros (ajustadas las taquillas a la inflación): fue 'El último emperador', que en 1987 se quedó cerca, en 97 millones.

El año 2005 supuso el inicio del cambio de ciclo en las relaciones entre taquilla y Oscar. La película distinguida, 'Crash', ya llevaba en su título el mal presagio, y apenas logró recuperar 54 millones de dólares. Desde entonces, se han acumulado las películas minoritarias desde el punto de vista de la venta de entradas.

No en vano, en los últimos diez años (sin contar el actual), seis de las ganadoras no han superado los 50 millones de ingresos en Estados Unidos. Tampoco podría haber mejorado la cifra de haber ganado otra contendiente. Exceptuando el 'Avatar' que perdió frente a 'En tierra hostil' en 2009, la suma de las nominadas a mejor películas ha sido bastante pobre (ver gráfico) y, por tanto, la riña entre taquilla y nominadas ha sido la constante durante un buen periodo de tiempo.

A esta cuenta hay que ponerle un asterisco a 2019, que acabó con unos ingresos sumados por todas las nominadas a Mejor Película de 1.300 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá; unos resultados viciados porque más de la mitad, hasta 700 millones, se los embolsó solita 'Black panther', incluida en la nómina de candidatas más como un guiño a las superproducciones que como una contendiente seria. Esta madrugada, la batalla sí va en serio y Hollywood afronta un momento clave en su historia: ¿acoge ya en su palmarés más selecto a la llamada a revolucionar la industria? ¿O premia a una de las suyas que, como no se recordaba en lustros, ha sentado en las butacas de los cines a millones de personas?

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING