Domingo, 18.11.2018 - 03:37 h
La lista de rentabilidad de los posibles 'Mejor largometraje'

Oscars 2018: la película más taquillera del año no es la que más rentabilidad tiene

Los largometrajes nominados a 'Mejor película' que cuentan con menos presupuesto son los más atractivos a la hora de hacer caja. 

La música candidata al Óscar se presentará en un concierto previo a la gala
 

A menos de una semana para la gala de los Oscar, mientras todo se prepara en el Dolby Theatre de Los Ángeles, analizamos el impacto económico de cada una de las películas nominadas en una de las categorías más importantes: 'Mejor largometraje'. Con un presupuesto medio de 29,38 millones de dólares, las nominaciones de este año a la gala de la academia de Hollywood cuentan, más que nunca, con dotaciones económicas muy dispares y lo mismo ocurre con la rentabilidad. ¿Son las películas más caras las más rentables?

La respuesta es no, al menos no en esta edición. Dunkerque, la narración de Cristopher Nolan sobre el rescate por parte de Gran Bretaña de sus soldados en esta zona francesa ante el sitio de la Alemania nazi, es la película con más presupuesto de todas las nominadas a los premios de la Acedemia del Cine americano: 100 millones de dólares. La superproducción parte como una de las favoritas a la estatuilla y ha dejado una importante taquilla, según Box Office Mojo, de más de 525 millones de dólares a nivel mundial, la mayor de todas las nominadas en esta categoría. A pesar de ello, no es el film más rentable. Nolan tan solo ha conseguido multiplicar la inversión inicial por cinco.

El honor de ser la película más rentable hasta el momento lo ostenta el segundo largometraje con menos presupuesto: Déjame salir. El film, con solo una dotación económica de 4,5 millones de dólares, ha conseguido una recaudación de más de 254. Bajo el guión y la dirección de Jordan Peele, la película en la que un joven afroamericano visita a sus suegros de raza blanca, ha conseguido multiplicar la inversión por 56, convirtiéndose en la más rentable de toda la edición.

Como demuestran los datos, el dinero invertido no siempre influye en la rentabilidad de la obra cinematográfica. Es precisamente lo que ocurre con Tres anuncios en las afueras, otra de las nominaciones a los Oscar 2018 más austeras: 12 millones de dólares de presupuesto. La lucha contra la policía de una madre para que se investigue la violación y asesinato de su hija ha conseguido hacerse con una recaudación de más de 121 millones de dólares, diez veces más de lo invertido.

Guillermo del Toro se ha colado en la lista de posibles galardonados y aspira a ganar su primer Oscar con La forma del agua. Con 19,5 millones de dólares de inversión, ha conseguido recaudar más de 110 millones, convirtiéndose en la tercera más rentable de la categoría con un 568%. Con una rentabilidad similar, un 526%, aparece Lady Bird. El largometraje que ya ha ganado dos Globos de Oro cuenta con un presupuesto de 10 millones de dólares que le ha permitido conseguir más de 52 millones de recaudación.

Por el contrario, una película que gozó de una amplia partida y que no ha conseguido los mejores resultados es El instante más oscuro, un film de nacionalidad británica con un importe de 30 millones de dólares. Desde su estreno ha recaudado más de 135 millones, consiguiendo unos beneficios de más de 100 y una rentabilidad del 452%. El drama narra la forma en la que Winston Churchill se convierte en Primer Ministro británico y tiene que afrontar el momento más crucial de la Segunda Guerra Mundial.

Los presupuestos bajos vuelven a aparecer en la lista de nominados a Mejor largometraje con una película de nacionalidad italiana: Call me by your name. La adaptación de la aclamada novela de André Aciman, con solo 3,5 millones de presupuesto, narra el primer amor y el despertar sexual y ha logrado una taquilla, según Box Office Mojo, de más de 15 millones de dólares. El film ha conseguido recuperar la inversión y multiplicarla por cuatro, consiguiendo una cifra de casi 16 millones de dólares de recaudación.

Llegando al lado opuesto, una de las menos rentables es, precisamente, una de las más costosas: Los archivos del Pentágono. Una producción norteamericana con un dotación de 50 millones de dólares con la que Spielberg narra la historia de la publicación, en 1971, de los documentos con el mismo nombre. El largometraje ha conseguido, hasta el momento, recaudar más de 136 millones de dólares, con una rentabilidad del 269%.

En la cola de la lista de rentabilidad, El hilo invisible. Una película de 35 millones de dólares americanos de presupuesto que no ha conseguido beneficios, ya que solo ha recaudado 33 millones. Desde que saltó a la cartelera, el film sobre la industria de la moda y el amor en la posguerra londinense no ha conseguido cautivar a los espectadores que han optado por otros títulos en sus visitas al cine.

Ahora en Portada 

Comentarios