Domingo, 22.09.2019 - 19:57 h
Se convierten en figuras públicas

De profesión, pareja de 'influencer': así les cambia la vida estar en las redes

Los novios y maridos de las 'influencers' también han visto cómo la popularidad de sus parejas les cambiaba la vida.

Lovely Pepa
Ghassan Fallaha es el marido de la famosa Lovely Pepa / Instagram

El negocio de los 'influencers' se ha convertido en los últimos años en una maquinaria que genera miles de millones en todo el mundo gracias a los suculentos contratos publicitarios que firman las figuras más famosas de las redes sociales. Esta nueva forma de marketing ha llegado para quedarse y cada vez tiene más importancia para las marcas y empresas, que no dudan en contar con ellos para sus campañas, promociones y nuevos lanzamientos. Así, nombres como Dulceida, María Pombo, Paula Gonu o Lovely Pepa suman, entre todas, varios millones de seguidores.

Esto les ha convertido en las nuevas 'celebrities', lo que supone que todos los aspectos de su vida tienen interés para el público... especialmente los amorosos. Es habitual que la vida privada de los personajes públicos genere curiosidad, pero el interés aumenta en el caso de las 'influencers' porque comparten con sus seguidores todos los pormenores de su día a día. Y sus parejas son una parte fundamental de su exposición pública, ya que sus pedidas de mano, bodas y demás acontecimientos copan las portadas de las principales revistas del corazón. Así, la fama de estas mujeres ha acabado alcanzando también a sus parejas, muchas de las cuales también han entrado a formar parte del 'influencer business'.

El pasado fin de semana se celebró la última boda 'influencer' de este verano, la de Alexandra Pereira, más conocida como Lovely Pepa (1,7 millones de seguidores), y Ghassan Fallalah, su novio desde hace cinco años. El caso de este libanés es un buen ejemplo de hasta qué punto el trabajo de su chica le ha cambiado la vida. Cuando la pareja se conoció en Barcelona, Ghassan vivía en España trabajando para una importante empresa. Era un hombre de negocios que había residido en países como China trabajando en importantes compañías.

Pues bien, a día de hoy, Ghassan trabaja codo con codo con Alexandra. Es su representante y mánager, viaja con ella a todas partes, encargándose de sus contratos con las marcas, los proyectos que lleva a cabo y su agenda. Incluso ejerce de fotógrafo cuando están fuera. Además, juntos han creado la firma Lovely Pepa Collection, que en apenas dos años se ha convertido en una tienda de cabecera para muchas mujeres por la calidad de sus diseños, básicos atemporales con algún toque de tendencia elaborados con los mejores materiales. La pareja tiene ya su propia oficina en Los Ángeles y ha logrado convertir el éxito de la gallega como prescriptora de moda en un rentable negocio.

Algo similar sucede con el novio de Sara Escudero, más conocida como Collage Vintage. Se trata de Diego Anciano, quien ha vinculado totalmente su profesión a la de su chica, pues su cuenta de Instragram se llama Collage Vintage 2. En su caso, su punto fuerte es la fotografía, pues además de retratar a su novia en sus constantes viajes aprovecha para hacer fotos en las semanas de la moda y demás eventos para publicaciones como 'Vogue'. Así, ha sabido congeniar su profesión con la de su popular pareja, que tiene 1,1 millones de seguidores.

Otro ejemplo es el de Pablo Castellano, el marido de María Pombo. La pareja tuvo una boda por todo lo alto hace apenas un mes en Cantabria, la cual acaparó numerosas noticias. María es una de las principales 'influencers' de la actualidad y, con más de un millón de seguidores, ha protagonizado numerosas campañas de publicidad y conseguido tener su propia línea de joyas, con Ághata París, o de zapatos, con Mim Shoes. Así, la gran exposición de la joven ha salpicado a su chico, quien también está siendo contratado por las marcas para hacer publicidad en Instagram.

A pesar de que tiene su propio negocio de reformas con su familia (el Grupo Archarray, que está detrás de importantes remodelaciones de viviendas de particulares, de restaurantes, como el Pipa de Madrid, u hoteles, como el Palace, el Ritz y el Eurobuilding), Pablo también está haciendo sus pinitos en redes y ya es imagen de firmas como Calvin Klein, Lefties -marca con la que su esposa también tiene una colección-, Estée Lauder e incluso Land Rover, compañía automovilística que le ha prestado un coche. Sus más de 200.000 seguidores y la gran exposición de María han convertido a este joven de 31 años en otro 'influencer'.

Ver esta publicación en Instagram

Celebrating love - #FORALLETERNITY @calvinklein

Una publicación compartida de Pablo (@pablocastellano86) el

Algo similar le ha sucedido a su cuñado. Porque María ha hecho que prácticamente toda su familia sea popular en redes, empezando por sus dos hermanas, Marta y Lucía. Sobre todo la primera, con casi 300.000 seguidores y que ya trabaja para numerosas marcas. La joven de 27 años está a punto de casarse, en concreto el próximo septiembre, con Luis Giménez, un chico que también ha encontrado su profesión en las redes gracias a su novia y su cuñada. Todos juntos han lanzado la marca de ropa Tipi Tent, que arrasa en Instagram gracias a sus prendas básicas de estilo surfero que enloquecen a las fans de María y Marta. La marca la gestiona Luis, además de encargarse de la promoción en redes. Y no es la única que han puesto en marcha. Recientemente, junto a Marta y el influencer Gotzon Mantuliz, han lanzado una enseña de collares para perros sin huella animal llamada Grey Ghost.

Ver esta publicación en Instagram

Confirmado Houston, estamos listos para el despegue! ❤️🚀

Una publicación compartida de Luis Gimenez (@luisaton10) el

El caso de Dulceida también sirve para ilustrar este artículo. La principal 'influencer' española, con 2,6 millones de seguidores, es ya una marca propia que tiene hasta su propio festival de moda y música -se celebró en Barcelona la semana pasada-, firma de ropa y hasta una empresa de representación de 'influencers', en cuyo elenco está su propia esposa, Alba Paul. La catalana se ha visto envuelta en la gran fama de su chica y ahora trabaja en el mundo de las redes sociales haciendo publicidad a firmas de la talla de Calvin Klein, Adidas, Coca Cola, Pringles o Starbucks.

¿Y qué decir de Risto Mejide? Evidentemente, el marido de Laura Escanes (1,3 millones de seguidores) ya era famoso antes de su relación con la 'influencer', gracias a su participación en 'talent shows' como jurado, sus libros y sus columnas en prensa, pero su matrimonio también le ha dado un empujón en redes, donde además de promocionar sus programas hace alguna colaboración con firmas como Lacoste.

Ver esta publicación en Instagram

La primavera el armario altera. 🤷‍♂️ #Gracias @lacoste

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

Paula Gonu es otra de las 'influencers' que sobrepasa el millón de 'followers' -de hecho está cerca de dos millones- y que gracias a YouTube ha desarrollado un importante negocio publicitario como imagen de marcas como Rimmel London, Garnier o Stradivarius. Además, ha sacado su propia marca, Paula Gonu Shop, su libro en incluso un perfume. Y todo ello en compañía de su novio, Álex Chiner, que también se dedica íntegramente esta profesión. Con 364.000 seguidores, el joven patrocina firmas como Peroni, Benetton, Diesel o Lee Jeans.

Así, se demuestra que casi todo lo que rodea a los 'influencers' acaba convirtiéndose en un éxito. Estas nuevas figuras sustituyen a los famosos de toda la vida y gracias a las redes sociales es posible conocer todos los pormenores de su vida en directo, convirtiendo a sus seres queridos en los protagonistas de una trama que es, básicamente, su propia vida. Y a las marcas les interesa estar ahí.

Ahora en Portada 

Comentarios