Plácido Domingo, contra las cuerdas: dos voces ponen rostro al escándalo del tenor

Plácido Domingo
Plácido Domingo
Europa Press

El escándalo que desde hace semanas rodea al tenor madrileño Plácido Domingo se engrosa con cada oleada de acusaciones de las que este jueves se han publicado otros once testimonios. A pesar de que ascienden a más de veinte las mujeres que han compartido los episodios de acoso que presuntamente sufrieron por parte del cantante, hasta ahora solo dos de estos relatos han visto la luz con nombres y apellidos. En ambos casos, las voces de la denuncia surgen del mundo de los escenarios: tanto la soprano Angela Turner Wilson, como la mezzosoprano Patricia Wulf, han roto el silencio y han puesto rostro al escándalo. Además, la agencia estadounidense 'Associated Press' (AP), ha revelado que la ex coordinadora de producción de la Ópera de Los Ángeles, Melinda McLain, también ha señalado al tenor y ha denunciado haber sufrido situaciones de acoso cuando ambos coincidieron en esta institución.

Este jueves, una nueva cohorte de mujeres han vuelto a recurrir a la agencia norteamericana AP como altavoz de unos testimonios que han vuelto a situar al tenor en el punto de mira. Todas ellas, han compartido su historia sobre los supuestos episodios de abuso sexual que sufrieron por parte del cantante madrileño detrás de los telones. El conjunto de las denunciantes ha seguido la tónica de sus predecesoras y ha preferido limitar la acusación a los medios de comunicación sin derivarla, aún, a los tribunales. Además y salvo en dos excepciones, han optado por mantenerse en el anonimato.

Angela Turner Wilson, de los escenarios a la escuela

Angela Turner Wilson ha sido una de las pocas que ha decidido desenredar el 'quién es quién' de un caso que exige aclaraciones. La cantante que a sus 48 años se dedica a impartir clases de canto en una institución cristiana, ha afirmado que, durante la temporada 1999-2000 en la Ópera de Washington el tenor, que entonces era director artístico de la compañía, se propasó con ella que entonces tenía 28 años. Juntos protagonizaban la obra 'Le Cid' de Jules Massenet, algo que para Turner suponía una oportunidad dorada para dar alas a su carrera. 

Mientras se maquillaban para la actuación y estando los dos solos en el camerino, Turner asegura que el madrileño se levantó y le tocó los hombros antes de deslizar las manos bajo su sujetador: "Después de eso, tuve que salir al escenario y hacer como si estuviera enamorada de él". La carrera de la soprano es difícil de rastrear, aunque cuenta con trabajos para compañías del más alto nivel, incluida la de Washington que en 2000 la galardonó con el premio de 'Cantante del año'.

Patricia Wulf, el primer rostro de la acusación

La mezzosoprano Patricia Wulf fue la primera en poner rostro a la polémica cuando el nombre del tenor saltó a los medios señalado por las primeras acusaciones de abuso sexual. El testimonio de Wulf recoge que, cuando esta coincidió con el tenor también en la Ópera de Washington, Domingo le formulaba cada noche la misma pregunta, mientras juntaba su rostro al de ella: "Patricia, ¿te tienes que ir a casa esta noche?".

Por entonces, la trayectoria de la mujer despegaba en una compañía en la que el madrileño era director artístico algo que condicionó la relación de ambos, según las declaraciones de Wulf recopiladas por AP: "Cuando un hombre tan poderoso, era casi como Dios en mi negocio, se acerca y dice eso, lo primero que pasa por tu mente es '¡¿Qué?!'. Pero tan pronto como te marchas, piensas '¿acabo de arruinar mi carrera?".

El testimonio de los trabajadores de 'LA Opera'

La madeja de identidades del escándalo se va desenredando poco a poco y, con las acusaciones de este jueves, otro nombre ha salido a la palestra. Se trata de Melinda McLain, coordinadora de producción en la 'LA Opera' entre 1986-1987, que también coincidió en Houston Grand Opera con Domingo y ha revelado que, en este tiempo, desde la organización desarrollaban "elaborados planes" con los que mantener al tenor alejado de las jóvenes cantantes.

McLain ha detallado que se aseguraban de que no estuviese solo con ellas en las salas de ensayo, incluso cuando él mismo lo solicitaba. Del mismo modo, ha relatado que trataban de invitar a la esposa del tenor, Marta Ornelas, para que asistiese a las fiestas de la institución porque de este modo "él se comportaba".

La Ópera de LA avanza en su investigación particular

De las dos oleadas de acusaciones que ha recibido el tenor, diez testimonios el pasado mes de agosto y once este mismo jueves, ninguna ha venido acompañada de la apertura de un proceso judicial. Todas las mujeres han dirigido su relato a la agencia de noticias estadounidense AP, pero no lo han llevado a los juzgados. Por ello y ante la atención mediática que ha recibido el caso, la Ópera de Los Ángeles, que el propio Domingo dirige desde 2003, abrió una investigación "independiente y exhaustiva" el pasado 20 de agosto, según confirmaron fuentes del organismo a Efe. 

Con este objetivo la institución ha contratado los servicios de la abogada Debra Wong Yang, del bufete Gibson, Dunn & Crutcher, quien comenzará sus pesquisas de inmediato. Desde este anuncio, la compañía LA Opera ha evitado actualizar la información sobre el caso pero este jueves ha aseverado que la institución "se toma estas alegaciones extremadamente en serio". Finalmente, han zanjado la cuestión con un comunicado oficial: "Como hemos dicho anteriormente, creemos que todos nuestros empleados y artistas deben sentirse valorados, apoyados y seguros. Sin embargo, no podemos discutir ningún reclamo específico mientras la investigación independiente está en curso".

Mostrar comentarios