Jueves, 26.04.2018 - 15:01 h

El Ayuntamiento de Toronto se gasta 75.000 dólares en treinta sillas para una sala de espera

Las sillas son una réplica de las originales diseñadas por Warren Platner en 1960.

El Ayuntamiento de Toronto pagó 2.500 dólares por cada silla de este modelo.
El Ayuntamiento de Toronto pagó 2.500 dólares por cada silla de este modelo.

El recibidor del Ayuntamiento de Toronto (Canadá) ha estrenado recientemente 30 lujosas sillas valoradas en alrededor de 2.500 dólares la pieza. Este suntuoso precio no se debe sólo a sus materiales, sino a que el ayuntamiento pidió expresamente réplicas exactas de las sillas que diseñó para la sala Warren Platner en 1960. En total, unos 75.000 dólares a costa del bolsillo de los contribuyentes que no han sentado nada bien en la comunidad.

Una asociación de ciudadanos denunció el gasto y una oficial del ayuntamiento de Toronto, Natasha Hinds Fizsimmins, confirmó el monto: las sillas fueron compradas a finales de 2012, por aproximadamente 2.500 dólares cada una, porque las sillas de la sala de espera del ayuntamiento estaban en muy mal estado para ser reparadas.

"Las sillas originales diseñadas por Warren Platner han sido sustituidas con unas nuevas réplicas, lo más parecidas posible a las originales. El paso de los años y su uso han impedido que se pudieran volver a reparar. Las sillas ya habían sido retapizadas varias veces a lo largo de este tiempo", ha explicado Hinds según recoge el TorontoSun.

El ayuntamiento defiende que no había otra salida. Junto con las deterioradas estructuras y los tejidos gastados, algunas de las sillas estaban tan desgastadas que eran inestables para su uso. Pero estos argumentos no convencen a la asociación de vecinos que vela por el correcto uso de los impuestos, quienes aseguran que "se ha estado jugando a las sillas musicales con los impuestos".

"Esto es completamente inaceptable. Es muy probable que el ayuntamiento pueda encontrar un precio mejor por 30 sillas... Son este tipo de decisiones las que los votantes querían detener en las últimas elecciones", ha dicho Matthew McGuire, portavoz de la asociación.Pero este gasto no ha dejado indiferente tampoco a algunos de los concejales del ayuntamiento, como Denzil Minnan-Wong, que asegura que la decisión es "sorprendente dada la actual política de recorte de gastos del ayuntamiento. ¿Es que nadie ha oido hablar de Ikea?".

El actual alcalde, Rob Ford, que basó su campaña en la crítica al despilfarro de dinero público, se ha disculpado con los ciudadanos por semejante gasto. Según él, el reemplazo de las sillas se hizo a través de un concurso público y no ha sabido del dinero total que se pagó hasta que leyó la noticia en la prensa, como recoge The Star. En este concurso público se recibió una única oferta, por 7.500 dólares la silla, que fue rechazada y sustituida por la posterior oferta de 2.500 por silla. El alcalde ha afirmado que parte del dinero se recuperará vendiendo las sillas viejas.

"Pido disculpas a los contribuyentes. Asumo toda la responsabilidad, debería haber estado presente en la toma de esta decisión. Tenemos trabajadores en puestos de responsabilidad que no deben acudir a mi despacho para consultar el gasto de cada centavo, pero cuando pasan cosas así hay que tomar cartas en el asunto y eso he hecho", dijo el alcalde antes de confirmar que el responsable de esa decisión ya no formaba parte del Ayuntamiento de la ciudad canadiense.

Ahora en portada

Comentarios