Primera retrospectiva del pintor Josef Albers, el poeta del color y la forma

  • Carmen Sigüenza.

Carmen Sigüenza.

Madrid, 28 mar.- La primera restrospectiva en España del pintor abstracto, teórico, pedagogo y poeta Josef Albers, quien decía que uno de los objetivos en el arte y en la vida era conseguir el "máximo efecto a través del mínimo de medios" se puede ver desde hoy en la Fundación Juan March.

Un exposición del pintor alemán Josef Albers (1888-1976), quien además era fotógrafo y diseñador de muebles, que muestra al gran creador por primera vez en su totalidad y con un hilo conductor: su decidida "voluntad de simplicidad", pero sin caer en el minimalismo.

De contar más con menos, de utilizar "una economía de la forma" y un uso casi espiritual del color, como ha recordado hoy, durante la presentación de la muestra, Nicholas Fox Weber, amigo del pintor y su esposa, y director de la Fundación Josef y Anni Ambers, quien ha invitado hoy a que se "observe, disfrute y saboree lentamente la obra de Albers".

"Josef Albers decía que el arte puede ayudar a ir más allá, a ver más, y este es el objetivo de la exposición", ha recordado.

Una obra que está llena de experimentos con el color y sus "inmumerables matices", con cuadrados, llenos de cuadrados, con líneas rectas o figuras geométricas, que llaman a los sentidos y a la emoción del espectador. "La pintura te está mirando", afirmaba Albers.

Hijo de un padre "artesano, honrado, competente, pintor, fontanero, electricista y carpintero", Albers nació en Bottrop (Wesfalia) y murió en Connecticut (EE.UU), su país de adopción, al que emigro en 1933, el año de acceso al poder de los nazis, quienes intervinieron y cerraron la escuela experimental de la Bauhaus, donde Albers había sido profesor en sus diferentes sedes: Weimar, Dessau y Berlín.

Cuando se instaló en Estados Unidos trabajó en la facultad de Black Mountain College, otro centro de vanguardia y experimentación, uno de los más importantes del siglo XX, y donde también estuvieron otros artistas como John Cage, Merce Cunningham o De Kooning.

Posteriormente Josef Albers dirigió el departamento de Diseño de la Universidad de Yale, donde se jubiló en 1958.

La exposición "Josef Albers: Medios mínimos, efectos máximos" está compuesta por un centenar de obras y otras y otras piezas de mobiliario de la Bauhaus, objetos, fotografías y diverso material gráfico y documental.

Y en ella se explora el proceso de trabajo artístico y la labor pedagógica del creador, así como su relación y trabajo en los dos movimientos, la Bauhaus y Black Mountain College.

La muestra también recoge sus primeros dibujos figurativos, donde ya se ven sus figuras mínimas y "ahorradas". La selección de pintura recoge las principales series en las que trabajó el maestro: "Variant/Adobe, Constellations (Constelaciones estructurales) y la célebre "Homage to the Square (Homenaje al cuadrado).

Acompaña a la muestra con un amplio catálogo con una selección de 57 textos de Albers, 26 de ellos inéditos y 53 traducidos por primera vez al castellano, según Manuel Fontán, director de exposiciones de la Fundación Juan March.

Fontan ha anunciado que esta exposición en la Fundación Juan March de Madrid se complementará con otra sobre muestra sobre la obra gráfica de Albers, en Palma de Mallorca y en Cuenca.

"Joséf Albers: proceso y grabado (1916-1976) es el título de la muestra que, comisariada por Brenda Danulowitz se podrá ver en el Museu de la Fundación Juan March, desde el dos de abril, y en Cuenca, en el Museo de Arte Abstracto, desde el 8 de julio.

"Por qué prefiero el arte abstracto: Abstraer es la función esencial del espíritu humano. El arte abstracto es el más puro y se afana en los espiritual intensamente. El arte abstracto es arte en su génesis y es el arte del futuro", escribe Josef Albers.-

Mostrar comentarios