Lunes, 24.06.2019 - 20:19 h
Algunas necesitan cerca de 15 años para salir al mercado

¿Qué lleva una crema antiedad? Así se elabora para retrasar el envejecimiento

Estos productos contienen una serie de componentes que logran reducir los signos de la edad gracias a la investigación que tienen detrás.

Crema
El objetivo de las cremas antiedad es reducir el proceso de envejecimiento / Pixabay

En pleno siglo XXI, cuando la imagen y los 'selfies' son la norma y las redes sociales nos mantienen expuestos al ojo ajeno las 24 horas, el aspecto físico es una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Y dentro de ello, hay un temor generalizado a que de pronto, un día, esas fotos que colgamos en estos canales revelen algo a lo que no podemos escapar: el paso del tiempo. El miedo a envejecer no es algo nuevo, pero gracias al desarrollo tecnológico y la mayor proliferación de productos, hoy los tratamientos faciales facturan 366 millones de euros en España -entre mayo de 2017 y abril de 2018-, lo que supone un crecimiento anual de más del 5%.

Así, en solo un año se despachan 6,5 millones de productos para el rostro, entre los que destacan los dirigidos a ralentizar el proceso de envejecimiento, pues suponen el 60% de esas ventas. Algo que refuerzan desde el grupo L'Oréal, donde en el último ejercicio obtuvieron más de la mitad de sus ingresos del segmento de cuidado facial, por delante del todopoderoso maquillaje. Esta compañía fue pionera en lanzar al mercado algunos de los productos que han cambiado el sector del cuidado facial, como su famoso Revitalift, una crema que antes de salir al mercado hace 25 años supuso una investigación de otros 14 para dar el proxylane que la firma quería

A día de hoy, la gama Revitalift -cremas y ampollas- es sin duda alguna el producto estrella de L'Oréal. Esta crema lleva uno de los componentes que se consideran clave para retrasar el envejecimiento, el proxylane, más conocido como ácido hialurónico, el cual se ha puesto tan de moda entre 'celebrities' y famosos en los últimos años al sustituir al botox como principal tratamiento quirúrgico que se realizan.

Tal y como explica a La Información la directora de Comunicación Científica de L’Oréal Paris, Elizabeth Bouhadana, el poder de este componente reside en su capacidad para retener el agua en nuestro rostro, lo que favorece su hidratación y elasticidad, además de aportarle energía para que se mantenga firme. Así, este es uno de los componentes estrella para que el proceso de envejecimiento sea más lento, pero no el único. 

Porque para la directiva es fundamental el retinol, "que ayuda a la renovación celular y estimula la síntesis de colágeno". Si bien avisa de que este ingrediente puede ser muy irritante, por lo que existen diferentes clases. "En L'Oréal Paris utilizamos el proretinol, porque permite una acción eficaz pero no agresiva. Además, es el único tipo que se queda alojado dentro de la epidermis", indica Bouhadana.

En tercer lugar, la experta revela que hay otros componentes que son fundamentales para atenuar el paso del tiempo en la piel: los antioxidantes. Podemos encontrarlos tanto en la vitamina C como en las naranjas amargas o en los polifenoles de las peonías, utilizados en la medicina tradicional china. Pero no solo podemos obtenerlos de una crema, pues están en muchos alimentos, como los tomates, el mango, la sandía, los cereales, las legumbres o los frutos secos.

"Una crema no hará que alguien de 60 años parezca de 20"

La directiva de L'Oréal no rehuye la pregunta que todo el mundo se hace a la hora de gastar su dinero en comprar una crema antiedad. Elizabeth Bouhadana reconoce que no hay producto en el mundo que sea capaz de "hacer que alguien de 60 años parezca que tiene 20". No obstante, añade que lo que sí se puede lograr "es que alguien de 35 años no parezca mucho más mayor". "No tenemos a día de hoy una varita mágica para frenar el envejecimiento, pero sí existe la forma de retrasar los signos de la edad y mantener la energía en la piel", indica.

Porque el principal perjuicio de envejecer es que la piel pierde toda su energía, lo que ralentiza el proceso de renovación celular y la capacidad de retener el agua, perdiendo así la hidratación y la firmeza. Por ello, lo primero que hay que hacer para evitar que nuestra apariencia sea la de alguien más mayor es utilizar crema hidratante, "si puede ser, a partir de los 20 años". Esto es lo básico, pues ya solo con la hidratación la piel estará mucho más sana y parecerá más joven.

Sería a los 30 años cuando habría que empezar con las cremas antiedad, "y no más tarde, porque a partir de los 30 está comprobado científicamente que empieza a bajar la cantidad de colágeno en la piel". Según la experta, esta es la edad ideal para empezar, "porque a los 40, por muchas cremas que se utilicen, se habrá perdido mucho ya". Pero, además del cuidado hay que tener en cuenta los factores exógenos que aceleran el envejecimiento, entre los que el sol se sitúa como el principal enemigo.

Por ello, es imprescindible utilizar productos con protección solar durante todo el año y no exponerse al sol de forma agresiva. "El sol es el principal factor de aceleración del envejecimiento y muchas personas no son conscientes", recalca la directiva de L'Oréal. Por otra parte, está la polución, que también indice en el envejecimiento de la piel, de ahí que ahora se esté trabajando para integrar soluciones para proteger de la contaminación en las cremas antiedad, "pues las personas por sí mismas no tienen todavía consciencia para protegerse de ella". Por último, Bouhadana apunta al estilo de vida de cada uno como otro de los factores clave, sobre todo en lo que tiene que ver con la alimentación. En este caso, en España tenemos la ventaja de la dieta mediterránea, rica en antioxidantes.

De cara al futuro, la directiva revela que el grupo, que invirtió el pasado año 914 millones en investigación e I+D+i -el 3,4% de las ventas-, trabaja actualmente en el campo de la personalización de los productos, para adaptarlo a las características de cada cliente, algo que cada vez se demanda más. Igualmente, los casi 3.900 empleados de los laboratorios L'Oréal siguen esforzándose por conseguir la máxima calidad y seguridad de los productos. El pasado año, registraron 505 patentes, lo que supone más de una al día. El tiempo que tardan en sacar un producto al mercado desde que empieza a formularse depende de su contenido. "Una hidratante puede estar en nueve meses y una crema antiedad, en más de 10 años, depende de la investigación y los ingredientes que necesite", señala la directiva, quien aclara que no les importa el tiempo que se tarde siempre que el producto tenga la calidad que el grupo requiere.

Por último, preguntamos a la experta en comunicación científica del grupo si una crema más cara refleja mayor eficacia, a lo que Bouhadana responde que existe un umbral del que no se puede bajar, "porque si no ese producto no tendrá mucha investigación detrás, ingredientes de calidad, etc". Si bien asegura que los precios más elevados del mercado -hay cremas que pueden llegar a valer 1.000 euros- no tienen que ver con la calidad, "sino con servicios asociados que esa marca de a sus clientes que vayan más allá del producto". Además de que, en estos casos, la marca siempre se paga.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios