Viernes, 29.05.2020 - 12:35 h

Reavivan en P.Rico polémica por la limpieza de la muralla del Viejo San Juan

La difusión de nuevos documentos reavivó hoy la polémica en Puerto Rico por los trabajos de limpieza y restauración de la muralla del Viejo San Juan, el casco histórico de la capital de la isla caribeña, que el Ejecutivo justificó para eliminar el aumento de vegetación.

San Juan, 9 sep.- La difusión de nuevos documentos reavivó hoy la polémica en Puerto Rico por los trabajos de limpieza y restauración de la muralla del Viejo San Juan, el casco histórico de la capital de la isla caribeña, que el Ejecutivo justificó para eliminar el aumento de vegetación.

Alerta Progresista, movimiento en las redes sociales afín al opositor Partido Nuevo Progresista (PNP), difundió hoy un comunicado en el que señala que esa formación política reveló que el Gobierno que encabeza Alejandro García Padilla violó la ley relativa a la conservación histórica en el caso de la muralla.

El comunicado detalla que según el PNP funcionarios del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) confirmaron a la directora ejecutiva de ese organismo, Lilliana Ramos, que el Ejecutivo del Partido Popular Democrático (PPD) violó la ley al ordenar la limpieza de la muralla del Viejo San Juan.

El comunicado subraya además que se dieron instrucciones desde el Ejecutivo de Alejandro García Padilla para restringir la información sobre las presuntas violaciones de la ley y daños causados a la muralla.

El director ejecutivo de PNP, Jorge Dávila, indicó que los documentos internos hechos públicos prueban que la directora del ICP fue informada hace más de dos semanas de las violaciones de ley cometidas cuando se intervino sin la debida autorización.

"Los correos electrónicos también demuestran que se dieron instrucciones para que no se divulgaran a la prensa los hallazgos de las violaciones de ley y de los daños a la muralla", destacó Dávila.

El pasado 26 de agosto trascendió que, contrario a las prácticas aceptadas y aprobadas de conservación histórica, se limpió por medio de agua a presión la histórica muralla del Viejo San Juan.

Según ese movimiento en las redes sociales, el administrador de la sede del Ejecutivo, Harold González, aceptó que fue desde ese edificio, La Fortaleza, desde el que se contrataron los servicios de limpieza.

Además, admitió públicamente que no pidió permiso al ICP ni a la Oficina Estatal de Conservación Histórica (OECH) para ejecutar los trabajos.

Alerta Progresista apunta también que para llevar a cabo esas tareas La Fortaleza no contrató a un experto certificado para trabajar en monumentos históricos.

El Servicio de Parques Nacionales federal confirmó que no fue consultado por La Fortaleza para el lavado a presión de la muralla, mientras que el superintendente del Sitio Histórico de San Juan, Walter Chávez, dijo que el método que se utilizó es dañino para la histórica estructura, según Alerta Progresista.

La legisladora del PNP Jenniffer González sostuvo sobre el asunto que hay un pacto de silencio entre La Fortaleza y las agencias gubernamentales encargadas de proteger y preservar el patrimonio histórico.

El PNP exigió a la directora del ICP que dé cuenta de las violaciones de ley cometidas por La Fortaleza y las consecuencias de lo que se hizo, además de pedir que se identifique a los responsables para que se tomen medidas.

El Ejecutivo justificó la iniciativa por el aumento de vegetación, hongos y excrementos de aves, razón por la que se procedió a eliminar la materia vegetal acumulada.

Además, se informó de que el tramo de la muralla limpiado se extiende desde la Puerta de San Juan hasta la sede de la Compañía de Turismo, en el Paseo La Princesa, pertenece al Estado Libre Asociado de Puerto Rico, razón por la que no se consultó a las autoridades federales.

Expertos señalaron sobre la polémica que la muralla es una estructura antigua, de los siglos XVI y XVII de cal y arena, cuya consistencia puede verse afectada por el uso de agua a presión.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING