Domingo, 17.12.2017 - 01:38 h

La estrella que guió a los magos pudo ser una supernova o la conjunción de Kepler

  • El famoso astrónomo Johannes Kepler, la noche del 17 de octubre de de 1604, descubrió un fenómeno que le pareció que podía entenderse en su día como la Estrella de Belén.
  • El hoy papa emérito, Benedicto XVI, cree quelos magos se dejaron llevar por la aparición en el cielo de un fenómeno muy especial, como podría haber sido una Supernova.
Kepler observó una nueva estrella a los pies de la constelación de Serpens, la supernova ahora conocida como SN 1604 (De stella nova, 1606)

Hay una tradición asentada de que los llamados Reyes Magos fueron guiados hasta la ciudad de Belén por una estrella, pero ¿qué hay de verdad es esa tradición cristiana?

Muchos han dado por sentado esa historia contenida en la Sagrada Escritura, y hoy en día en miles de hogares, una estrella con una cola de cometa adorna los portales de Belén que se montan durante estas fiestas, con sus figuritas, y su río de papel de plata.

Tras el nacimiento de Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos venidos de Oriente se presentaron en Jerusalén 
y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo".

Una de las voces autorizadas que intentó poner luz a la cuestión en fecha reciente fue el hoy papa emérito, Benedicto XVI, que en su obra sobre la vida de Jesús de Nazaret, en concreto en el tomo dedicado al nacimiento e infancia, se acerca al fenómeno astronómico que pudo originar esta tradición.

Joseph Ratzinger decidió investigar en los últimos estudios realizados sobre la materia, inclinándose por la tesis de que los magos se dejaron llevar por la aparición en el cielo de un fenómeno muy especial, como podría haber sido una Supernova, la explosión de una estrella, que puede observarse incluso a simple vista.

Además, el Papa emérito asegura que Jesús nació en el año 15 del Imperio de Tiberio César, lo que se correspondería con el año 6-7 antes de Cristo.

Esta tampoco es una cuestión nueva. Ya hace décadas se supo que en el siglo VI, un monje oriental llamado Dionisio 'el Exiguo' erró en los cálculos del nacimiento de Jesús y lo sitúo entre 6 y siete años después de cuando fue realmente.

Partidario de otra teoría diferente se muestra César Vidal, comunicador y escritor, que considera que el texto griego no habla propiamente de una estrella, sino de un astro, aunque la tradición ha pensado siempre en una estrella con cola de cometa.

Para este autor, según una entrevista concedida a un programa de radio, la teoría de la conjunción astral se corresponde con la forma en que fue apareciendo y desapareciendo la estrella según sale en el Evangelio.

Dicha conjunción "estuvo visible durante un tiempo, y después desapareció", explica, lo que llevó a que esos magos se pusieran en camino hacia Israel, pero al llegar allí, la estrella les desapareció.El rastro de Kepler

La persona que identificó la posible conjunción astral fue el famoso astrónomo Johannes Kepler, la noche del 17 de octubre de de 1604. En un momento en el que está viendo la constelación de Piscis, Kepler se percata de que "es algo muy parecido a los que se había descrito como la Estrella de Belén".

Según parece, al observar con un rudimentario telescopio el acercamiento de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, se preguntó por primera vez si el Evangelio no se refería precisamente a ese mismo fenómeno al hablar de la estrella que siguieron los tres magos.

Tras realizar sus cálculos llegó a descubrir que este mismo fenómeno tuvo lugar en el año 7 a.C. Y recordó también que el rabino portugués Isaac Abravanel (1437-1508) destacó la importancia que los hebreos daban a aquel fenómeno. Tanta que sostenían que el Mesías tenía que venir a la Tierra durante una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis.

En resumen, hay quienes sostienen la teoría de la conjunción planetaria, otros como el papa emérito apuestan por la teoría de la supernova, y otros se inclinan por otras posibilidades, como que fuera el paso de un cometa.

Ahora en portada

Comentarios