Viernes, 21.02.2020 - 17:18 h
Si hijo es el yerno de Amancio Ortega

Torretta saca adelante su marca lejos del imperio de su consuegro en Inditex

La firma del creador argentino sigue trabajando para dejar atrás de forma definitiva la crisis económica que tanto le afectó.

Roberto Torretta
La marca Roberto Torretta intenta volver al esplendor del pasado / EFE

Es una de las firmas habituales en la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid -antigua Pasarela Cibeles- y su nombre está unido a la época dorada de la moda española, junto a otros como Victorio&Lucchino, Adolfo Domínguez o Roberto Verino. Ahora, cuando alguien escucha el nombre de Roberto Torretta también lo asocia a Amancio Ortega, el fundador de Zara, pues desde hace unos meses el diseñador y el magnate textil son consuegros, tras la fastuosa boda de sus respectivos hijos, Carlos Torretta y Marta Ortega. Si bien, el diseñador argentino tiene su propia historia al margen del imperio Inditex.

Su marca homónima ha saltado a la palestra de nuevo esta semana después de que la Reina Letizia eligiera uno de sus diseños para su reciente viaje a Argentina. En la recepción que los Reyes ofrecieron a los Macri, la soberana lució un vestido rojo en palabra de honor de Torretta con el que estaba deslumbrante, haciendo también un guiño al propio diseñador, ya que es de nacionalidad argentina. Y no es la única vez que ha vestido de él, ya que lo ha hecho en ocasiones anteriores.

Letizia
La Reina apostó por Torretta para su última velada en tierras argentinas / EFE

Un reclamo publicitario impagable, pues la Reina es capaz de agotar cualquier prenda que se pone y es una de las mujeres más admiradas del mundo por su estilo. Algo muy necesario para la firma de Torretta, pues es una a las que la crisis económica más azotó. Solo en el verano de 2008 las ventas de la marca cayeron un 40%, algo que reconoció el propio creador y que le obligó a reposicionar una compañía que define como familiar y sin las pretensiones de su ahora consuegro, ya que se trata de otro concepto de moda muy diferente al de Inditex. La aguja y el patrón frente a la maquinaria y la producción a gran escala.

De esa profunda crisis la marca sigue luchando por salir, ahora con la hija del diseñador trabajando codo con codo junto a su padre. María Torretta es la mano derecha del creador y con quien ha llevado a cabo el duro trabajo de reflotar una de las etiquetas más míticas de la moda patria que ha llegado a vestir a modelos como Claudia Schiffer o Karolina Kurkova.

Salva sus números a pesar de la caída de ventas

Roberto Torretta llegó a España procedente de Argentina en 1974 y enseguida comenzó a trabajar en el sector textil, colaborando en la apertura de boutiques y tiendas en Madrid. En 1981 es cuando se lanza en solitario al crear la sociedad SNIF S.A. para crear y vender sus propios diseños, especializados en algodón en esta época.

Esta compañía se mantiene activa y es bajo la que se engloba todo su negocio. Hoy en día, SNIF, de la que el argentino es administrador único y accionista mayoritario, se denomina como una microempresa y en el Registro Mercantil consta que solo tiene tres empleados en nómina, lo que muestra la reconversión que Roberto Torretta ha tenido que llevar a cabo para sobrevivir. Su activo es de 1,7 millones de euros.

Porque a pesar de que lo peor de la crisis ha pasado para Torretta, las ventas han vuelto a bajar. Si en 2016 subían hasta los 312.000 euros, en 2017 -últimas cuentas presentadas- caían hasta 108.946 euros, es decir, una bajada del 65%. Si bien la marca salva los números y logra un beneficio de 220.924 euros en su último ejercicio gracias a "otros ingresos de explotación", es decir, la facturación que obtiene la sociedad de otras fuentes que no son la venta directa, que pueden proceder de otros negocios en los que esté involucrada. 

Los 80 y los 90 fueron la época de mayor éxito de la marca, pues estableció su propio 'showroom' en la calle Campoamor de Madrid -hoy está en la calle Ferreluz, donde tiene registrada la firma- e inaugura su propia tienda en la calle Jorge Juan, en pleno barrio de Salamanca, Valencia y Sevilla. Además, da el salto a la Pasarela Cibeles, convirtiéndose en uno de los nombres estrella.

En la primera década del 2000 viene su expansión de la mano de El Corte Inglés, con corners en algunos de sus centros, y su primera colección de zapatos. Incluso lanzó una marca joven llamada RT by Roberto Torretta, con diseños más asequibles y juveniles. Si bien la irrupción de la crisis desmoronó todo de la noche a la mañana. Las ventas comenzaron a caer y el negocio se vio muy tocado.

La fórmula que encontró el argentino para mantener su empresa a flote fue la de diversificar su negocio. Así, entró en el mundo de las licencias y comenzó a comercializar bajo su firma desde gafas de sol, joyas o ropa de hogar hasta cubiertos. Incluso han llegado a diseñar etiquetas de vino o luces de Navidad para las calles. Todo un ejercicio de supervivencia que en 2016 se vio recompensado con el Premio Nacional de Diseño, entregado además por la propia Reina Letizia

Ahora, Roberto Torreta sigue luchando por volver al lugar que la crisis le robó, teniendo a la soberana como su mejor embajadora. Y también a su flamante nuera, porque Marta Ortega se ha convertido en una fija de sus desfiles, lo que aumenta el interés mediático. Además, ha unido su nombre al del mayor conglomerado textil del mundo y aunque él rehuye de todo lo que tenga que ver con la moda 'low cost', sin duda esto puede suponer una buena inyección para su marca.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING