Santiago se rinde a los pies de Loquillo

  • Loquillo, un músico que defiende que el rock siempre ha dado la cara, incluso en los tiempos de mayor dificultad, ha protagonizado uno de los conciertos estrella del Apóstol en una plaza de la Quintana abarrotada por miles de fans que corearon al unísono hitos de sus historias y temas más recientes.

Santiago de Compostela, 24 jul.- Loquillo, un músico que defiende que el rock siempre ha dado la cara, incluso en los tiempos de mayor dificultad, ha protagonizado uno de los conciertos estrella del Apóstol en una plaza de la Quintana abarrotada por miles de fans que corearon al unísono hitos de sus historias y temas más recientes.

Después de los fuegos de artificio típicos de Santiago Apóstol, Loquillo ha sido el encargado de abrir el día más gallego de todos, el 25 de julio, Día de Galicia, con una actuación que ha puesto a sus pies a miles de seguidores que corearon letras recientes y otras clásicas que marcaron, marcan y marcarán una época.

El cantante José María Sanz Beltrán, más conocido como Loquillo, ha llegado a Santiago para presentar 'El Creyente', un último trabajo que incluye temas contemporáneos, country-rock, rock-soul y también otros grandes éxitos, míticos en su historia, como 'Cadillac Solitario' o Memoria de jóvenes airados'.

Los dos metros de inmensa humanidad de este nacido en Barcelona pero con raíces en Aragón, han recorrido, sin pausa, pero con un ritmo frenético, canciones de ayer y de hoy a partes iguales.

Chupas de cuero, motoristas enfundados en sus vestimentas, tupés y gente de a pie hicieron rebosar una plaza que vibró entre jóvenes y no tan jóvenes tarareando las letras 'del loco', uno de los máximos exponentes del rock español.

Su actitud y maestría encima del escenario lo hace único, un animal del rock and roll, no hay coreografías, no baila, y sus gestos pueden sonar, quizás, repetitivos, pero se come el escenario de una manera literal.

Su eterno traje gris, su cigarrillo, su tupé que pervive década tras década y esa conexión rápida con el público hacen que el espectáculo sea único y señero.

Mostrar comentarios