Miércoles, 19.06.2019 - 04:17 h
Tras su operación por un tumor en el ovario

Primer parte médico de Sara Carbonero: será dada de alta en los próximos días

La periodista fue operada el martes y sigue ingresada en la Clínica Ruber de Madrid rodeada de sus familiares.

Sara Carbonero
Sara será dada de alta en los próximos días / EP

Sara Carbonero sigue ingresada en el la Clínica Ruber Internacional de Madrid tras la intervención a la que fue sometida este martes para extirparle un cáncer de ovario. La periodista anunció la triste noticia a través de Instagram y este miércoles ya hemos conocido el primer parte médico del centro sobre su evolución tras la operación, la cual fue según los doctores "un éxito". De este modo, será dada de alta en los próximos días "salvo complicaciones".

Según reza el parte médico publicado por la Ruber este miércoles a primera hora de la tarde, la intervención por una "tumoración ovaríca" realizada por el equipo de ginecología oncológica fue "un éxito" y discurrió "sin incidencias". Así, el alta médica está prevista para los próximos días "salvo complicaciones".

Si bien el parte destaca que en los próximos meses, Sara seguirá un tratamiento médico "hasta su completa recuperación", algo que ya avanzó la propia periodista en el post en el que reveló su enfermedad y pidió respeto a los compañeros de prensa para afrontar este proceso en la intimidad. El informe ha sido publicado a petición de Sara, como señalan desde la Ruber, una deferencia hacia toda la prensa, que está siguiendo con preocupación su estado de salud.

El documento ha sido firmado por los cuatro doctores que forman el equipo de ginecología oncológica de la Ruber, los cuales estuvieron presentes en la intervención. Ahora, Sara descansa rodeada de su familia, sobre todo su marido, el portero Iker Casillas, que no se ha separado de ella en todo este tiempo, tal y como ocurrió a la inversa hace unas semanas cuando fue él quien sufrió un infarto y tuvo que ser operado.

Así, la enfermedad de Sara supone un nuevo golpe para el matrimonio, que todavía asimilaba lo que le había ocurrido al guardameta y que podría alejarlo para siempre de los campos de fútbol. El lunes, precisamente, Iker cumplía 38 años y nada hacía presagiar que horas después su mujer haría el triste anuncio. De hecho, compartió fotos de la celebración en las que festejaba "la vida", ahora aún con más sentido.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios