Lunes, 22.07.2019 - 06:13 h
Colocada en la lista de vigilancia

Scotland Yard declara a la hermana de Meghan "riesgo para la corona británica"

Samantha Markle habría mostrado un comportamiento "obsesivo" hacia la duquesa, lo que ha alertado a las autoridades.

Meghan Markle
Meghan Markle ha sufrido los ataques de su hermana / Cordon Press

La vida de Meghan Markle parece cada vez más un guión de esas series que ella protagonizaba. La exactriz, ahora duquesa de Sussex, tuvo una boda real de cuento de hadas que enamoró al mundo. En poco tiempo, se metió en el bolsillo al pueblo británico y se ganó los elogios del mundo de la moda. Su primer embarazo confirmó su buen momento, un bebé que les hará padres al príncipe Harry y a ella en unos meses. Si bien los últimos meses han generado sombras en ese panorama idílico.

Las primeras críticas a Meghan han comenzado a surgir en los medios británicos a raíz de su supuesto enfrentamiento con su cuñada, Kate Middleton. Según han señalado varias fuentes cercanas a los Windsor, la exactriz tendría un gran temperamento, que ha sacado tanto con empleados de palacio como con la esposa del príncipe William.

De hecho, varias de sus asistentes le han abandonado en estos meses. Aunque ellas no han alegado los motivos, detrás de su renuncia estaría ese 'mal carácter' de Meghan. Algo de lo que ya había avisado su díscola familia. Porque cabe recordar que Meghan mantiene una complicada relación con su padre -que de hecho ni acudió a su boda- y con sus hermanastros.

Estos llevan paseándose por los medios desde que se conoció la relación entre Meghan y Harry y no han dudado en contar las intimidades de la joven, describiendo su forma de ser, que tachan de interesada, egoísta y cruel. La que más lejos ha llegado ha sido su hermanastra Samantha, que ha atacado en multitud de veces a la duquesa e incluso ha intentado ponerse en contacto con ella.

Una serie de comportamientos que han alertado a las autoridades británicas, hasta tal punto que han declarado a la mujer "riesgo para la seguridad de la corona británica". Un calificativo que no es baladí, ya que significa que está incluida en su lista de "personas a vigilar".

Carácter obsesivo

Los encargados de la seguridad de la duquesa se vieron obligados a informar a Scotland Yard de todo el acoso que Samantha estaba haciendo a Meghan, de ahí que la policía británica haya tomado esa decisión. Según los primeros, la hermanastra de la duquesa estaría obsesionada con ella, por lo que conviene que sea una persona a vigilar.

"Alguien como Samantha presenta un riesgo más que una amenaza", señaló una fuente de Scotland Yard al diario 'The Sunday Times'. Es decir, más que una amenaza a su integridad física, el comportamiento de la mujer lo que supone es un escándalo para la corona y que se avergüencen de ella.

Pero la hermana de Meghan no se ha quedado callada y ha respondido en su cuenta de Twitter a esta decisión de Scotland Yard. "Estoy en una silla de ruedas eléctrica y vivo en un continente diferente. Intentar que se haga lo correcto por nuestro padre no es una obsesión. Dejen de decir mentiras o les demandaré", ha escrito.

El desencadenante de todo esto es una postal navideña que Samantha envió a Meghan mediando una posible reconciliación entre su padre y ella. 'The Sunday Mirror' tuvo acceso a la carta y en ella se pueden leer frases como "las vacaciones de Navidad son una época para estar en familia" o "papá ha intentado contactar contigo y está muy dolido porque le estás ignorando". Pero, tras la decisión tomada por la policía británica, Samantha va a tener más difícil que nunca poder acercarse a Meghan.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios