Lunes, 09.12.2019 - 16:40 h
Tras su memorable discurso en Barcelona

Sonrisas, confidencias al oído y mucho orgullo: lo que siente Sofía por Leonor

La hermana de la heredera asume su segundo plano con total normalidad y está todo el tiempo pendiente de Leonor.

Lenor
La Infanta Sofía se siente muy orgullosa de Leonor / EP

La Princesa Leonor tuvo un debut por todo lo alto este lunes en Barcelona. Su discurso en los premios Princesa de Girona, en castellano, catalán, inglés y árabe fue ampliamente aplaudido y demostró que la heredera está teniendo una gran preparación para el día que tenga que ocupar el trono. Su dulzura al hablar y, a la vez, su tranquilidad y confianza sirvieron para que se ganara al público asistente y que la prensa alabara sus palabras, muy acertadas además en el momento tan delicado que se vive en Cataluña.

Así, los Reyes Felipe y Letizia se mostraron totalmente orgullosos de su hija, la cual va poco a poco asumiendo su papel en la monarquía con mucha cautela y profesionalidad. Ambos prorrumpieron en aplausos y el soberano en su discurso confesó lo orgulloso que estaba de Leonor. Letizia sonreía a su hija y la aplaudía también con muchas ganas. Pero hubo otra persona muy orgullosa de la heredera, su hermana, la Infanta Sofía.

Las dos hermanas son inseparables, como hemos podido comprobar en múltiples ocasiones, y se compenetran a la perfección. Leonor es más tímida e introvertida, justo lo contrario que Sofía, mucho más extrovertida y segura que su hermana mayor. De ahí que la Infanta sea un gran apoyo para la heredera y que su presencia en sus primeros actos sea imprescindible para ella. 

Los Reyes han hecho todo lo posible para que sus hijas no noten diferencias entre ellas. Las han tratado de la misma forma y, ahora que Leonor tiene que tomar más protagonismo como heredera que es, hacen todo lo posible para que Sofía no se sienta apartada. Acude con ellos a todas partes y, aunque el primer plano es para el Rey y su hija mayor, la Infanta siempre tiene su lugar. 

La pequeña de la Familia Real, que a sus 12 años ya es más alta que su hermana mayor, asume con total naturalidad su papel y siempre tiene una sonrisa en la boca allá donde va. Para ella lo más importante es que su hermana esté a gusto y cumpla con sus obligaciones a la perfección. Por eso, ayer, cuando Leonor terminó su discurso fue la primera en aplaudir con fuerza. Además, durante toda la intervención estuvo mirando y sonriendo a su hermana, que le devolvió el cariño nombrándola varias veces.

Al terminar el acto, Leonor corrió hacia su hermana que le hizo varios gestos de cariño y entre susurros y confidencias al oído, le felicitó por su estupendo debut en Barcelona. Una muestra del gran amor que hay entre ambas y la complicidad, algo que todavía hace más felices a los Reyes, que han procurado darles la misma educación y los mismos cuidados aún sabiendo que una será Reina y otra no.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING