Viernes, 23.08.2019 - 22:50 h
48º edición del Torneo Internacional

La realeza de Brunéi controla el polo: se hace con cuatro equipos en Sotogrande

Dos príncipes y una princesa del sultanato participan en el Brunéi Polo Team y en el MB Polo que se celebra este mes en San Roque, Cádiz.

La princesa Azemah de Brunei es capitana del Brunei Polo Team de mediano handicap.
La princesa Azemah es capitana del Brunei Polo Team de mediano handicap. / D.R.

Los príncipes de Brunéi son la sensación de los torneos estivales de polo de Sotogrande, que se celebran en el Santa María Polo Club, ubicado en las boscosas márgenes del río Guadiaro y en el corazón de una de las urbanizaciones privadas más elitistas de Europa, que vive un 'boom' inmobiliario tras una década sin grúas.

Este año hay ausencias sonadas, como la de Víctor Vargas, el banquero venezolano, suegro de Luis Alfonso de Borbón y patrón del equipo La Lechuza de Carazas. O el jefe del Dubai, Rashid Alwardy, hijo de Ali Alwardy, el socio árabe de Meliá Además, tan solo hay dos jugadores con el diez propio del máximo hándicap (Juan Martín Nero y Pablo MacDonough) y, tal vez por eso, en esta 48 edición del torneo brillan con intensidad la realeza de la monarquía absolutista de Brunéi.  

A la presencia de la esquiva princesa Azemah, única mujer capitana de un equipo de hombres (el Brunei Polo Team) en el mediano hándicap, se suma en el mencionado equipo (pero en el alto hándicap) la de su primo, el príncipe Bahar Jefri -amigo del rey Juan Carlos I-. En el MB polo hay otro primo como patrón, que también tiene el título de High Royal Higness, Matteen Bolkiah.

Este pequeño país asiático de unos 5.700 kilómetros cuadrados y apenas medio millón de habitantes presenta en esta edición del Torneo Internacional de Polo de Sotogrande cuatro equipos, algo que solo está al alcance de los más poderosos y que no todas las fortunas se pueden permitir.

Petróleo, gas e intolerancia

Muda Hassanal Bolkiah, el sultán de Brunéi, es el hombre más rico del mundo. Su fortuna personal se estima en unos 18.000 millones de euros y posee importantísimas propiedades inmobiliarias en Nueva York, Roma y Londres. Pasa largas temporadas en su imponente mansión londinense de Regent's Park, valorada en unos 110 millones de libras. Su estrecho vínculo con Reino Unido, donde han estudiado todos los príncipes, se debe a que Brunéi fue colonia británica hasta 1984. 

Su riqueza actual proviene esencialmente de sus enormes yacimientos de petróleo y gas natural, por lo que el sultanato registra el segundo índice de desarrollo humano más alto de todo el sudeste asiático, tras Singapur. Pero más que por su dinero o las fotos de su trono y su Rolls Royce de oro macizo, en los últimos tiempos se ha hecho famoso por su intolerancia. Debido a la presión internacional, el pasado mayo el país dio marcha atrás a la ley que pedía la pena de muerte para los homosexuales. La lapidación para adúlteros sigue vigente.

La familia real es muy extensa. Por poner un ejemplo, la mencionada princesa Azemah Ni'matul Bolkian, de 33 años de edad, es una de las siete hijas (hay otros cinco varones entre los 12 vástagos de tres matrimonios) del rey de Brunéi. El sultán es además el ministro de Finanzas, jefe de Defensa y primer ministro del pequeño sultanato musulmán, que ha sido gobernado durante 600 años por la misma familia real. 

Para semejante fortuna las cifras del polo son irrisorias. Un caballo de polo roza los 150.000 euros y su vida, como la del galgo, es corta. En un partido de polo juegan cinco. Las fortunas con apellido árabe han llegado a presentar hasta sesenta caballos por torneo. Y los llevan en avión privado vía Gibraltar, claro. Sin contar el ejército de petiseros encargados de su cuidado. ¿Cuánto cuesta la montura y el equipo? Entre 30.000 y 300.000 euros. El taco, entre 50 y 100 euros. Existen tres niveles de juego: Bajo hándicap (0-6 goles por equipo), mediano (12-16) y alto (20-40). Un equipo de alto hándicap se compone de 25 personas. 

Y para que se hagan una idea, los jugadores ganan entre 40.000 y 1.000.000 de euros. ¿Las estrellas? Adolfo Cambiasso y Facundo Pieres. Los mejores jugadores son argentinos, con la excepción del uruguayo David Stirling y España es punto imprescindible del circuito mundial, junto con el Abierto de Palerno (Argentina), el US Open Florida (EEUU), la Gold Cup (Reino Unido), la Championship Cup Abierto de Hurlimgham (Argentina) y la Queen’s Cup, de Reino Unido. Y, ahora, volvamos al campo.

La amazona en la final

La princesa Azemah es una verdadera amazona imperial dentro de la cancha que fuera parece una frágil adolescente. Se licenció en Derecho por la Universidad de Warwick y sus estudios de posgrado, sobre Geopolítica y Seguridad Transnacional, los ha hecho en el King’s College de la Universidad de Londres. En su país, su actividad está enfocada a causas benéficas. 

Lidera un equipo formado por los polistas Matías González, Guillermo Willington y Benjamin Panelo y ha conseguido colarse en la final de la Copa de Bronce Heineken 0.0 de mediano hándicap. Su rival es el Ayala Polo Team, cuyo patrón es el magnate Íñigo Zóbel, de la saga de las grandes familias fundadoras de Sotogrande. Azemah, si actúa como en años anteriores, no se quedará a ver finalizar el torneo gane o no gane, ya que detesta la presión mediática.

Los otros dos miembros de la realeza son primos: uno es Matten Bolkiah, patrón del MB Polo y un verdadero soltero de oro que causa furor en las redes sociales, y el otro, Bahar Jefri Bolkiah, patrón de Brunei Polo Team. Ambos disputan la copa de oro del alto hándicap. Jefri Bolkiah ha heredado el amor por este deporte de su progenitor, que fue un reconocido polista y que ahora, una vez retirado, se acerca a los torneos gaditanos. El príncipe Jeffrey es un multimillonario con muy buenas relaciones internacionales. Tiene una relación cercana con el rey emérito y la casa real española. 

No hay que olvidar que a la boda de la Infanta Elena con Jaime de Marichalar en Sevilla, en 1995, acudió el sultán en persona. Y a las de la Infanta Cristina, en Barcelona, y a la del entonces Príncipe de Asturias con Letizia Ortiz, lo hizo uno de los hermanos del monarca de Brunéi: el príncipe Mohamed Bolkiah, junto a su esposa Zariah. En las últimas ediciones del polo en Sotogrande es frecuente la presencia en la final de la copa de oro de Juan Carlos I, su hija Elena de Borbón y su nieta Victoria Federica. Todo queda en familia.

Ahora en Portada 

Comentarios