Miércoles, 17.10.2018 - 16:39 h
Tercera audición a ciegas

Así ayudan a los niños de 'La Voz' a no derrumbarse en el escenario

No es una competición, disfruta el momento… los consejos que reciben de una psicóloga que también 'ayuda' a los coach ante el momento más tenso. 

La Voz Kids
 

La Voz Kids ha vuelto arrasando a Telecinco. Sin apenas promoción en la cadena -sólo dos días y en fin de semana- los pequeños artistas fueron lo más visto de su franja en las dos audiciones a ciegas que se han emitido, desplazando a los aprendices de la costura de La 1.

¿Por qué? Encarna Pardo, directora de entretenimiento de Boomerang TV nos da la respuesta: “es una perfecta combinación entre un programa positivo, con valores, aspiracional y la novedad de tener que elegir a alguien sin verlo”.

Y precisamente esto que tanto valor le da a un formato que llegó a Telecinco como si de un cuento se tratara es otro de sus momentos más tensos. Tanto niños como profesores son asesorados para enfrentarse a ese instante en el que el pequeño artista deja de cantar en el escenario y ve como todos los coach, en esta edición Rosario, Antonio Orozco y un principiante Melendi, siguen dándole la espalda.

En todo momento una psicóloga está con los más pequeños. Su  máxima es que se lo pasen bien y lo disfruten. A los coach, que necesitan pocas clases “porque son todos unos padrazos”, los primeros días siempre se les repite lo mismo: “no os agobies, sabéis que hay que decir que no, ser sinceros, cariñosos, restarle importancia a la actuación e insistir en que sólo han venido a cantar y pasárselo bien”.

Tres meses en busca de una estrella 

Y así lo son tanto ellos como el resto del equipo, que cada vez que ven como un coach quiere a uno de los participantes lo aplaude como si fuera su hijo. Y es que la labor para encontrar a estas pequeñas estrellas va más allá de las miles de solicitudes que reciben para participar en alguna edición.

Marisol Navarro, directora de ‘La Voz Kids’ y ‘La Voz’ nos desvela que tanto los profesores de canto como los productores musicales del programa bucean en las academias de canto, de música y en los coros lo que se puede convertir en toda una estrella. Así encuentran a muchos de los niños que se suben al escenario “felices más allá del resultado porque están cumpliendo un sueño delante de probablemente alguno de sus ídolos”.

Consejos de la psicóloga

Durante tres meses el programa realiza estas búsquedas. Una vez ya seleccionados durante las grabaciones una psicóloga les ayuda a no ponerse nerviosos, a no quedarse en blanco, a enfrentarse a la situación como a un juego y a no estar en modo competición para que el resultado, sea el que sea, no suponga un drama. Los padres, “que muchas veces están más nerviosos que ellos”, también escuchan atentamente sus consejos.

Todos quieren cantar lo mismo

La psicóloga no será la única que 'mime' a las pequeñas estrellas. Los profesores de canto ayudan a preparar la canción elegida. “Llegan niños que estas clases les sirven para poner la guinda a la actuación y otros que tienen menos formación y en cuestión de un ratito, al ser esponjas, ya han aprendido a respirar, a estar tranquilos y a sacar el máximo partido a la canción elegida”.

El tema que defiende cada niño suele ser elección suya, pero es cierto que si siempre fuera así todos cantarían el tema de moda. “Por lo general tienen tendencia a presentarse a los casting con temas de musicales, con canción de Malú, de Bisbal… Durante una temporada les dio por cantar ‘Corre, corre corazón’ de Jesse y Joy. Para evitar esto los profesores preguntan al niño y familiares por sus quince canciones favoritas que más les gusta interpretar.

Los pequeños graban en dos turnos

Otra de las deferencias que se tiene con los más pequeños respecto al formato adulto son las horas de grabación. “Mientras que en la versión adulto se graba de corrido desde las tres de la tarde a los más pequeños se les hacen dos turnos”. Así, sobre las doce de la mañana se presenta un niño con sus dos acompañantes -tanto la estancia en Madrid como sus dietas están todas pagadas- y lo primero que hace es calentar y preparar la canción, se relajan, comen algo, graban los momentos que se van intercalando en el programa y a continuación cantan. Lo mismo sucede con los que cantan en el segundo turno que suele empezar a las cuatro de la tarde.

Si las semanas pasadas nos dejaron con la boca abierta la niña que cantaba ópera, el niño que cantó por Camarón, la joven invidente o la Tina Turner de once años, esta semana Marisa promete que la emoción no va a caer. Es lo poco que nos puede adelantar Marisol Navarro, que tras seis años dirigiendo 'La Voz' y cuatro 'La Voz Kids' tiene claro que de la versión de los más pequeños “ya no hay quien me quite”.

Lavoz
Antonio Orozco, rendido ante la versión de Naiala

Ahora en Portada 

Comentarios