Viernes, 22.03.2019 - 16:11 h
Entrevista

Los secretos de 'Supervivientes' para poder ser el reality más extremo de la tele

Un equipo médico vigila en todo momento a unos concursantes que se enfrentan al aislamiento, picaduras, hambre, lluvias...

Lara Álvarez
 

Por las condiciones de vida y por su duración 'Supervivientes' es el reality más extremo para los concursantes. Y si no que se lo digan a todos los que se han atrevido a concursar. En esta edición ya hay quien ha preferido abandonar para comer (Adrián), quien no ha podido con la tensión y no supo controlar sus nervios, quien ha soportado la picadura de un escorpión y, cómo no, la de los mosquitos.

Entrevistamos a Alfredo Ereño, director general de la productora Bulldog TV, quien nos relata cómo se 'mima' a unos concursantes que cada jueves sientan frente al televisor a algo más de tres millones de espectadores y semana a semana baten récord. Sin una supervisión médica previa, durante y posterior al concurso no sería posible ni tan siquiera plantearse 'Supervivientes'. Los espectadores lo ven como algo exótico, un paraíso caribeño, pero los concursantes no. 

Aislamiento, el primer reto

El título del reality más duro de la televisión no es una simple etiqueta. Lo primero que sienten los concursantes es la sensación de aislamiento. No en vano su hábitat "son pequeños cayos en medio del mar algunos de ellos de poco más de 30 metros de diámetro". Lo segundo es el clima, "que puede cambiar de forma radical. "Cuando hay temporal de lluvia y viento no tienen dónde resguardarse más allá del refugio que puedan construirse con las hojas de palmera y lo que tengan en su kit de supervivencia, pero si la tormenta es fuerte no hay nada que te proteja del agua". 

Concursantes descartados

¿Y cuáles son los secretos del reality para poder denominarse el más extremo? Para empezar, hay unos requisitos mínimos de salud para poder participar y en alguna ocasión se han encontrado con casos "de buenos candidatos para hacerlo que han sido descartados por este motivo", asegura. "Antes de enviar a una persona a esta aventura debe ofrecer garantías de que está en condiciones físicas y mentales para vivir la experiencia".

21 días para aclimatarse 

Una vez son seleccionados empiezan a recibir consejos. El primero es que "el cuerpo humano necesita en torno a 21 días para aclimatarse a una situación de vida diferente a la habitual. En este tiempo de adaptación el cuerpo a veces "les juega malas pasadas y les hace pensar que no podrán seguir adelante". Y precisamente eso le ha podido suceder a Adrián, que no ha llegado a esos 21 días y ha preferido abandonar el programa para poder comer.

Prohibido el bufé al regreso

A Adrián no le sucederá, porque ha estado pocos días, pero otros concursantes que sí han estado más tiempo, relataba por experiencia Rafa Mora en un programa de Telecinco, han tenido ciertos problemas de adaptación una vez volvían del concurso. Ereño confirma que a la salida del concurso se realiza a los concursantes un completo reconocimiento médico con analíticas para contrastar los datos con las realizadas antes de entrar en el reality. "También se les impone una dieta muy concreta para que su cuerpo se vaya adaptando de nuevo a la ingesta normal de alimentos. En algunos casos concretos es incluso preciso no permitirle el acceso al bufé del hotel y limitarles los alimentos que ingieren". 

Varios problemas digestivos

El control es absoluto y a los supervivientes no se les deja en la isla sin tomar todas las precauciones posibles. Las 'revisiones' médicas a los supervivientes empiezan, de hecho, antes de ir a la isla. Cuando llegan al destino y antes de que empiece el concurso, los participantes reciben un curso con personal local para enseñarles los alimentos y peces del entorno y cómo obtenerlos. "Los problemas digestivos también están a la orden del día y padecen tanto gastroenteritis como estreñimientos". Los días previos sirven también para aclimatarse al sol, la temperatura y la humedad. No hay que olvidar que el cuerpo humano tiene memoria.

Contra los mosquitos... poco

El sol es uno de los principales enemigos de los concursantes -tienen protector solar ilimitado- pero no resulta un problema grave. Las picaduras "sí son un problema para ellos". En temporadas de humedad y poco viento y dependiendo del cayo en el que estén "llega a ser insoportable". En esta edición ya hemos visto a más de uno 'comido' por los mosquitos. "Tienen repelente también ilimitado, pero hay momentos en los que nada impide que les piquen", reconoce Ereño. Cuando la picadura es provocada por alacranes o mantarrayas la atención médica resulta imprescindible.

No hay que olvidar tampoco la fauna que rodea a los concursantes. En tierra son habituales los mosquitos “zancudos” y “jejenes”, que "dependiendo del día y las condiciones del clima se convierten en seres realmente insoportable para convivir con ellos". O las cucarachas negras y rojas "de un tamaño increíble", boas rosadas, alacranes, murciélagos, iguanas salvajes, tarántulas... Eso sí, desde el programa se deja constancia de que "ninguno de los animales e insectos de estas islas son peligrosos". En el agua se ven cara a cara con barracudas, erizos de mar escondidos entre las rocas, mantarayas, peces globo, lionfish, coral de fuego, medusas…

Vigilados 24 horas

Los supervivientes están constantemente vigilados. "Se hacen turnos durante las 24 horas del día compuestos por cámara, sonidista y redacción para los distintos grupos de concursantes". Y médicamente hablando también están bajo supervisión constante. Desde España viaja el responsable médico del programa, que previamente ha coordinado y supervisado las estrictas revisiones médicas y pruebas físicas que se les realizan a todos los concursantes antes de aprobar su entrada en el concurso. Estos reconocimientos incluyen pruebas físicas, alergológicas, analíticas, psicológicas, estudio de historiales médicos anteriores, consultas con especialistas, etc.​

Ya en Honduras al responsable del equipo médico del programa se le suman tres doctores locales con diferentes especialidades, que han recibido la formación específica para atender las posibles necesidades específicas que puedan requerir los concursantes.

Preparados para una evacuación urgente

Además, explican, "contamos con una clínica básica en los Cayos Cochinos, otra más completa en el hotel del equipo y un hospital con todos los servicios cubiertos en la ciudad más cercana, La Ceiba, así como un plan de actuación preciso para cada situación que pueda producirse y que todo el equipo de ‘Supervivientes’ conoce".

Dentro de este plan de actuación se contempla desde una actuación médica “in situ” hasta una evacuación urgente al hospital de referencia en uno de los helicópteros que "tenemos disponibles 24 horas al día", señalan. Para utilizar el espacio aéreo en horas nocturnas es necesario un permiso especial del Gobierno hondureño" que obtenemos antes de comenzar la edición".

El botiquín

Aparte de todo esto, el equipo que trabaja en los cayos recibe un curso de primeros auxilios por parte del responsable médico del programa. En el botiquín llevan "los medicamentos estándar, pero también lo necesario para poder enfrentar problemas médicos propios del lugar donde se desarrolla el reality personalizados a cada uno de los concursantes".

En el kit cuentan con desfibriladores, tableros espinales y equipos completos de inmovilización y evacuación, electrocardiógrafos, oxigenoterapia, terapia intravenosa...

Líder de audiencia indiscutible

'Supervivientes 2018' no para de subir como la espuma. La gala del pasado jueves se impuso como lo más visto del día batiendo su propio récord, y lo mismo sucede con las emisiones de 'Tierra de Nadie' el martes y 'Conexión Honduras' el domingo. Con los datos en la mano, los jueves, una media de algo más de tres millones de espectadores de todas las edades se pegan al televisor.

El pasado jueves la expulsión disciplinaria y las visitas sorpresas a la isla fueron seguidas por 3,7 millones, dato que no firmaba el reality desde hacía tres años. El programa presentado por Sandra Barneda en la noche del domingo también es líder con una media de 2.5 millones de seguidores. Hasta el momento es la edición más vista de la historia del formato en su emisión dominical. La supervivencia extrema engancha.

Ahora en Portada 

Comentarios