"Ponen en peligro nuestra salud"

¿Qué comen los militares? Chicote contra la mala alimentación en los cuarteles

El programa de '¿Te lo vas a comer?' recoge testimonios y pruebas de la mala calidad de la comida en los comedores del Ejército de Tierra.

Chicote y los militares
Alberto Chicote acompañó a algunos militares durante las marchas. / La Sexta

Carne "podrida", pescado de aspecto y sabor "asqueroso", fruta de tamaños ínfimo, lácteos y bollería en ocasiones caducada, aceite que se usa cientos de veces... Estas son algunas de las críticas y quejas que algunos militares vertieron en el programa de Alberto Chicote '¿Te lo vas a comer?'.

En su programa, Chicote busca lugares en los que la calidad de la comida pase a condiciones insalubres y el objetivo de este miércoles fueron los cuarteles militares que tienen una empresa subcontratada a través del Ministerio de Defensa para suministrar la comida al regimiento.

Todo empezó con un correo electrónico que un Soldado envió al presentador, de ahí salieron cientos de quejas en forma de vídeo y fotos sobre la calidad y la cantidad de la comida que comen los militares cada día. Cierto es, según comentaron algunos de ellos, que no en todos los cuarteles es igual. En algunos se comen claramente peor que en otros, pero la palma se la lleva el cuartel de Camposoto, en Cádiz.

Militares se quejaban de que "a veces ponen en peligro nuestra salud" con la calidad de la comida que reciben y que pagan por ello. Un copago público-privado por el que los militares pagan tres euros por ración. Lonchas de jamón de York transparentes, comida flotando en aceite y hasta cucarachas rojas y gusanos dentro de la misma.

Los militares elevan quejas a los oficiales pero según cuentan los soldados a cara tapada, por miedo a represalias económicas o de otro modo, éstas se "pierden" en el camino antes de llegar a las "altas esferas" o incluso en ellas. Los militares cuentan sentirse "indignados" ante la situación que viven y por no poder hacer nada para salir de ella.

Desde la empresa subcontrata aseguran que cumplen con la normativa, a pesar de que ofrecen una única posibilidad de menú y a pesar de que es obligatorio ofrecer dos. Una situación que según el alto oficial con el que se entrevistó es imposible que suceda porque está prohibido. La compañía de cátering que organiza la comida quita peso al episodio de los gusanos en la comida y dice que éstos han podido colarse después de proceder a los controles. Asimismo dicen que se trata de "una fatalidad que puede pasar pero que intentamos evitar".

Penalización por quejarse

El alto oficial des Ejército confirma las afirmaciones de los militares de que éstos pueden ser penalizados por presentar quejas y elevarlas a los oficiales, una penalización que es de carácter económico. Aunque también pide que se le de al Ejército algo de cuartel ya que sirven entre 8.000 y 10.000 comidas al día, por lo que algunos escenarios pueden suceder.

Ahora en Portada 

Comentarios