Tras la cámara de 'Un burka por amor'

  • Manuel Estudillo desvela las claves del rodaje de 'Un burka por amor', un telefilme cuya segunda entrega emitirá esta noche Antena 3. Las altas temperaturas y hablar en cuatro idiomas, entre las anécdotas que no olvida.
En el rodaje de 'Un burka por amor' se soportaron temperaturas de hasta 56º
En el rodaje de 'Un burka por amor' se soportaron temperaturas de hasta 56º
lainformacion.com
lainformacion.com
lainformacion.com

Manuel Estudillo no olvida los 56º a la sombra que sorpotó durante el rodaje de 'Un burka por amor', telefilme cuyo desenlace emitirá hoy Antena 3. "El rodaje fue muy complicado y difícil porque estábamos rodando en Marruecos, en el Atlas, justo al lado del desierto. Climatológicamente tuvimos días de 56º donde las cámaras se paraban por el calor y les teníamos que poner hielo para que funcionaran. Otros días nos caían unos aguaceros tremendos y no podíamos salir de la aldea por las riadas que había. Por la mañana había un cauce seco y por la noche cuando regresábamos no podíamos cruzar el río", asegura.Esta noche veremos una de sus escenas favoritas y que también fue una de las más difíciles de grabar. "Es cuando ellos están en el hotel esperando al jefe de los Servicios Secretos españoles para decirles que se pueden ir. Es una secuencia muy emotiva, muy intensa dramáticamente y costó mucho trabajo sacar adelante, pero fue muy gratificante. Dura tres minutos y medio y la hicimos sin un solo corte porque quería recoger todos los sentimientos de los actores, no quería repetirlo".Respecto al respaldo de la audiencia, Estudillo asegura que "la intuición que tenía era muy buena ya que habré visto la película entre el rodaje, el montaje... unas 50 veces y todavía hay secuencias que me emocionan. Creo que eso que me gustaba después de verlo 50 veces podía emocionar al público al verla por primera vez. Cuando recibí el resultado de la audiencia sentí que la gente había sentido cosas y se había emocionado".Según declaraciones a Antena 3, "tanto de Olivia como de Rafa o del resto de actores del reparto tengo un recuerdo imborrable, me parece que han hecho un trabajo impresionante, maravilloso, se han volcado con los personajes. La cámara ha captado el alma y la verdad de los personajes ya que, a veces, el marco mata el cuadro, y en este caso lo que quería era centrarme en los personajes, sacarles la verdad. Normalmente hacía una o dos tomas porque la verdad ya estaba ahí, quería sacarle el alma los personajes y creo que lo hemos conseguido tanto con los actores españoles como con los marroquíes. En el set trabajábamos con cuatro idiomas, inglés, francés, árabe e incluso bereber, era muy complicado plantear la secuencias, tardábamos tres veces más que en un rodaje que todos hablan el mismo idioma".

Mostrar comentarios